Los activos de riesgo se disparan impulsados los buenos datos de empleo publicados en EEUU

Mercedes Estrada11/Mar/2013Análisis del Mercado de Divisas

Los valores de renta variable se dispararon, en algunos casos alcanzando máximos, conducidos por las buenas noticias procedentes de los EEUU, sobre todo por unos sorprendentes datos positivos en el mercado laboral. Al contrario, los bonos del gobierno más seguros y los activos refugio cayeron fuertemente. Las materias primas no se unieron a la apreciación de los valores de renta variable, y la desvinculación entre estos dos tipos de activos está empezando a marcar la tendencia del año.

El euro, por su parte, no logró apreciarse en un ambiente que normalmente le hubiese proporcionado un gran apoyo, lo que de nuevo es otra señal de que los inversores se centran cada vez más y más en las pobres perspectivas de la Eurozona.

GBP

El Banco de Inglaterra dejó tanto los tipos como el objetivo de compra de oro sin ningún cambio. Tenemos que admitir nuestra perplejidad ante esta pasividad, dado el estancamiento de la economía inglesa y la contracción que está viviendo el resto de la Eurozona. Como es habitual, cuando no existe ningún cambio en la política, ni se efectúa ningún comunicado, tenemos que esperar a la publicación de las decisiones de la reunión antes de ver hasta qué punto se va a apostar por una expansión de la flexibilización cuantitativa. Hay pocas noticias macroeconómicas a destacar de la reunión del Banco Central, la más relevante podría ser el volumen de préstamo neto, con notas pesimistas mostrando de nuevo la contracción. Esta ausencia de noticias de mercado ha llevado a la libra a moverse casi al unísono con el euro, por lo tanto quedamos a la espera para tener una idea más clara de la tendencia a medio-largo plazo de dicha divisa.

USD

En centro de atención durante la semana pasada estuvo en el informe de nóminas que se publicó el pasado viernes y que no decepcionó a los inversores. El empleo global en EE.UU. ha aumentado en 236.000 personas, reduciéndose la tasa de desempleo en dos décimas. También hubo buenas noticias en los nuevos niveles de participación en la fuerza laboral y en el número de desempleados de larga duración. Así, los activos de riesgo y el dólar se dispararon en cuanto se conocieron estos datos. Ésta es una prueba más de que el cambio de línea ya anunciado por la Fed tiene aún mucho recorrido pendiente, al igual que el dólar. Otras noticias (referentes a los pedidos de bienes duraderos, en su mayoría) fueron también consistentes con nuestra opinión de que las empresas están empezando a tomar ventaja de las condiciones financieras favorables para contratar e invertir. Cada vez parece más probable que el abandono de las medidas no convencionales se llevará a cabo primero en EE.UU. y después en el resto de las principales economías, lo que debería proporcionar un firme apoyo a largo plazo para el dólar.

EUR

Otra semana más, hemos tenido una serie de malos datos macroeconómicos y revisiones a la baja de la Zona Euro. Como era de esperar, el equipo del BCE recortó significativamente sus proyecciones de crecimiento económico, y ahora se espera una contracción del 0,5% en el crecimiento del PIB.
Nuestro optimismo se ve atenuado por la falta de reacción oficial a las proyecciones sombrías, ya que Draghi se negó a adoptar medidas de flexibilización adicionales. Nuestra visión pesimista de la moneda común fue apoyada por la acción de los precios la semana pasada. A pesar del alza de la renta variable y demás activos de riesgo, el euro sólo ha hecho progresos modestos durante la semana, sólo para perder todas sus ganancias y depreciarse todavía más, después de los datos de empleo publicados el viernes en EEUU.

Mientras los inversores se mantienen enfocados en los fundamentos macroeconómicos, creemos que el euro se encamina de nuevo hacia el 1.20

Print

Escrito por Mercedes Estrada

Marketing Manager para España y Portugal de Ebury. Licenciada en Economía por la UCLM, postgraduada en Dirección de Empresas y especializada en marketing de contenidos.