PEN: Veremos un USD/PEN relativamente estable en torno a 3,30 frente al Dólar estadounidense.
El Nuevo Sol Peruano (PEN) ha evolucionado en línea con nuestras expectativas en los últimos meses, operando dentro de una banda relativamente estrecha y manteniéndose firme frente a un Dólar estadounidense más fuerte.
La moneda perdió terreno en la segunda mitad de 2018 en medio de la generalizada reducción del riesgo en los mercados financieros globales, aunque, desde entonces, ha recuperado gran parte de sus pérdidas y, actualmente, está en torno a nuestro pronóstico a largo plazo de 3,30 frente al USD. El Nuevo Sol ha sido el menos volátil y una de las monedas con mejor desempeño de América Latina en los últimos doce meses. Esto se debe, en parte, a la intervención del banco central para limitar las fluctuaciones monetarias.

La venta masiva del Nuevo Sol en la segunda mitad del año pasado también se debió, en parte, a la disminución de los precios mundiales del cobre, al que la economía peruana históricamente ha estado fuertemente vinculada. Las preocupaciones sobre una desaceleración económica en China y los temores en torno a una escalada en el conflicto comercial entre Estados Unidos y China hicieron que los precios del cobre en la Bolsa de Metales de Londres (LME) cayeran a mediados de 2018 desde los más de 7000 dólares por tonelada a menos de 6000 dólares. El cobre es el mayor producto exportado de Perú, y representa más de una cuarta parte de los ingresos totales de exportación.

La gran contribución del producto a la producción económica general de Perú garantiza que el PEN, normalmente, siga un camino similar al del precio del producto. Esta tendencia parece haberse restablecido hasta la fecha en 2019 tras un período de disociación temporal en la parte final de 2018.

Para aliviar aún más la presión al alza sobre la moneda y apoyar la economía doméstica, el Banco Central de la Reserva de Perú se embarcó en una serie de recortes de tipos de interés en 2017 y principios de 2018. Los tipos se redujeron en un total de 150 puntos básicos durante ese tiempo, lo que ayudó a elevar el crecimiento y la inflación en Perú en los últimos trimestres. La economía peruana se expandió un impresionante 4,8% interanual en el cuarto trimestre de 2018, duplicando el ritmo de crecimiento del trimestre anterior. Esto se debió, en gran parte, a la fuerte demanda interna y externa, mientras que la inversión fija también se disparó a un 5,8% año a año. El consumo interno se ha sustentado en el aumento de los salarios y los bajos tipos de interés.

Con la economía creciendo a un ritmo decente y la inflación, ahora, volviendo a subir, creemos que tipos más altos por parte del banco central ahora parecen probables en las próximas reuniones. La inflación general ha aumentado gradualmente en los últimos doce meses, en parte, gracias al repunte de los precios mundiales del petróleo. Los precios al consumidor crecieron un 2,6% interanual en abril, su ritmo más rápido desde septiembre de 2017. Creemos que la inflación en el límite superior del rango objetivo del 1-3% podría alentar al banco central a aumentar los tipos en, al menos, un par de ocasiones en 2019, con la primera subida en la reunión de junio o julio.

Tras las recientes compras de moneda extranjera destinadas a evitar una apreciación del PEN, el banco central también ha acumulado una gran cantidad de reservas de divisas. En términos relativos, las reservas han vuelto a aumentar tras una disminución en las importaciones y, ahora, están de nuevo en un nivel muy saludable en torno a veinte meses de cobertura de importaciones. Esto debería proporcionar un montón de munición para proteger la moneda, si el sentimiento hacia el Nuevo Sol da otro giro para peor. El saldo de cuenta corriente de Perú también mejoró en el último año, con un déficit que se redujo a solo 0,4% del PIB en el cuarto trimestre de 2018, su nivel más bajo en dos años. Una combinación de entrada de emigrantes e inversión extranjera directa deberían ser suficientes para cubrir este déficit.

El Nuevo Sol ha evolucionado ampliamente en línea con nuestras previsiones en los últimos doce meses. Creemos que la combinación de una aceleración en el crecimiento económico, los precios estables del cobre y la posibilidad de tipos más altos en una próxima reunión del Banco Central de la Reserva de Perú deben respaldar a la moneda peruana. Creemos que esto debería permitir al banco central mantener un USD/PEN relativamente estable en torno a nuestro pronóstico a largo plazo de 3,30 frente al Dólar estadounidense.
Imprimir