La historia de dos bancos centrales: La del Banco de Japón con su política agresiva y la del BCE con su no política

Mercedes Estrada08/Apr/2013Análisis del Mercado de Divisas

La volatilidad volvió al mercado de las divisas agudizándose a finales de semana. Después de un comienzo de semana bastante tranquilo, las sorpresas empezaron a darse durante la madrugada del jueves. El Banco de Japón sorprendió a los mercados tras anunciar una política expansiva sin precedentes y mucho mayor de lo esperado, lo que doblará su balance general para finales de 2014 con la compra de todo tipo de activos financieros, desde bonos de gobierno hasta inversiones inmobiliarias, con el objetivo de alcanzar una inflación del 2%. Los traders reaccionaron inmediatamente con la venta del yen, que caía un 2% respecto al dólar antes de que abriese la sesión en Londres.

Movimientos bruscos se sucedieron el jueves, ya que ni el Banco de Inglaterra ni el Banco Central Europeo siguieron las políticas del Banco de Japón, decepcionando a los inversores y enviando al euro y a la libra al alza. La divisa única se apreció un 1,3% respecto al Dólar, un 0,5% respecto a la libra y un 5% respecto al yen – colocando al Euro en una posición bastante fuerte que no refleja los males en Europa.

GBP

En contraste con los principales mercados de divisas, la semana pasada resulto relativamente tranquila para la libra. No hubo ningún cambio después de la reunión del MPC del jueves, y como suele ser habitual cuando es el caso, no se publico ningún comunicado. Las noticias macroeconómicas no cambiaron nuestras expectativas de crecimiento para el primer trimestre del 2013. El índice PMI de confianza empresarial apenas sufrió cambios en un 51,4, lo que sería consistente con un crecimiento ligeramente menor al 1% en sectores ajenos a la construcción. Con un sector de la construcción debilitado y el clima inusualmente frío nos lleva a esperar un resultado sin cambios del crecimiento del PIB. Nos decepcionó la decisión del Banco de Inglaterra al no aumentar el tamaño del objetivo de compra de bono ingles la semana pasada, aunque se espera que lo hagan en Mayo junto con la publicación del informe sobre la inflación.

EUR

El gran evento de la semana en Europa fue la reunión de abril del jueves. Las condiciones económicas que han empeorado rápidamente ha llevado a algunos analistas (entre ellos, nosotros) a esperar un recorte en los tipos de interés, o, al menos, un aumento en las medidas adicionales de flexibilización del Consejo de Administración. En un comunicado con cierta melancolía, el BCE reconoce el empeoramiento de las perspectivas para la economía de la zona euro, así como una inflación por debajo del objetivo. Sin embargo, no sólo no han tomado alguna medida, sino que Draghi ha ido más lejos argumentando que no había mucho que el BCE podría hacer dadas las circunstancias – una declaración desconcertante que parece apuntar a algunos patrones de comportamiento entre las autoridades monetarias europeas-. Más allá de la burbuja en Frankfurt, la economía de la eurozona sigue deteriorándose. Los préstamos a hogares y empresas no han podido beneficiarse de la mejora en los mercados de deuda soberana, y en la periferia la situación sigue empeorando, como los préstamos y además, el tipo de interés sigue incrementándose. El desempleo de la eurozona subió a un nuevo récord, y las ventas al por menor disminuyeron de nuevo en febrero. El informe de empleo fue decepcionante en los EE.UU. concediendo a la moneda común un respiro esta semana, pero también destacó que los mercados de divisas se vuelven a mirar los fundamentos económicos. Esto no puede ser positivo a medio plazo para el euro.

USD

Las noticias macroeconómicas desde fuera de Estados Unidos mostraron un cambio un tanto decepcionante, sobre todo en el mercado laboral. El empleo de Marzo se incrementó en solo 88.000, un 60% por debajo de la media de los últimos cinco meses. Aunque la tasa de desempleo cayó otra vez hasta un 7.6%, se debió mayormente a una disminución en la participación en la fuerza laboral. Ambos índices PMI de sentimiento empresarial disminuyeron, aunque se mantienen en niveles consistentes con un crecimiento moderado. Si bien el crecimiento del primer trimestre transmitirá un fuerte repunte desde la transmisión casi sin cambios del último trimestre, estamos prestando mucha atención a estos signos iniciales de desaceleración en la primavera de Estados Unidos. Por ahora, seguimos confiando en que Estados Unidos pueda continuar demostrando un crecimiento de entre el 2% y el 3% para todo el año.

Print

Escrito por Mercedes Estrada

Marketing Manager para España y Portugal de Ebury. Licenciada en Economía por la UCLM, postgraduada en Dirección de Empresas y especializada en marketing de contenidos.