Ebury Partners en colaboración con la Cámara Hispano Turca participa en su primer newsletter con un informe sobre la previsión de la lira turca para los próximos meses.

Enrique Díaz-Álvarez22/Oct/2013Sobre Ebury

Como nuevo socio de la Cámara Hispano-Turca espera poder ayudar a las empresas asociadas en toda su operativa de comercio internacional que implique riesgo de cambio de divisa; mantenimiento de filiales, gasto de personal local, inversión, exportaciones facturadas en liras o dólares, pago a proveedores, etc.

El evento clave de los últimos meses en los mercados de divisas ha sido el anuncio, por parte de la Reserva Federal estadounidense, de que planea empezar a recortar las compras de bonos en el futuro próximo. En respuesta, los tipos de interés en EEUU subieron fuertemente, y los flujos de cartera hacia mercados emergentes se han dado la vuelta, en ocasiones de forma violenta. Aunque la Reserva Federal parece haber retrasado el momento en el que planea comenzar el recorte, de setiembre a diciembre, parece claro que, por primera vez desde la crisis de 2008-9, los mercados no podrán contar con la indulgencia sine die por parte de las autoridades monetarias estadounidenses.

En Ebury Partners hemos desarrollado un marco de análisis para identificar a los países más vulnerables a la normalización de los tipos de interés en las economías desarrolladas. Los factores críticos que hemos identificado son el déficit por cuenta corriente, que mide la necesidad de financiación externa de una economía; la calidad de los flujos financieros que financian dicho déficit; el estado de las finanzas públicas (déficit y carga de deuda); y, finalmente, las reservas de divisas de que disponen las autoridades para defender y estabilizar el tipo de cambio. Turquía presenta una situación complicada en este análisis:

  1. El déficit por cuenta corriente es relativamente alto, un 6% del producto nacional bruto. No se prevé mejoras significativas para este año, y el déficit parece que oscilará entre un 6% y un 7% en el futuro.
  2. Dada la ralentización de la inversión extranjera directa, el déficit por cuenta corriente depende de flujos de cartera para su financiación, es decir, inversiones directas en bonos y acciones turcas. Estos flujos son más volátiles y menos predecibles, y por tanto aumentan la vulnerabilidad de la divisa.
  3. Turquía dispone de reservas de divisas netas equivalentes a menos de tres meses de importaciones, el mínimo de 3 meses recomendado por el FMI. La capacidad del Banco Central turco para intervenir en defensa de la lira es limitada.

Sin embargo, la situación contiene elementos positivos. El estado turco disfruta de unas finanzas muy saneadas, con una deuda pública relativamente baja (36% del PIB) y en claro descenso, y un déficit de menos del 3% del PIB. La economía parece haber ejecutado con éxito un “aterrizaje suave” del boom que experimentó entre 2010 y 2012.

En síntesis en Ebury Partners proyectamos una depreciación moderada de la lira turca frente al Euro. Esperamos que termine el año 2013 alrededor de 2.70 liras por euro, y que se deprecie hasta 2.80 en el 2014.

Departamento de estrategia de Ebury Partners.

Para ver el informe publicado en la Cámara Hispano-Turca haz click en el enlace.
http://www.camarahispano-turca.org/perspectivas-para-la-lira-turca-por-ebury-partners/

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.