Los mercados se toman un respiro mientras los inversores esperan a ver los efectos de las inyecciones de liquidez

Mercedes Estrada21/Sep/2012Análisis del Mercado de Divisas

La mayoría de los mercados financieros tuvieron una tendencia a la baja durante la pasada semana, a diferencia de la anterior donde vimos un rally impulsado por las inyecciones de liquidez. Las principales noticias de la semana vinieron por parte del Banco de Japón que sorprendió a los inversores con una mayor flexibilización, aumentando su programa de compra de 10 a 80 trillones. Al Banco de Japón se unió, la Reserva Federal y el BCE para lanzar una mayor inyección de liquidez. Con esta situación, tenemos a los principales bancos centrales del mundo desarrollado (Reserva Federal, Banco Nacional de Suiza, BCE, Banco de Japón etc.) inclinándose por tener un impacto sobre los mercados financieros a través de una llamada a una mayor inyección de liquidez, lo que sitúa a la política macroeconómica a nivel mundial en un marco sin precedentes.

¿Serán las inyecciones de liquidez suficientes para impulsar la economía, ahora que la flexibilización fiscal parece inviable? Permanecemos escépticos, dado que las previas inyecciones de liquidez han tenido un efecto muy moderado. Sin embargo, esta es la clave que conducirá al mercado de divisas y a los mercados financieros en general durante los próximos trimestres. Por lo tanto, los índices macroeconómicos como el PMI, que hasta ahora no han sido muy alentadores, serán datos más importantes que nunca.

GBP

La Reunión del Comité de Política Monetaria de septiembre proporcionó mayores evidencias a nuestras expectativas de que una mayor flexibilización cuantitativa se llevará a cabo en noviembre como muy pronto. La pregunta clave para la economía británica es si bien deben confiar en los números que muestran un crecimiento sombrío o en los optimistas números del empleo. La mayoría del Comité tiende a ser pesimista y creen que el reciente fortalecimiento de la economía no se mantendrá. Hubo algunos datos macroeconómicos que se publicaron esta semana. El más importante fue el de las ventas de agosto, que resultó estar por debajo de las expectativas y en parte rebaja los buenos datos que habíamos visto durante el verano. En el mercado de divisas, La libra esterlina siguió la misma tendencia del dólar, apreciándose un 1,2% respecto al Euro y sin grandes cambios respecto al éste.

EUR

La euforia generada por el mensaje tan agresivo lanzado por el BCE hace dos semanas, se disipó durante la semana pasada. Como mencionamos anteriormente, el índice del PMI será el primer dato que indicará el éxito de las inyecciones de liquidez por parte de varios bancos centrales, y de momento los datos procedentes de Europa no son muy alentadores. El índice compuesto del PMI en septiembre cayó un 0,5%, una caída, por debajo de los mínimos vistos en esta doble recesión y que echa por tierra las expectativas de un repunte.

La disminución significativa de los diferenciales soberanos en las últimas semanas no ha tenido ningún impacto hasta ahora suficiente en la confianza empresarial en Europa. Más noticias pesimistas se hicieron publicas, procedentes de las exportaciones (un 2% por debajo respecto a Julio) y de la matriculación de vehículos (un 25% por debajo en el tercer trimestre). La moneda única, que intento mantenerse a flote a pesar del flujo de noticias pesimistas, terminó depreciándose un 1% respecto al dólar, acabando por debajo del 1,30.

USD

Ninguna sorpresa en los datos macroeconómicos procedentes de Estados Unidos la semana pasada. Un conjunto de informes sobre el mercado inmobiliario (informes sobre la construcción de viviendas, la venta de nuevas viviendas etc.) mostraron una mejora en agosto, confirmado que la recuperación del sector inmobiliario en los E.E.U.U. está en camino. Bajo nuestro punto de vista, mayores caídas en los precios de las hipotecas mostrarán que el sector inmobiliario acabará proporcionando un 1% al crecimiento del PIB durante los próximos trimestres. La reciente caída en el precio de la energía impulsará el gasto del consumidor y compensará la austeridad fiscal y la lenta inversión empresarial. Mantenemos nuestras expectativas de crecimiento para los Estados Unidos, situándolos en un rango de entre el 1,5% y 2,5%.

Print

Escrito por Mercedes Estrada

Marketing Manager para España y Portugal de Ebury. Licenciada en Economía por la UCLM, postgraduada en Dirección de Empresas y especializada en marketing de contenidos.