¡No se enfrenten al Banco de Japón!

Mercedes Estrada03/Jul/2013Análisis del Mercado de Divisas

Han pasado ya casi tres meses desde que el Banco de Japón anunció, el 4 de abril, un conjunto de nuevas y agresivas políticas monetarias. Entre ellas, se decidió aumentar la inflación del país un 2% para el 2015, por encima de los niveles negativos actuales. Se cambió el objetivo monetario, ampliando de forma espectacular la compra de activos. Como consecuencia de estas medidas, el yen cayó fuertemente durante las siguientes semanas. (Figura 1) Sin embargo, la reciente inestabilidad en el mercado a cogido desprevenidos a los traders con posiciones cortas para el yen lo que ha resultado en un drástico aumento de volatilidad en la cotización del yen.

Anuncio de la política expansiva sin precedentes del Banco de Japón

Figura 1: Volatilidad del tipo de cambio de la paridad GBPJPY hasta la fecha. Fuente: Bloomberg

Más allá de la volatilidad del mercado a corto plazo, son evidentes las nuevas políticas tomadas por el Banco de Japón, que combinadas con el agresivo estímulo fiscal por parte del Gobierno (conocidos como Abenomics) están funcionando según lo previsto.

  1. Las noticias sobre la inflación han sido especialmente buenas. Desde el anuncio del Banco de Japón, el IPC nacional subyacente se ha desplazado al alza. Esta medida inflacionaria hizo que en mayo Japón pusiese fin a su deflación. (Figura 2). La inflación subyacente en Tokio, disponible normalmente con un mes de antelación, y que por lo general nos proporciona importantes pinceladas de lo que será el dato nacional, fue sólidamente positiva en junio, +0.2% (Figura 3).

Notable logro teniendo en cuenta la tendencia generalizada a la baja en el resto de países desarrollados.

Figura 2: Inflación subyacente japonesa. Fuente: Bloomberg

Figura 3: Inflación subyacente en Tokyo. Fuente: Bloomberg

  1. Los indicadores de demanda publicados estos últimos días, también son consistentes con una continua mejora. La producción industrial se ha incrementado un 2% mes a mes, después de un aumento del 0.9% durante el mes de abril (Figura 4). El comercio al por menor, (importante indicador del gasto de los consumidores) se incrementó un 1,5% durante dicho mes.

Figura 4: Producción industrial mensual en Japón. Fuente: Bloomberg

Figure 5: Comercio minorista mensual en Japón. Fuente: Bloomberg

  1. Los informes del Mercado laboral de mayo, fueron particularmente alentadores. El desempleo se mantuvo estable y la tasa de actividad laboral aumentó al igual que la relación entre ofertas de trabajo y solicitantes de empleo (indicador clave).

El Banco de Japón difícilmente podía esperar tales noticias esperanzadoras. Todos los indicadores, tales como la inflación, el gasto, la producción y el empleo, parecen estar respondiendo positivamente a sus nuevas medidas agresivas. Estos resultados positivos, deberían servir para disipar las preocupaciones que los miembros del Consejo podrían haber tenido ante la puesta en marcha de las medidas adoptadas.

Implicaciones en el mercado

Cuando el Banco de Japón anunció su nueva política de flexibilización, en respuesta, la venta del yen aumentó drásticamente (Figura 1). Después de tocar fondo en torno a los 102.50 JPY/USD, se recuperó con fuerza en medio de las inestabilidades generalizadas de junio. La nueva agresividad de la Fed, provocó impredecibles movimientos de mercado (véase el informe especial que publicamos sobre el posicionamiento FX http://www.eburypartners.co.uk/currencyexchange-blog/2013/05/22/fx-forecast-22-may-2013/) pues las posiciones más populares de los últimos meses de los traders se liquidaron cogiendo a los fondos de cobertura a contrapié. Por lo tanto, el yen retrocedió cerca de 2/3 de sus pérdidas hasta cotizar el 17 de junio en torno a los 94 yen por dólar.

Desde entonces, el yen ha retomado su tendencia a la baja. Un yen más débil, es a su vez el resultado lógico a la agresiva flexibilización del Banco de Japón, y un hecho positivo que ayudará a elevar la inflación y las exportaciones. La presión adicional a la devaluación del yen proviene de las mayores tasas de interés, tanto nominales como reales en EE.UU., ya que la Fed se prepara para la posibile finalización del QE3 (flexibilización cuantitativa).

Si los últimos años nos han enseñado algo, es que los principales bancos centrales pueden proponerse y conseguir lo que quieran. Mantenemos por tanto nuestras previsiones de un yen más débil a corto, medio y largo plazo.

Print

Escrito por Mercedes Estrada

Marketing Manager para España y Portugal de Ebury. Licenciada en Economía por la UCLM, postgraduada en Dirección de Empresas y especializada en marketing de contenidos.