Los malos datos de la inflación en la Zona Euro y la continuada salida de fondos de mercados emergentes aprecian el dólar de nuevo

Enrique Díaz-Álvarez03/Feb/2014Análisis del Mercado de Divisas

Las divisas de los mercados emergentes, acciones y bonos en general moderan sus pérdidas en el último tramo de la semana, mientras que todas las divisas del G10 sufrieron importantes pérdidas frente al dólar excepto el yen. La rentabilidad de los activos hasta la fecha se están comportando al contrario que el año pasado: el precio del oro y los bonos del tesoro americano muestran una rentabilidad positiva. La renta variable, en particular las acciones japonesas y de mercados emergentes han sufrido fuertes pérdidas por su parte.

Un dato bastante importante y que no ha tenido la repercusión esperada ha sido el dato de inflación de la Zona Euro. El dato fue del 0.7% muy por debajo del objetivo del BCE y cercano al 0%, esperamos algún tipo de acción por parte del BCE en su reunión de la próxima semana donde pueden tomarse medidas respecto a los tipos de interés o facilitar el acceso al crédito a las pymes.

GBP

La semana pasada se publicaron de nuevo sólidos datos macroeconómicos en el Reino Unido. El PIB alcanzó el 2.8% anualizado. Además los detalles de éste fuerón bastante sólidos. La única sorpresa negativa vino de la mano del sector de la construcción, el cual se contrajo un 1% en términos anuales. Debido a la flotabilidad de los precios de las viviendas, creemos que esta debilidad se reviertirá en el siguiente cuatrimestre. También creemos que estos datos permitirán al Banco Central de Inglaterra mantener su política de observar y esperar y que no se producirá un cambio de política ni de discurso trás la reunión del comité de política monetaria la semana que viene. La libra continuó comportándose como una versión beta del euro, como ha vendido haciendo a lo largo del año esperando que siga así.

EUR

El comunicado sobre la inflación en la Eurozona se ha convertido últimamente en el punto de mira de los inversores. El viernes pasado los datos provocaron nuevamente una sorpresa desagradable. La inflación no cumplió las expectativas de alcanzar un 0,8% sino que se sumió en un nuevo ciclo a la baja con un 0,7% internanual. Es verdad que esta caída fue motivada por los precios de la energía, y la inflación subyacente se impulsó un 0,1% alcanzando un 0,8%. También es verdad que el BCE nunca ha hecho demasiado hincapié en ésto y la inflación actual se está desviando cada vez más, no sólo del objetivo oficial del BCE de acercarse por debajo al 2%, sino también de las últimas previsiones. Nosotros consideramos que estas noticias justifican una acción por parte del BCE y nuestra duda principal es si Draghi sabrá sobreponerse a la oposición por parte de Alemania. La situación actual es tan seria que esperamos que aún con esfuerzo se pueda. Se esperan tanto reducciones en los tipos de interés que incluirían depósitos negativos, como cualquier otras medidas tomadas por el BCE, como la esperada compra de deuda titularizada a PYMES para estimular al pequeño comercio para que se financie él mismo. En cualquier caso, tanto se lleven a cabo estas acciones como no, la reacción del euro como resultado de esta reunión será muy informativa en términos de la posible dirección que pueda tomar la divisa común.

USD

Estados Unidos tuvo también un importante dato de crecimiento del PIB la semana pasada, situándose en el 3,2%.

La única debilidad se presentó en el ámbito de la inversión en vivienda y el gasto del Gobierno Federal. Sin embargo, no es probable que continúe, dada la recuperación de la vivienda permanente y el acuerdo sobre el techo de deuda al que se llegó a finales del año pasado.

Por lo tanto, consideramos que el dato del PIB refuerza nuestra opinión de que el crecimiento en Estados Unidos, superará el 3% en 2014, y por tanto el repliegue de los estímulos económicos por parte de la Fed, continuará según lo previsto.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.