Las reuniones de los bancos centrales y los datos del mercado laboral en Estado Unidos empujan el dólar al alza

Mercedes Estrada08/Jul/2013Análisis del Mercado de Divisas

Los comunicados de los bancos centrales siguen conduciendo los mercados financieros. La semana pasada fueron el Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra los que decidieron agitar los mercados con la entrega por primera vez de una ‘’dirección futura a seguir’’. Por ejemplo, una referencia más o menos explícita sobre durante cuánto tiempo esperan mantener los tipos de interés a los niveles actuales, cercanos a cero. Esta dirección fue definitivamente pesimista en ambos casos. El contraste con el tono relativamente optimista adoptado recientemente por la Reserva Federal no podría ser más completo, y apunta a una tendencia alcista a favor del dólar respecto al resto de divisas. Los positivos datos sobre el mercado laboral (Non farm payroll – NFP) el viernes en los Estados Unidos añadieron más leña al fuego, y el dólar acabo la semana apreciándose un 1,5% respecto al euro y sobre un 2% frente a la libra.

GBP

La primera reunión del Comité de Política Monetaria presidido por el Sr. Carney no decepcionó. En primer lugar, se desveló que no habría cambios ni en las tasas de interés ni el tamaño del objetivo de compra de activos, una clara ruptura con la tradición. En segundo lugar, la declaración no sólo proporcionó al mercado la “dirección a seguir”, sino que también demostró de manera explícita que su reciente movimiento al alza en las tasas esperadas “no se justifica”. Claramente, el Sr. Carney no sólo es pesimista, sino que también está logrando un cambio de miras en el Comité hacia progresivos estímulos monetarios.

Las noticias desde el Comité de Política Monetaria han eclipsado por completo datos muy positivos sobre el sentimiento empresarial. La encuesta del sentimiento del índice PMI en el sector servicios se incrementó en junio hasta alcanzar los 56,9 puntos, claramente por encima de la tendencia y el más alto desde hace casi cuatro años. De cualquier modo, los traders se han centrado en el pesimismo del Comité enviando la libra un 0,5% a la baja frente al euro y más de un 2% frente al dólar.

EUR

Aunque el BCE no fue tan agresivo en su comunicado como lo fue el Banco de Inglaterra, su decisión de ofrecer “una dirección a seguir” por primera vez fue un importante cambio de actitud mucho más institucional. El indicar que se espera que los tipos de interés oficiales del BCE se mantengan en los niveles actuales o e incluso inferiores durante un período prolongado de tiempo, no sólo hizo que Draghi tirase por la borda el viejo mantra de” nosotros nunca nos comprometemos de antemano”, pero también indicó que tasas más bajas (y negativas) eran más probables que las esperadas por el consenso.

Al igual que en Reino Unido, el cambio en la política del BCE eclipsó las noticias macroeconómicas. Éstas fueron ligeramente positivas. El indicador de confianza empresarial PMI compuesto de junio se incrementó un punto a 48,7, y sigue siendo coherente con la contracción leve del PIB de la Euro Zona. Esperamos que PIB europeo se estabilice en este trimestre, aunque eso no será suficiente para sacar a Europa de su “perma-cesión”. En cualquier caso, la divergencia en el desempeño económico a través del Atlántico viene acompañada de una divergencia igualmente marcada en las políticas de los bancos centrales y su perspectiva, por lo que esperamos que continúe la tendencia a la baja del euro frente dólar.

USD

Si algún inversor tenía esperanzas de tener un fin de semana tranquilo del festivo 4 de Julio en los EE.UU, éstas se desvanecieron, primero por el Banco de Inglaterra y seguido por el BCE, así como el viernes por un informe de empleo de lo más positivo. Este último proporciona una prueba aún más sólida, aunque no espectacular, de que la expansión económica de EE.UU. está avanzando a buen ritmo, por lo que los mercados están descontando ya la posibilidad de que la Reserva Federal vaya a empezar en septiembre a disminuir su tercera ronda de QE.

La creación de empleo tiene ahora un promedio de más de 200.000 al mes durante los últimos seis meses, lo que está sólidamente por encima del crecimiento de la población activa y por lo tanto suficiente para lograr la reducción sostenida del desempleo que la Fed quiere ver. Nuestras previsiones de crecimiento del 3% para la economía de EE.UU siguen intactas, al igual que nuestra previsión de tendencia al alza del dólar.

Print

Escrito por Mercedes Estrada

Marketing Manager para España y Portugal de Ebury. Licenciada en Economía por la UCLM, postgraduada en Dirección de Empresas y especializada en marketing de contenidos.