TZS: El Chelín tanzano se encuentra en niveles muy baratos
El Chelín de Tanzania (TZS) se ha comercializado dentro de una de las bandas más estrechas de cualquier moneda del mercado emergente frente al Dólar estadounidense desde finales de 2015.
El Banco de Tanzania mantuvo la moneda dentro de un estrecho rango de 2,240-2,260 USD en los catorce meses previos a abril, cuando, en línea con nuestras previsiones, permitió otra depreciación controlada del TZS de aproximadamente un 1%.

Desde entonces, la moneda se vendió a un ritmo muy gradual, manteniéndose como una de las monedas más estables del mundo. Esta falta de volatilidad vino dada de la intervención del banco central, enfocada a suavizar las fluctuaciones excesivas en el tipo de cambio.

La capacidad del BoT para garantizar una estabilidad relativa en el Chelín se ha alineado con un sólido desempeño en la economía de Tanzania. La economía continúa creciendo a un ritmo sólido y se mantiene entre los de más rápido crecimiento en África, expandiéndose en un saludable 7,1% durante 2017, después de una expansión anual similar en el año anterior.

Los recientes descubrimientos de gas natural en alta mar y varios proyectos de infraestructura integral, incluida la construcción de un puerto de 10 mil millones de dólares en Bagomoyo, deberían proporcionar un impulso adicional a la economía este año. La gran cantidad de tierras cultivables de Tanzania y el creciente sector turístico, que ahora es la segunda fuente de divisas en el país, son signos alentadores.

El Banco de Tanzania (BoT) mantuvo su tipo de interés principal sin cambios en 12% en los últimos años, aunque en 2017 redujo su tasa de descuento en dos ocasiones del 16% al 9% en un intento por estimular el crecimiento. La estable política monetaria del Banco de Tanzania lleva a que los tipos de interés reales permanezcan firmemente positivos desde 2013. Los tipos de interés reales son, actualmente, casi del 9%, encontrándose entre los más altos de todos los países de África. Este es un nivel muy saludable en el contexto macroeconómico actual y debe proporcionar una propuesta atractiva para los inversores y continuar brindando un buen apoyo para el Chelín. Una estabilización en el entorno inflacionario del país, que ha hecho que el crecimiento de los precios al consumidor disminuya a solo 3,2% en octubre, también debería ayudar a respaldar el consumo y la inversión futuros.

Otro aspecto positivo para Tanzania es la mejora de la posición externa del país, incluida una fuerte reducción en su déficit de cuenta corriente. El déficit se redujo de casi el 10% del PIB en 2014 a solo el 1,8%. Este es uno de los déficits de cuenta corriente más pequeños de África, lo que debería continuar aliviando la presión de depreciación sobre el Chelín. La mejora de la cuenta corriente se ha visto favorecida por una balanza comercial mucho más saludable, que se ha reducido a la mitad en los últimos cuatro años. Esto marca una de las mejoras más notables de cualquier economía de mercados emergentes en ese momento. De manera alentadora, Tanzania tampoco depende de flujos de cartera para financiar el déficit de cuenta corriente, sino más bien de su turismo y entradas de ayuda, que deberían ser más estables.

Creemos que las condiciones económicas en Tanzania son bastante sólidas. La mejora en el déficit de cuenta corriente del país, los altos tipos de interés reales, las reservas de divisas adecuadas y ser una de las economías de más rápido crecimiento en la región deberían brindar apoyo a la moneda. La rápida venta masiva en el Chelín en el primer semestre de 2015 llevó a que la moneda también se encuentre en niveles muy baratos, lo que podría proporcionar una propuesta atractiva para los inversores. En nuestra opinión, estos factores deberían permitir al Banco de Tanzania asegurar una mayor estabilización del Chelín en torno a los niveles actuales en este nuevo año.



Imprimir