SEK: La venta masiva de la Corona sueca en los últimos meses ha sido excesiva
La Corona sueca (SEK) se ha mantenido en niveles muy débiles frente al Euro en este 2019 y aún no ha iniciado el rally que creíamos que experimentaría.
L
os débiles datos macroeconómicos internos y el retraso en las esperadas alzas de tipos de interés del Riksbank han afectado fuertemente a la moneda este año. La Corona cayó a su nivel más bajo en diecisiete años en mayo. Si bien se produjo una modesta recuperación en los tres meses previos a agosto, la moneda ha vuelto a caer en medio de las preocupaciones comerciales actuales y las noticias de que la economía sueca tuvo uno de sus peores resultados en los últimos años en el segundo trimestre. Esto lleva a que la Corona haya sido la moneda con peor desempeño del G10 en este 2019.

El Banco Central de Suecia, el Riksbank, anunció un esperado aumento de tipos de interés en diciembre de 2018, el primero en siete años. Los tipos aumentaron, algo inesperado, en 25 puntos básicos a -0,25%, aunque esto solo proporcionó asistencia muy temporal a la moneda. Los comentarios del banco central desde entonces han sido moderados, particularmente en medio de la explosión en las relaciones comerciales entre Estados Unidos y China. El Riksbank sugirió en diciembre que se justificarían alzas adicionales en la segunda mitad del año, aunque es poco probable que esto ocurra hasta el próximo año como muy pronto.

Un golpe importante a los planes del banco central para elevar los tipos de interés se produjo en forma de una contracción inesperada del PIB en el segundo trimestre del año. La economía de Suecia se contrajo un 0,1% respecto al trimestre anterior, la segunda vez que esto ocurre en seis años. Sobre una base anual, la economía solo creció un 1,4%, lo que también fue su peor desempeño desde 2013. Las exportaciones netas fueron más débiles de lo previsto, con una disminución de la inversión que también pesó sobre el crecimiento. Las primeras señales para el tercer trimestre han sido mixtas, aunque un repunte en el PMI servicios que lo devuelva al territorio expansivo es alentador.

Incluso después de la reciente disminución en el valor del SEK, la principal medida de inflación de Suecia ha comenzado a perder fuerza nuevamente. La medida CPIF, que elimina el efecto de los cambios en las tasas hipotecarias, ha caído por debajo del objetivo del banco central, disminuyendo al 1,3% en agosto. De manera similar a la zona euro, el nivel de inflación subyacente ha seguido atascado muy por debajo del objetivo, llegando solo a 1,6%. Esto proporciona al Riksbank un incentivo limitado para acelerar su ciclo de subidas de tipos de interés. Dicho esto, el jefe del banco central, Stefan Ingves, declaró que había aumentado la confianza de que la inflación se establezca cerca del objetivo y que la necesidad de una política monetaria altamente expansiva había “disminuido ligeramente”.

Dado que es probable que el endurecimiento de las políticas del Riksbank siga llegando antes que el Banco Central Europeo, seguimos creyendo que la venta masiva del SEK en los últimos meses ha sido excesiva y que ha dejado a la moneda en niveles bastante infravalorados.

Por lo tanto, mantenemos nuestras previsiones de una apreciación de la Corona frente al Euro en 2019. Sin embargo, el reciente empeoramiento del sentimiento hacia la moneda significa que no tenemos más remedio que retrasar nuestro calendario para la apreciación del SEK.
Imprimir