El Euro sigue con tendencia bajista mientras la economía mundial se ralentiza

Mercedes Estrada13/Jul/2012Análisis del Mercado de Divisas

La semana pasada fue relativamente tranquila en los mercados financieros, o al menos sin tanta volatilidad a como nos tenían acostumbrados. Los valores de renta variable acabaron la semana sin muchos cambios, ya que el fuerte repunte del viernes en los activos de riesgo minimizaron las perdidas sufridas a lo largo de la semana. Por otro lado, las materias primas volvieron a apreciarse. Destacar que, a pesar de la semana relativamente positiva para los activos en general, el Euro no pudo recuperarse, más aún teniendo en cuenta el gran número de posiciones de corto que la moneda única registró, y que se encuentran cerca del record. Destacar también el gran rendimiento de la Libra, que se apreció respecto al Dólar y al Euro, un resultado que no habíamos visto durante muchos meses.

GBP

El Reino Unido rompió la semana pasada con la tendencia mundial de noticias macroeconómicas decepcionantes con algunos datos positivos. La producción industrial aumentó un 1% mientras que las exportaciones aumentaron un 8,9%, contrastando con la caída del mes pasado del 9,8%. Sin embargo, estos datos son bastante inestables por lo que no vamos a cambiar nuestro punto de vista negativo sobre el crecimiento del UK para el resto del año.

Nuestra visión, fue respaldada por el informe de mercado que mostró una tendencia de contratación mínima, lo que parece indicar que el mercado de trabajo en UK esta empezando a deteriorarse a pesar de los resultados relativamente decentes que hemos visto hasta ahora. Por otro lado, la libra se vio impulsada por las noticias positivas y respondió al alza, acabando la semana apreciándose un 1% respecto al Euro y un 0,5% respecto al Dólar.

EUR

Los detalles sobre el rescate del sistema bancario español parecieron aclararse la semana pasada, por lo que parece que el estado soberano no será responsable de esta ayuda económica, y que las condiciones impuestas no serán tan severas y rígidas como lo fueron con los rescates de Irlanda, Grecia y Portugal. Muy a su pesar, el gobierno español volvió a anunciar fuertes medidas de austeridad, con un incremento de varios tipos de impuestos y mayores recortes de los empleados públicos. No cabe duda que dichas medidas han sido impuestas directamente por Bruselas y Frankfurt, ya que estas mismas, habían sido rechazadas por Mariano Rajoy hace tan solo unas semanas. Desde que la demanda interna cayese a unos niveles nunca vistos, la demanda externa y las exportaciones se han estancado, por lo que no es muy difícil prever el desenlace final: un mayor colapso empresarial y de la confianza del consumidor, una mayor contracción económica, un mayor desempleo y una aún mayor revisión al alza de los objetivos del déficit. Por último, parece que la Comisión Europea no continuará intentando alcanzar objetivos que no sean realistas y revisará todas ella. Estos objetivos han sido, como ya dijimos en un principio, irrealistas.

Sin embargo, todas estas consecuencias no se harán visibles durante semanas o meses, ya que parecen ir más allá de las autoridades europeas, por lo que esperamos que la crisis pierda ese dramatismo y vuelva a un estado más crónico hasta que nuevas noticias macroeconómicas les hagan volver a la realidad. Cada vez se hace más difícil para los inversores de divisas compensar, ya que a pesar de la semana pasada relativamente positiva para los mercados financieros, el Euro continuó su tendencia a la baja en relación a la mayoría de sus divisas.

USD

Semana sin incidentes notables en USA, ya que no se publicó ningún dato macroeconómico de gran relevancia. El número de persona que buscan empleo disminuyó y se situó en 35,000 en relación a la semana pasada. Esto parece deberse principalmente al programa de reconversión en las plantas de automóviles en los Estados Unidos.

Nada ha cambiado en la predicción que teníamos de la economía en USA: Un crecimiento mediocre en los sueldos y el consumo, un crecimiento algo más rápido en la producción y una fuerte recuperación del sector inmobiliario, aunque desde niveles muy bajos. Todo parece cuadrar con nuestros pronósticos en los que redujimos el crecimiento al 1,5%-2,5% para 2012.

Print

Escrito por Mercedes Estrada

Marketing Manager para España y Portugal de Ebury. Licenciada en Economía por la UCLM, postgraduada en Dirección de Empresas y especializada en marketing de contenidos.