La Libra toca mínimos tras la rebaja de calificación de la deuda soberana del Reino Unido

Mercedes Estrada25/Feb/2013Análisis del Mercado de Divisas

El centro de atención la semana pasada fue, una vez más, la libra, que tuvo otra terrible semana, depreciándose respecto a la mayoría de las divisas. La publicación del resumen mensual del Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra con un tono bastante pesimista y la rebaja de calificación por parte de la agencia Moody’s tuvieron bastante impacto sobre la libra.

Por otro lado, el euro tuvo una semana bastante difícil, cayendo fuertemente frente al dólar y a la mayoría de divisas, con excepción de la libra. Los mercados de divisas empezaron claramente a centrarse en datos macroeconómicos, por lo que la caída del euro respecto al dólar era de esperar. Sin embargo, creemos que el debilitamiento de la libra respecto al euro está siendo un tanto extremo.

GBP

El Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra sacudió a los mercados la semana pasada. Las actas de la reunión de febrero del Banco de Inglaterra dejaron claro que una continuación del proceso de expansión cuantitativa se posiciona como una opción probable, con King y Fished uniéndose a Miles en la votación para un incremento en el objetivo de compra de deuda. Las actas también aclamaban una respuesta más coordinada a la crisis económica, lo cual nosotros interpretamos como una apuesta por la redefinición de las desastrosas políticas de austeridad llevadas a cabo por Cameron.

La libra reaccionó de forma negativa a la reunión y a la rebaja de la nota del crédito soberano por parte de Moodys de AAA a AA, cayendo alrededor de un 2% frente del dólar y un 0,5% frente al euro.

De forma sorprendente, la semana pasada asistimos a la publicación de algunas noticias económicas de corte positivo, con el informe de ocupación de ILO revelando que el empleo creció de forma robusta en el último trimestre de 2012 sugiriendo que la dicotomía entre una situación moderada de creación de empleo y la continua publicación de noticias macroeconómicas negativas está aún por resolver.

EUR

El indicador del sentimiento empresarial PMI de la Unión Europea mostró un valor deprimente la semana pasada, disminuyendo las perspectivas macroeconómicas de la Zona Euro. El índice disminuyó 1.3 puntos hasta los 47.3, mostrando una contracción económica y desanimando las esperanzas de la posible estabilización que algunos analistas apuntaban estos últimos meses. Existieron las típicas divergencias notables entre Alemania y el resto de países periféricos.

Los nuevos datos sobre la economía francesa fueron negativos, dando señales de que ésta empieza una tendencia bajista provocada también por la las economías periféricas desde el 2010 así como por sus propias políticas internas: Una espiral bajista potenciada por las austeridad fiscal que ha afectado al déficit fiscal, el desempleo y la confianza empresarial, disparando aún más subidas de impuestos y recortes fiscales.

Por último, los mercados financieros están centrados en la divergencia macroeconómica que se da entre las mayores zonas económicas del mundo, lo que podría provocar sin sorpresa alguna, una mayor depreciación del euro entre sus contrapartes a excepción de la libra esterlina.

USD

La mayor parte de los informes macroeconómicos fueron en general positivos. En cuanto a los datos sobre el número de viviendas en Estados Unidos revelaron que la recuperación del sector está en buen camino, ya que volvieron a dar nuevas señales positivas en el desarrollo de nuevas viviendas, tras la escasez provocada por la falta de construcción desde el inicio de la crisis.

El foco de atención se traslada ahora a los recortes automáticos en el gasto que vienen incorporados en la legislación vigente y que serán implementados, a menos que el Congreso controlado por los republicanos y la Casa Blanca se pongan de acuerdo para evitarlos. La situación es tan simple como parece, y por lo tanto se espera que el acuerdo se alcance, probablemente poco después de la fecha límite.

Incluso si no se alcanza un acuerdo, los recortes serán como máximo del 0,6% del PIB, y el margen de maniobra del Congreso permitirá acercarnos a una reducción del 0,4%. Por ello, pensamos que la contínua recuperación de la vivienda y la inversión de las empresas privadas serán suficientes para mantener el crecimiento de EE.UU., lo que conllevará una tendencia hacia el fortalecimiento del dólar.

Print

Escrito por Mercedes Estrada

Marketing Manager para España y Portugal de Ebury. Licenciada en Economía por la UCLM, postgraduada en Dirección de Empresas y especializada en marketing de contenidos.