La GBP se aprecia de nuevo tras declarar Carney que por el momento no precisarán más estímulos en el Reino Unido

Enrique Díaz-Álvarez30/Sep/2013Análisis del Mercado de Divisas

El G10 de los mercados de divisa continuó con baja volatilidad en las últimas semanas con excepción de la libra que continuó apreciándose frente a la mayoría de las divisas excepto el Yen. El gobernador del Banco de Inglaterra Marc Carney comentó que la fortaleza de Reino Unido hace descartar más estímulos en su política monetaria por el momento lo que implicó que la libra esterlina se apreciara frente al euro y el dólar. Por otro lado, las divisas de los mercados emergentes cedieron la mayor parte de sus ganancias tras la decisión de la reserva federal de no empezar su reducción de compra de bonos ni disminuir sus estímulos en política monetaria. Estamos atentos a la lucha que se va desencadenar en EEUU entre el partido Republicano y la Casa Blanca, donde podría haber una posible suspensión de pagos en la administración Obama.

GBP

Los datos económicos provenientes de fuera del Reino Unidos no tuvieron un gran impacto durante la semana. La producción del sector servicios apenas varió, lo cual fue una decepción dado el aumento de la confianza económica. Se ve una diferencia entre los índices de sentimiento y los datos reales, aunque hay que recordar que los datos de producción del Reino Unido son más volátiles y están sujetos a revisiones, algo que los índices del PMI no. En cualquier caso, nos centramos en los discursos de la semana pasada de los cuatro miembros del Comité de Política Monetaria, particularmente en los comentarios de Carney, que sugieren que una continuación del QE está fuera de discusión en un futuro próximo, y que el Banco de Inglaterra se centrará en la observación de los datos para tomar futuras decisiones. La rapidez de reacción del Banco de Inglaterra comparado con los bancos centrales europeos y americanos está impulsando a la libra esterlina a nuevos máximos frente al euro y al dólar.

EUR

Al igual que en el Reino Unido, estamos empezando a ver una cierta falta de correlación entre los datos de confianza y los indicadores reales. El dato PMI indicador de la confianza empresarial subió de nuevo en septiembre, hasta 52,1; Este aumento fue generalizado tanto por sectores como por países. Estos números no coinciden con la debilidad que vimos la semana anterior en la producción industrial, así como con la ausencia de una mejora en el empleo, tanto en la Eurozona, como de manera más crítica, en los grandes mercados de trabajo periféricos – España e Italia -. Pensamos que el presidente del BCE Draghi también comparte nuestras preocupaciones, y ésto explica la reacción prudente del BCE ante la mejora de este dato de sentimiento. Los mercados también se volvieron más cautelosos sobre el euro después de la subida conducida por las decisiones de la Fed durante la semana anterior, con lo que el euro terminó la semana con una ligera depreciación respecto al dólar. Todas las miradas se dirigen ahora a la reunión del BCE del próximo jueves.

USD

Las noticias económicas en EE.UU. publicadas la semana pasada tuvieron en general un tono positivo. Las solicitudes de desempleo, posiblemente el indicador más importante sobre la salud económica, alcanzó un nuevo mínimo la semana pasada, hasta 305.000. El dato de confianza en el sector manufacturero aumentó fuertemente y apunta a un sólido crecimiento en este sector. Por último, los datos positivos de la vivienda indican que los compradores pueden adaptarse a las más altas las tasas de interés hipotecarias mejor de lo que se había esperado.

Todos estos indicadores de segundo nivel, sin embargo, han sido eclipsados esta semana por los dos acontecimientos que preocupan actualmente a la Fed. En primer lugar, la posibilidad de un cierre parcial del gobierno federal provocado por la intransigencia del ala derecha del Partido Republicano en el Congreso, que parece decidido a forzar su liderazgo en un enfrentamiento perjudicial entre el Senado y la Casa Blanca.

En segundo lugar, el informe de nóminas no agrarias para el mes de septiembre. Este último probablemente impulsará la decisión del FOMC sobre la conveniencia de iniciar el repliegue de la política monetaria expansiva a finales de octubre, siempre suponiendo que el enfrentamiento sobre el presupuesto y el límite de la deuda no se traduzca en recortes perjudiciales sobre el gasto federal o sobre el pago de cupón y el principal de los bonos del Tesoro de Estados Unidos.

Seguimos siendo optimistas incluso con estos dos grandes riesgos vigentes, ya que esperamos que los legisladores republicanos se vean obligados finalmente a entrar en razón por los intereses empresariales y financieros de EEUU.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.