ZMW: Las perspectivas para el Kwacha zambiano han empeorado
El Kwacha zambiano (ZMW) se vendió fuertemente en septiembre, después de haber experimentado un período de relativa estabilidad en el año anterior.
ZMW se negoció dentro del rango de 9,60- 10,20 frente al Dólar estadounidense durante ese tiempo, una banda relativamente estrecha para una moneda que ha sido una de las más volátiles en África en los cuatro años anteriores. Sin embargo, en septiembre, el Kwacha arrojó más del 20% de su valor por preocupaciones sobre la deuda del país y la incertidumbre sobre las futuras ayudas del FMI.

Recientes comunicaciones del Fondo Monetario internacional (FMI) han desconcertado a los propietarios de activos de Zambia, dado que el préstamo sigue siendo una fuente crítica de financiación para el país. El FMI rechazó los planes de endeudamiento de Zambia a principios de 2018, mientras afirmaba en agosto que las discusiones aún estaban suspendidas debido a los planes de endeudamiento insostenibles del país. Las conversaciones se consideraron “constructivas” durante la visita más reciente del FMI en noviembre, aunque no se mencionó ningún plan para nuevos préstamos a Zambia. El país ahora se enfrenta al desafío de reconciliar sus planes de gestión de deuda antes de que el préstamo de 1,3 mil millones de dólares que busca del FMI esté disponible.

Para empeorar las cosas para la moneda, una nueva caída en los precios del cobre ha ejercido una presión adicional sobre el Kwacha y ha contribuido a gran parte de su reciente debilidad. El Kwacha sigue estrechamente vinculado a la evolución de los precios mundiales del cobre, dado que la producción de los productos básicos representa alrededor del 80% de los ingresos totales de exportación de Zambia. Los precios del cobre disminuyeron a menos de 6000 dólares por tonelada métrica a mediados de agosto, su nivel más bajo en más de un año. El cobre se cotiza ahora casi un 15% más bajo que a principios del 2018, arrastrado a la baja por las preocupaciones que rodean la guerra comercial entre Estados Unidos y China y su posible impacto en la economía china, el mayor consumidor mundial del metal.

Los precios más altos del cobre a principios de 2018 ayudaron a iniciar una modesta recuperación en la economía de Zambia, aunque la trayectoria de crecimiento del país sigue siendo baja. El Banco Mundial ha estimado que la economía creció un 3,8% el año pasado. Tras el decepcionante desempeño, la economía de Zambia ahora depende del programa de ayuda del FMI. Una implementación exitosa del programa del FMI podría mejorar considerablemente las perspectivas de crecimiento y la posición fiscal del país.

Uno de los efectos secundarios de un Kwacha más débil es su impacto potencial en la inflación. La inflación de Zambia se mantiene en niveles mucho más manejables que en los últimos años, cuando el impacto de un Kwacha considerablemente más débil hizo que los precios aumentaran considerablemente. La inflación general se disparó a un máximo histórico de 22,9% en febrero de 2016, debido a la debilidad de la moneda y la sequía inducida por El Niño en todo el sur de África. Desde entonces, el crecimiento de los precios ha retrocedido, llegando a un 7,8% en noviembre. Sin embargo, esto lo sitúa en torno a un máximo de dos años y es probable que suba en los próximos meses debido a la reciente venta masiva del ZMW.

La reducción de las presiones inflacionarias ha permitido que el banco central reduzca agresivamente su principal tipo de interés desde principios de 2017 para respaldar la expansión económica. El Banco de Zambia recortó su tipo de interés más recientemente en 50 puntos básicos adicionales a 9,75% en febrero de 2018, reduciendo su tipo principal a 5,75% durante un período de trece meses. El banco central ha mantenido los tipos estables en sus mínimos de 2014 desde entonces, en medio de mayores presiones inflacionarias y por debajo del crecimiento potencial. Al aumentar nuevamente las presiones inflacionarias, los tipos de interés reales están, nuevamente, en descenso y, ahora, están en poco menos del 2%.

Las perspectivas para el Kwacha han empeorado desde nuestro último informe. La incertidumbre sobre la ayuda del FMI, los tipos de interés reales más bajos, la caída de los precios del cobre y las reservas de divisas de menos de dos meses de cobertura de importaciones no son un buen augurio para la moneda. Dicho esto, el Kwacha sigue siendo muy barato y se encuentra en niveles no justificados por sus fundamentos económicos. El precio del cobre desde 2010, por su parte, muestra que la moneda aún se encuentra en un nivel subvaluado, lo que debería ayudar a respaldar la moneda.

Dado lo anterior, estamos revisando nuestros pronósticos para reflejar un Kwacha considerablemente más débil de lo que habíamos anticipado previamente.
Imprimir