El optimista estado de ánimo en los mercados golpea al dólar
La semana pasada invirtió, en gran medida, los movimientos de divisas de la semana anterior.
L
os inversores adquirieron activos de riesgo en todo el mundo, incluidas las monedas de mercados emergentes. Las monedas escandinavas y antípodas lideraron el camino en el G10, mientras que la libra tuvo otro buen desempeño tras los enormes contratiempos que ha tenido Boris Johnson en su esfuerzo por sacar a Reino Unido de la Unión Europea independientemente del Parlamento. Además del dólar estadounidense, el yen japonés y el franco suizo tuvieron un rendimiento inferior en medio de este estado general de búsqueda de riesgo.

Todos los ojos están puestos en la reunión del BCE de septiembre que tendrá lugar el jueves. Los mercados esperan cambios en la política monetaria pero existe un amplio desacuerdo sobre cuáles serán, el posible reinicio del programa QE se encuentra entre las opciones. Los mercados también vigilarán de cerca los movimientos parlamentarios en torno al Brexit.

EUR



Las expectativas sobre las medidas de la reunión del BCE de septiembre que se celebrará este jueves son extremadamente altas. El mercado está dividido, al 50%, entre los que esperan una reducción de 10 puntos básicos y aquellos que esperan un recorte de 20 puntos básicos en el “repo rate” (tipo de refinanciación de los bancos); un reinicio del programa de compra de activos, un ajuste a la baja de las previsiones y una serie de medidas de mitigación para proteger a los bancos de los efectos de llevar los tipos más lejos en el terreno negativo. Creemos que puede haber decepciones en una o más de estas áreas. Si ése fuera el caso, podemos esperar un fuerte repunte en la moneda común el jueves. En cualquier caso, ésta debería ser, para el euro, una de las semanas más interesantes en meses.

USD



Las noticias de Estados Unidos fueron limitadas durante la semana pasada, la cual se vio reducida por el día festivo, y se resumirían en el anuncio de que se reanudarán las conversaciones comerciales entre EE.UU y China. Los datos económicos continúan sorprendiendo al alza. Sin embargo, hasta la reunión de la Reserva Federal, la próxima semana, esperamos que los mercados de divisas se centren en los eventos de la Eurozona y Reino Unido. Los datos de inflación del jueves serán las últimas cifras clave antes de la reunión de la Reserva Federal, por lo que esperamos que esta publicación tenga un extraordinario impacto en los mercados de divisas.

GBP



El foco para la libra se mantiene, obsesivamente, en los avances en torno al Brexit. La semana pasada hubo un riesgo, materialmente menor, de que Reino Unido se fuera de la UE sin un acuerdo, algo que ahora se valora en, aproximadamente, un 25% de posibilidades en el mercado. Las deserciones de parlamentarios del partido conservador no solo frustraron los planes de Boris Johnson, sino que amenazaron con destrozar al mismo partido. Curiosamente, los mercados financieros parecieron alegrarse por esto, lo que hizo que la libra subiera bruscamente por segunda semana consecutiva. Por otro lado, vimos los primeros signos de que la incertidumbre está comenzando a hacer mella en la actividad ya que el índice PMI de servicios se acercó mucho al nivel de 50.

Nuestra previsión de que el estancamiento del Brexit no puede resolverse sin unas elecciones generales se está acercando a la realidad. El único obstáculo que queda es la negativa de Borish Johnson a garantizar que no habrá un Brexit sin acuerdo mientras se realiza la consulta. Esperamos que este obstáculo se supere en las próximas dos semanas, algo que puede servir de catalizador para un rally de la libra dado sus bajos niveles.
Imprimir