El temor al virus golpea los mercados mundiales mientras la volatilidad regresa al comercio de divisas
El creciente miedo a la epidemia y el efecto que las medidas de contención puedan tener sobre la economía mundial ha hecho que los mercados bursátiles de todo el mundo hayan registrado bruscas caídas en la que ha sido la peor semana de ventas desde la crisis de 2008.
L
a huida generalizada hacia la seguridad ha impactado principalmente en los mercados emergentes, cuyas divisas se vendieron con fuerza frente a la mayoría de las monedas del G10. Una curiosa excepción ha sido el yuan, que subió amparado por la confianza de que China ha logrado contener la epidemia. El euro ha tenido una semana fuerte, lo que parece respaldar nuestra perspectiva de que su reciente caída se debió al establecimiento de operaciones de 'carry trade' que ahora se están disolviendo a toda prisa.

Tres factores moverán los mercados de divisas esta semana. Primero, las noticias sobre la expansión del virus y cualquier progreso en su contención; segundo, los datos económicos que señalen la magnitud de la contracción de la actividad económica (en este punto, los índices PMI de la actividad económica china publicados el fin de semana fueron nefastos, desvelando el ritmo de contracción más rápido de la historia); y tercero, las publicaciones de los bancos centrales sobre la flexibilización monetaria y crediticia que los mercados pueden esperar como respuesta a la crisis. Mientras tanto, esperamos mucha volatilidad en los mercados.

GBP


Dos hechos afectaron la semana pasada a la libra esterlina. Y es que, además de la huida general del riesgo causada por el miedo a la pandemia, el gobierno de Johnson no ha suavizado su discurso sobre su voluntad de alejarse sin un acuerdo. La publicación del presupuesto de marzo será otro factor de volatilidad para la libra esta semana. Es muy posible, especialmente en el entorno actual, que haya un cambio en la normativa fiscal que permita un mayor estímulo, por lo que no nos sorprendería ver durante esta semana una recuperación de la libra.

EUR


La semana pasada el euro tuvo un rendimiento impresionante, terminando muy alto frente a sus principales pares (con la excepción del yen). Como hemos indicado anteriormente, este repunte respalda la teoría de que su caída en febrero a mínimos interanuales se debió más a técnicas de dinamización del mercado -particularmente por el uso del euro como moneda de financiación para operaciones de ‘carry-trade’-, que a un deterioro del mismo. Estas operaciones, que se están llevando a cabo en mitad del pánico, están impulsando la moneda común. Es poco probable que esta tendencia cambie por ahora, por lo que el euro debería tener esta semana un desempeño acorde a los activos de riesgo. La siguiente cita clave será el 12 de marzo, cuando el BCE se reunirá y dará a conocer su posición frente a la crisis del coronavirus.

USD


Los datos publicados la semana pasada en EE.UU. pasada fueron fuertes, aunque dado que eran secundarios no tuvieron especial atención en los mercados. Como respuesta a la crisis, los futuros de los tipos de interés se están cotizando a casi cuatro recortes completos del 0,25% (incluyendo uno en cada una de las dos próximas reuniones de la Reserva Federal). Estaremos atentos a cualquier comunicación de la Reserva Federal que confirme o descarte esta perspectiva. La publicación de los datos del ISM (Institute for Supply Management) hoy (sobre manufactura) y el miércoles (sobre servicios) quizás muestren por primera vez el impacto del coronavirus en la interrupción de la cadena de suministro. Sin embargo, el informe de nóminas de febrero de EE.UU., que saldrá el viernes y donde probablemente no se refleje, quizás sea pasado por alto por el mercado.
Imprimir