UGX: El Chelín ugandés una depreciación del UGX frente al Dólar
El Chelín ugandés (UGX) continúa operando casi totalmente en línea con nuestras previsiones a largo plazo. La divisa se mantuvo firme frente al Dólar estadounidense, menos una breve debilidad mostrada en junio, cuando llegó a un nuevo mínimo.
La divisa se mantuvo firme frente al Dólar estadounidense, menos una breve debilidad mostrada en junio, cuando llegó a un nuevo mínimo. Desde entonces, el Chelín ha recuperado la mayoría de sus pérdidas y se ha comercializado dentro de un rango relativamente estrecho de 3,700-3,800 durante la mayor parte de los últimos tres meses.

La fuerte caída del Chelín en mayo y junio se debió, principalmente, a la fuerte demanda de Dólares estadounidenses de los bancos comerciales y grandes importadores, y se vio agravada por una disminución en los ingresos de exportación de Uganda del vecino Sudán del Sur, Burundi y la República Democrática del Congo oriental. Sin embargo, el banco central de Uganda ha logrado estabilizar la moneda, vendiendo sus reservas de USD en junio en un intento por apuntalar la moneda.

Un desempeño económico nacional bastante sólido, subrayado por las recientes evaluaciones optimistas de la economía de Uganda por parte del FMI, también han respaldado a la moneda. El PIB real de Uganda aumentó, de nuevo, a 6,1% en el año fiscal 2017-2018, según el Banco Mundial, por encima del 3,9% anterior y mucho más que el 5,5% que se había anticipado. Este repunte fue impulsado, en gran parte, por una mejora en la producción de cultivos y la recuperación en el crédito del sector privado.

Se espera que las inversiones públicas y privadas en proyectos de energía renovables, incluidas las centrales hidroeléctricas Karuma e Isimba, respalden aún más la actividad general de este nuevo año, al igual que inversores adicionales en infraestructura, incluida la construcción de 600km de carretera.
Una relajación en el entorno inflacionario del país ayudó a respaldar el gasto de los consumidores a principios de año. El crecimiento general de los precios al consumidor sigue siendo, aproximadamente, un 2% más bajo que el promedio móvil de tres años, aunque, a pesar de que se redujo a un 3% en noviembre, actualmente, se encuentra en niveles relativamente elevados en comparación con el primer semestre de 2018. Este aumento fue consecuencia de un impuesto recientemente introducido, el rápido aumento de los precios del petróleo y un UGX moderadamente más débil. La inflación subyacente, la principal medida observada por el BoU al decidir sobre su política monetaria también ha aumentado desde principios de año, llegando a un 3,4% en noviembre. Se prevé que este aumento llegue hasta el 6,5 y el 7,5% en la segunda mitad de 2019, en caso de que las condiciones monetarias se mantengan como están.

Debido a que las presiones inflacionarias se están acumulando y se espera que la inflación subyacente supere el objetivo del 5%, el Banco de Uganda elevó su tipo de interés principal en 100 puntos básicos a 10% en octubre, su primer aumento de tipos en tres años. Los responsables políticos mencionaron su preocupación por el aumento de precios, afirmando que “la inflación está en una trayectoria ascendente y se proyecta que la inflación central subirá por encima del objetivo del 5% en los próximos 12 meses”. El aumento en la tasa de expansión económica también ha permitido un margen para una política más estricta. Creemos que queda margen para aumentos adicionales en la tasa principal en los próximos meses si los siguientes datos de inflación subyacente muestran la tendencia alcista que el banco central está anticipando.

Tras la última subida de tipos, los tipos de interés reales están aumentando nuevamente en Uganda, lo que debería continuar brindando una sólida asistencia al Chelín. Los tipos reales se encuentran, actualmente, en torno al 7%, una de las tasas de interés real más altas de África.

La recuperación en el Chelín de Uganda a finales de junio y julio también se vio favorecida por la intervención en el mercado de divisas del Banco de Uganda. El banco central anunció que había intervenido oficialmente en el mercado de divisas en tres ocasiones en junio, vendiendo sus reservas de Dólares estadounidenses para absorber la demanda y proteger al UGX. Las reservas de divisas mantenidas en el banco central han disminuido sorprendentemente, aunque permanecen en niveles relativamente sólidos en aproximadamente cinco meses de cobertura de importaciones. Esto debería dar espacio para una modesta intervención adicional en el mercado, si fuese necesario.



Imprimir