SEK: Anticipamos una apreciación de la Corona sueca frente al Euro en 2019
La Corona sueca (SEK) se ha mantenido en niveles muy débiles frente al Euro en lo que va de 2019 y todavía no ha iniciado el rally que creíamos.
El SEK se depreció hasta su posición más débil en más de seis meses en marzo, impulsado por los datos macroeconómicos internos que han empujado las expectativas de una mayor restricción de la política del Riksbank en el futuro. Esto ha llevado a que la Corona haya sido, con diferencia, la moneda con peor desempeño del G10 hasta ahora.

El banco central de Suecia, el Riksbank, anunció la tan esperada subida de los tipos de interés en diciembre de 2018, la primera en siete años. Los tipos se elevaron, de forma algo inesperada, en 25 puntos básicos hasta el -0,25% aunque esto solo proporcionó asistencia temporal a la moneda. Los comentarios del banco central desde entonces han estado en el lado moderado, sugiriendo que la próxima subida podría estar lejos. El Riksbank dijo en ese momento que “la necesidad de una política monetaria altamente expansiva ha disminuido ligeramente” y que cualquier aumento futuro de tipos probablemente no se produzca hasta la segunda mitad de 2019.

Incluso tras la reciente disminución en el valor del SEK, la principal medida de la inflación de Suecia ha comenzado a perder fuerza nuevamente. La medida de CPIF, que elimina el efecto de los cambios en los tipos hipotecarios, no cumplió con las expectativas en cuatro de los seis meses anteriores, disminuyendo por debajo del objetivo del 1,8% en marzo. Al igual que en la zona euro, el nivel de inflación subyacente ha seguido manteniéndose estancado por debajo del objetivo, alcanzando solo el 1,5%. Esto proporciona al Riksbank un incentivo limitado para acelerar su ciclo de aumento de tipos de interés. Dicho esto, el jefe del banco central, Stefan Ingves, dijo que había aumentado la confianza en que la inflación se estableciera cerca del objetivo y que la necesidad de una política monetaria altamente expansiva había “disminuido ligeramente”.

Una economía global ampliamente más débil también proporciona un incentivo adicional para que el Riksbank sea cauteloso respecto a su próxima subida. La economía de Suecia, en realidad, se ha expandido a un ritmo bastante sólido en los últimos tiempos. Los altos niveles de gasto público y el sólido desempeño de las exportaciones permitieron que el crecimiento aumentara a 2,4% año con año en el cuarto trimestre de 2018. Dicho esto, las señales para el primer trimestre no son particularmente alentadoras, tanto para los servicios como para los PMI manufactureros que están disminuyendo en los últimos meses. Este último ha disminuido de manera particularmente acusada en el último año, disminuyendo a un mínimo de tres años, 51,9 a principios de 2019. Aunque aún se encuentra en territorio de expansión en marzo, en 51,8.

Dado que es probable que el ajuste de la política del Riksbank se produzca antes que el del Banco Central Europeo, seguimos creyendo que la venta masiva del SEK en los últimos meses ha sido excesiva y que dejó a la moneda en niveles bastante infravalorados.

Por lo tanto, mantenemos nuestras previsiones de una apreciación de la Corona frente al Euro en 2019. Sin embargo, el reciente empeoramiento del sentimiento hacia la moneda nos lleva a revisar nuestras previsiones a corto plazo para el EUR/ SEK.
Imprimir