Las divisas del G10 en stand by, mientras que la situación en Ucrania y la desaceleración de la economía China impactan en los activos de riesgo

Enrique Díaz-Álvarez17/Mar/2014Análisis del Mercado de Divisas

A pesar de las fuertes tensiones en Crimea la volatilidad fué el quebradero de cabeza para las divisas del G-10 la semana pasada. El euro, el dólar y la libra esterlina fluctuaron en rangos de en torno al 0.5%. Los activos de riesgo no tuvieron tanta suerte.

Por otro lado los temores a una posible desaceleración de la economía china golpearon todos los mercados bursátiles. Las principales materias primas también sufrieron los rumores de la desaceleración. Incluso tuvimos sorpresas como la de los bonos de EEUU, alemanes y del Reino Unido que tuvieron caídas entorno a los10-15 puntos básicos.

GBP

Como siempre, la segunda semana del mes fue la más escasa en términos de datos macroeconómicos publicados en Reino Unido. La actividad en el sector de la construcción fue algo superior de lo esperado, mientras que la producción industrial decepcionó ligeramente al no alcanzar los niveles previstos. Aun así no hay motivos para cambiar las previsiones del crecimiento del PIB en el primer trimestre, que actualmente se sitúan en torno al 2.5%. Por otro lado, los miembros del comité de política monetaria tuvieron una semana ocupada, dado que cuatro de ellos participarón a su vez en el comité del Tesoro. A pesar de que no esclarecieron nada en cuanto al horizonte para una subida de los tipos de interés, comunicaron la disparidad de opiniones existente en el comité acerca de la fortaleza de la economía. La libra cotizó en un rango en torno al 0.5% frente al euro y dólar.

EUR

Los datos económicos obtenidos durante la semana pasada fueron escasos en la Eurozona, entre los que cabe destacar los positivos índices motivados por la producción industrial. Sorprendentemente Draghi se mostró, contra todo pronóstico, ligeramente bajista con respecto al euro, culpando la fortaleza de la divisa común por incidir en la baja inflación en la Eurozona; y afirmando asimismo que el BCE está vigilando esta circunstancia. Estos comentarios tan explícitos sobre la fortaleza del euro son muy poco frecuentes por parte del BCE, y nos lleva a pensar que éste ha sido el primer comentario negativo de otros muchos por venir por parte de los legisladores, que estiman una necesidad inmediata de devaluar la divisa para así reactivar la economía en la Eurozona.

USD

El siempre volátil dato de ventas al por menor de Febrero fue del 0,3%, pero hubo fuertes revisiones a la baja en los dos números anteriores. La combinación de los datos de los dos primeros meses, arroja un débil -0,3%, sin embargo, queda por ver que parte de esta debilidad es el resultado del clima invernal extremo que han padecido. Esperaremos hasta que los datos de Marzo estén disponibles para revisar nuestra estimación del primer trimestre para el crecimiento de EEUU, que ahora se sitúa en un 2,5 % . Si bien, nada de ésto debiera cambiar el ritmo del repliegue de estímulos económicos, esperando que la Reserva Federal anuncie una reducción de 10 mil millones de dólares en compra mensual de activos la próxima semana.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.