Los recortes en tipos de interés del BCE

Mercedes Estrada07/May/2013Análisis del Mercado de Divisas

El BCE decidió reducir los tipos de interés un 0.25% hasta llegar al 0.5%. En cuanto a la velocidad a la que el BCE remunera a los bancos europeos por su exceso de reservas se mantuvo sin cambios en el 0%.

Estas medidas fueron generalmente esperadas por los mercados. Sin embargo, Draghi mostró una clara intención de maximizar el impacto del recorte mostrando sus intenciones pesimistras durante la rueda de prensa posterior a la decisión. Los mercados se centraron en el aparente giro de Draghi sobre la cuestión de los tipos de depósito negativos. Mientras que en el pasado, destacó los riesgos y consecuencias no deseadas de los tipos de interés negativos, el jueves afirmó que el BCE sería capaz de lidiar con ellos y hacerles frente.

Además de reducir el precio del crédito, el BCE está centrado en aumentar su disponibilidad. Se extendió la “plena adjudicación” de liquidez a los bancos en licitaciones regulares hasta verano del 2014. También anunció que había iniciado una “consulta” con otras instituciones europeas con el fin de facilitar el acceso al crédito para PYMES erradicando del mercado de valores.

Antecedentes

Como nuestros lectores seguramente saben, hemos sido constantemente pesimistas sobre las perspectivas económicas de la zona euro. Los datos macroeconómicos en las últimas semanas han justificado plenamente nuestro punto de vista. La zona euro está oficialmente en recesión, después de haberse contraído en los dos últimos trimestres de 2012, y las previsiones para este trimestre siguen la misma dirección. El desempleo está en máximos históricos, los índices de negocios y confianza de los consumidores (entre los que destacan los PMI) se mantienen estables en zona de recesión económica. Lo más preocupante es que las economías alemana y francesa están siendo afectadas por la depresión en la periferia, en lugar de que ocurriera al revés.

Los datos de inflación dan un mayor margen para una política monetaria agresiva.

Análisis

Consideramos las decisiones del jueves como pasos modestos, pero en la dirección correcta. Por desgracia, la política del BCE sigue con problemas por lo que llamaríamos “optimismo inercial”: la necesidad de sonar en un tono positivo para justificar la falta de acción. Así, mientras que Draghi reconoció finalmente el estado de debilidad de la economía de la zona euro, sigue aferrado a la idea de una recuperación en el segundo semestre del año. Esto tiene una probabilidad cada vez más remota, en vista de los principales indicadores mencionados anteriormente. Además, relacionó la modesta inflación con factores técnicos.

A pesar de la rebaja de tipos, esta medida no deja de ser otra decepcionante actuación del BCE. La medida tendrá poco impacto macroeconómico. El mecanismo de transmisión monetaria está roto, y este modesto recorte no tendrá ningún efecto sobre el precio o el acceso al crédito en la periferia.

Implicaciones de mercado

Los minutos próximos al recorte, vivimos un rally del euro simplemente para renunciar a sus ganancias y caer fuertemente durante la rueda de prensa. Al final de la jornada recuperó la mayor parte de sus pérdidas después de los comentarios de los funcionarios del BCE Nowotny y Liikaning al parecer descartando la posibilidad de tipos negativos.

Parece que los movimientos del euro a corto plazo van a ser en su mayoría impulsados por tales comentarios ya sea confirmando o negando la intención del BCE de modificar los tipos. Creemos que los mercados están sobre reaccionando a lo que es una cuestión secundaria. Mucho más importante sería un cambio filosófico en el BCE hacia un rol mucho más activo y lejos que las políticas de austeridad. Algo que todavía no hemos visto.

Print

Escrito por Mercedes Estrada

Marketing Manager para España y Portugal de Ebury. Licenciada en Economía por la UCLM, postgraduada en Dirección de Empresas y especializada en marketing de contenidos.