Los activos de riesgos no siguieron la misma tendencia que los mercados de divisas, que se mantienen a la espera de que se produzca el rescate oficial de España

Mercedes Estrada12/Oct/2012Análisis del Mercado de Divisas

Hubo una marcada e inusual divergencia en los mercados financieros la semana pasada. Los valores de renta variable continuaron a nivel global retractándose después de alcanzar sus máximos. Mientras tanto, el dólar se apreció a principios de semana para ceder esas ganancias durante las jornadas del jueves y viernes. Los volúmenes en los mercados están cayendo, clara señal de que los inversores están esperando a que se den a conocer las condiciones del rescate de España, para decidir la próxima tendencia del euro. Mientras tanto, la libra tuvo una semana bastante tranquila, actuando como una versión amortiguada del euro respecto al dólar.

GBP

Los números sobre la producción industrial confirmaron la semana pasada las encuestas sobre el sentimiento negativo que habían sido publicadas a principios de mes. La producción en agosto fue bastante más débil de lo esperado y los datos del pasado trimestre apuntan ahora a una contracción cercana al 2,8%. Estos datos confirman nuestro punto de vista: Después de todos los problemas del calendario y del impacto ya descontado de los Juegos Olímpicos, la economía británica está lejos de estabilizarse, y probablemente empiece a caer ligeramente, lo que no da buenos presagios a la evolución del mercado laboral en el medio plazo. Mr King parece estar de acuerdo con nuestras perspectivas, indicando la semana pasada en su discurso, que el Banco de Inglaterra llevará a cabo una política más tolerante respecto a los objetivos de inflación, prestando mayor atención a los desequilibrios macroeconómicos. Mientras, otro miembro de Comité de Política Monetaria (Mr Weale) tuvo un tono más agresivo, por lo que, en general pensamos que el comunicado de la semana pasada confirma nuestro punto de vista de que una mayor flexibilización cuantitativa será anunciada en la reunión de noviembre, esperando así, una tendencia continuada de debilitamiento de la libra respecto al dólar.

EUR

Por primera vez en meses, vimos datos macroeconómicos bastantes positivos procedentes de la Eurozona. La producción industrial en Francia, Alemania e Italia fue impulsada principalmente por una producción del sector del automóvil mejor de lo esperado. Es muy difícil cuadrar estos datos con los bajos índices del sentimiento económico y particularmente con la fuerte caída de la venta de automóviles durante el periodo estival en la Eurozona. Creemos que los patrones generados desde el crack del 2009 pueden tener algo que ver con esto. Sin embargo, miraremos muy de cerca a los índices de producción del PMI y los números de la producción industrial durante el próximo mes para ver donde llegan. Más allá del marco macroeconómico, los mercados de divisas permanecieron bajo un patrón de espera respecto al euro. Están esperando a una formalización del rescate de España para ver bajo que condiciones se llevaría a cabo. Pensamos que este va ser el acontecimiento más importante en Europa durante las próximas semanas. Si las condiciones impuestas se inclinan fuertemente hacía mayores políticas de austeridad, creemos que la tendencia bajista del euro se reanudará inmediatamente. Sin embargo, dada la oposición del FMI durante la semana pasada a mayores medidas de austeridad, tenemos la esperanza de que las condiciones se centren en reformas estructurales dirigidas a disminuir los costes y minimizar el impacto sobre la demanda agregada.

USD

Una semana con noticias variadas, pero en general con informes macroeconómicos ligeramente positivos. Por un lado, los índices de confianza del consumidor, del mercado laboral y del sector inmobiliario continúan apuntando a un crecimiento moderado, al menos para este trimestre y para el próximo. Por el otro, los informes sobre el comercio la semana pasada apuntaron a una notable desaceleración de las exportaciones en los Estados Unidos al resto del mundo. No nos preocupan tanto estos datos, ya que nuestros pronósticos de crecimiento para los Estados Unidos que lo situamos en el rango del 1,5%-2,5% dependen principalmente de la demanda interna y de los gastos del consumo y la vivienda principalmente. Cabe señalar la recuperación del mercado laboral desde la recesión de 2008-2009, a pesar de los decepcionantes niveles en los Estados Unidos, están avanzando a un mayor ritmo de lo que lo hacen en países que han experimentado una burbuja inmobiliaria y una mayor crisis financiera desde la Segunda Guerra Mundial. El foco de atención se está centrando en el ámbito político. Después de las elecciones presidenciales, los Estados Unidos se enfrentan al llamado ‘’precipicio fiscal’’, una mezcla de un aumento de las tasas y un recorte de los gastos, a menos que el Congreso y el Presidente lleguen a un acuerdo.

Permanecemos sin preocupaciones ante este riesgo, ya que la historia ha mostrado una y otra vez que dicha situación ha acabado con un acuerdo de última hora después de tomar diferentes posturas políticas por ambos lados. Vemos por lo tanto que no hay ninguna razón para cambiar nuestro punto de vista positivo del dólar respecto al resto de divisas.

Print

Escrito por Mercedes Estrada

Marketing Manager para España y Portugal de Ebury. Licenciada en Economía por la UCLM, postgraduada en Dirección de Empresas y especializada en marketing de contenidos.