Las continuas discusiones posteriores a la cumbre Europea hacen mella en el Euro, el cual cae y alcanza mínimos históricos

Mercedes Estrada06/Jul/2012Análisis del Mercado de Divisas

La apreciación de los activos de riesgo y del Euro que trajeron consigo los acuerdos alcanzados en la cumbre Europea se deshicieron en menos de una semana. La oposición de parte de los países del norte de Europa la semana pasada al acuerdo de una unión bancaria en Europa (requisito indispensable para una ayuda directa a los bancos españoles) puso más presión sobre las autoridades alemanas. Mientras, el resto de autoridades Europeas volvían otra vez a cuestionarse cuáles deberían ser los términos del acuerdo alcanzado. Los datos publicados la semana pasada fueron consecuentes con la situación de la economía a nivel mundial, que está creciendo muy por debajo de lo esperado.

Dadas las consecuencias que han tenido las medidas de austeridad aplicadas por las autoridades de los países de occidente, que han impedido cualquier estimulo fiscal, una inyección de liquidez por parte de los bancos centrales sería la única solución realista para ayudar a las economías estancadas. Claramente, cada inyección de liquidez produce rendimientos decrecientes. En este ambiente de pesimismo económico y con una deuda que parece crónica, el Dólar está respondiendo como era de esperar, apreciándose cerca de un 1% debido a que los inversores lo perciben como un activo refugio.

GBP

Como pronosticamos, el Comité de Política Monetaria (MPC) anunció el jueves un incremento en el objetivo del programa de compras, con una inyección del 50 millones de Libras, que se suma al total de 357 millones.

Destacar, que cuando pronosticamos está inyección de liquidez a principios de Abril, fue un punto de vista fuera de consenso. Por otro lado, el MPC estipuló que con este incremento, la inflación probablemente no caerá en el medio plazo. Este positivismo fue descontado por los inversores que sin embargo, permanecieron centrados en la crisis europea como motor principal en el mercado de divisas. La libra volvió a actuar como una versión amortiguada del Euro, apreciándose casi un 1% respecto al Euro y cayendo más aún respecto al Dólar.

EUR

Las noticias provenientes de Europa siguieron dominando los mercados la semana pasada, a pesar del informe sobre las nóminas en Estados Unidos. El jueves, el BCE redujo los tipos de interés (algo que era de esperar). Sin embargo, tanto la emisión del comunicado como la conferencia de prensa defraudaron por la falta de medidas de urgencia que por parte del BCE, que pudiesen poner dirección a una situación que esta llegando a ser catastrófica, por lo que los inversores reaccionaron provocando una mayor caída del Euro.

La negativa de los países del Norte de Europa a aceptar el acuerdo tan positivo que parecía haberse alcanzado la semana pasada, no ayudo para nada. Alemania insistió en que no habrá ayudas económicas para los bancos españoles con problemas hasta que no haya un acuerdo sobre que organismo será el supervisor oficial, lo que parece que no vaya a ocurrir en el corto plazo.

Finlandia, insistió en que el estado soberano español debería ser responsable de cualquier ayuda que los bancos españoles reciban, lo que contradice el acuerdo alcanzado hace unas semanas. En resumen, las autoridades europeas repitieron su modelo nefasto. Cuando la catástrofe es inminente, hacen lo mínimo para prevenirla y una vez que ha pasado, dan marcha atrás permitiendo que la situación empeore de nuevo. El bono de deuda española se disparó alcanzando de nuevo el 7% y el Euro volvió a caer y alcanzó mínimos, cerrando la semana por debajo del 1,23 con respecto al Dólar.

USD

La principal noticia proveniente de los Estados Unidos fue el informe sobre los salarios. Los resultados del informe fueron peor de lo esperado lo que confirmó una desaceleración en el sector de la vivienda. Por tercer mes consecutivo, la economía solo generó 80.000 nuevos puestos de trabajo, por debajo de los niveles necesarios para mantener el crecimiento natural de la mano de obra. Tenemos que inclinarnos ante la evidencia y esperar un crecimiento para 2012 de entre el 1,5-2,5% y no del 2-3%. El gasto del consumidor no puede permanecer por encima del 2% por mucho tiempo a no ser que crezcan los ingresos de los trabajadores, lo que no parece que vaya ser posible.

Seguimos manteniendo nuestro punto de vista positivo del Dólar, ya que pensamos que esta divisa será percibida por los inversores como activo refugio debido a que la crisis en Europa sigue teniendo más peso que la desaceleración en Estado Unidos.

Print

Escrito por Mercedes Estrada

Marketing Manager para España y Portugal de Ebury. Licenciada en Economía por la UCLM, postgraduada en Dirección de Empresas y especializada en marketing de contenidos.