Los mercados siguen volátiles mientras los inversores cuadran sus posiciones

Mercedes Estrada10/Jun/2013Análisis del Mercado de Divisas

El temor a que la Reserva Federal en los Estados Unidos ponga fin al programa de flexibilización cuantitativa antes de lo esperado siguió ensombreciendo los mercados la semana pasada. El tema predominante en los mercados parece estar relacionado con aquellas posiciones que venían dando mayores rendimientos y que ahora vienen siendo las más afectadas. Por consiguiente, la semana pasada vimos una continua depreciación de los activos de renta fija de mayor riesgo. En el mercado de divisas, el dólar se resintió, ya que el récord de posiciones alcistas especulativas a favor del dólar se desvaneció, en particular frente al yen. Los últimos datos publicados del IMM el pasado martes muestran que, a pesar de seguir en máximos del año, las posiciones alcistas del dólar han disminuido. Aconsejaríamos precaución en cualquier posición alcista a favor del dólar en el corto plazo.

Libra

La semana pasada vivimos inequívocamente buenas noticias del Reino Unido. Los índices PMI mostraron ganancias vigorosas en cuanto a la confianza empresarial para la industria manufacturera, los servicios y el sector de la construcción. Todos ellos se encuentran actualmente por encima del nivel 50 que separa contracción de expansión, y el índice compuesto de los tres se encuentra en línea con su media histórica. Todo ésto está en equilibrio con la expansión de la producción en un rango del 2%. Hemos notado que la relación entre el PMI y el crecimiento del PIB es algo menos ajustada en el Reino Unido que en Europa o EE.UU, sin embargo, estos datos inducen un claro riesgo al alza tanto en nuestras previsiones como en las del consenso para el crecimiento del segundo trimestre así como del rendimiento de los bonos ingleses. Si los datos de producción validan estas encuestas, revisaremos tanto nuestros pronósticos para la libra como nuestra apuesta por una nueva flexibilización cuantitativa en agosto.

Ante estas noticias, los inversores reaccionaron de manera bastante entusiasta, provocando una apreciación del 2,5% de la libra frente el dólar y por encima de un 0,4% contra el euro.

Euro

El BCE no reaccionó en su reunión mensual de la semana pasada. Nos decepcionó en cuanto a nuestras expectativas de un anuncio de acción inminente que facilitase el acceso al crédito a las Pymes de la Zona Euro. De hecho, Draghi dijo explícitamente que tales acciones no se pueden esperar hasta dentro de un “largo plazo”. Una serie de noticias menos malas de lo temido proporcionaron sin duda munición a los halcones del consejo del BCE. El PMI de servicios mejoró ligeramente sus niveles deprimentes, el índice PMI compuesto subió un 0,8 hasta alcanzar los 47,7, permaneciendo aún en contracción. Las nóminas españolas no sufrieron cambios en el mes de mayo, lo cual nos da esperanzas de que el empleo español ha llegado, por fin, a sus mínimos. El BCE tuvo la clara intención de repetir su comportamiento de reaccionar exageradamente ante cualquier noticia ligeramente positiva, haciendo caso omiso de las negativas.

En el plano negativo, las tasas de préstamos bancarios a las empresas y los hogares no se han beneficiado de la relajación de las condiciones financieras del mercado. Los prestatarios, hasta el momento, no se están beneficiando de la reducción de los diferenciales soberanos diseñados por el BCE desde el verano de 2012, y ésta es la razón por la que por ahora mantenemos nuestra previsión de una leve contracción del PIB para el segundo trimestre de 2013.

Dólar

Todos los ojos se centraron este viernes en el informe de empleo “Non-farm payrolls” de los Estados Unidos. El informe fue razonablemente optimista. Las nóminas se incrementaron en 175.000, continuando en línea con el promedio en el último año.

Esta cifra se encuentra sobriamente por encima de la tasa de crecimiento natural de la población activa, por lo que la tendencia a la baja en el desempleo continuará. El desempleo creció un 0,1 alcanzando el 7,6%, pero este incremento fue impulsado por un fuerte aumento de la fuerza de trabajo, por lo que no lo vemos preocupante. La pregunta más importante acerca de la Fed es si la flexibilización monetaria ha llegado a su fin, la cual no parece acercarse a su resolución. El número de creación de empleo fue sólido, aunque no espectacular, y se ve compensado por el ligero aumento de la holgura. En nuestra opinión, hay aproximadamente un 40% de posibilidades de que la finalización de la flexibilización monetaria comience en septiembre, un 40% que se espere hasta diciembre, y un 20% de posibilidades de que se retrase hasta 2014.

Dada esta relativamente alta probabilidad de que la flexibilización monetaria se frene en un futuro próximo, esperamos que el dólar sufra un rebote alcista una vez quede clara la tendencia del mercado.

Print

Escrito por Mercedes Estrada

Marketing Manager para España y Portugal de Ebury. Licenciada en Economía por la UCLM, postgraduada en Dirección de Empresas y especializada en marketing de contenidos.