NOK: Vemos ganancias para la Corona noruega frente al Dólar estadounidense y al Euro
Como habíamos anticipado en nuestro último análisis del G10 en enero, la Corona noruega (NOK) se ha recuperado con fuerza frente al Euro en los últimos meses.
El NOK se hundió a un mínimo de una década frente a la moneda común a finales del año pasado, con una brusca caída en los precios mundiales del petróleo que causó que la Corona se vendiera de forma masiva. Sin embargo, una recuperación en los precios del petróleo, al que la Corona está muy estrechamente vinculada, ha ayudado a que la moneda alcance su posición más fuerte en cinco meses. Esto ha llevado a la recuperación del NOK en más de un 3% desde principios de año.

Los precios mundiales del petróleo crudo cayeron fuertemente en la última parte del año pasado, en gran parte, debido a las preocupaciones sobre el aumento de la producción de petróleo. El producto perdió más del 40% de su valor en poco más de dos meses antes de finales de diciembre. Esto dañó el sentimiento hacia la Corona, dado que el petróleo representa alrededor de dos tercios de los ingresos totales de exportación de Noruega. Los precios del petróleo crudo han comenzado su tendencia al alza desde principios de año en medio de los continuos recortes en el suministro de la OPEP, aumentando, de nuevo, el precio por encima de los 70 dólares por barril por primera vez desde principios de noviembre.

La Corona había experimentado una divergencia con los precios mundiales de petróleo a finales de 2017, aunque esta tendencia parece haberse restablecido. Creemos que una continuación de la recuperación de los precios del petróleo en los próximos meses debería proporcionar un apoyo decente para la moneda noruega.

La Corona noruega también ha estado apoyada por un tipo de interés más alto del Banco Central de Noruega, el Norges Bank, que elevó los tipos en otros 25 puntos básicos, hasta el 1,0%, en su reunión de política monetaria de marzo, tras su aumento anterior en septiembre de 2018. Según el gobernador Oeystein Olsen, la “evaluación actual de la perspectiva y el balance de riesgos sugiere que la tasa probablemente aumentará aún más en el transcurso del próximo semestre”. También indicó que la próxima subida ahora es más probable que no se lleve a cabo en la reunión de junio del banco. Esto garantiza que el Norges Bank sea uno de los muy pocos bancos centrales importantes que actualmente participan en un ciclo de ajuste monetario, con casi todos los demás bancos centrales del G10 que adoptando una política estable o más flexible.

La necesidad de alzas en Noruega se debe a un conjunto de cifras de crecimiento e inflación, las cuales han sentido los efectos del aumento del 40% en los precios del petróleo desde principios de año. La inflación general pasó la totalidad del segundo semestre de 2018 por encima de la marca del 3% y, a pesar de haber retrocedido a 2,9% en marzo, se mantiene cómodamente por encima del objetivo de inflación del 2% del Norges Bank. La economía de Noruega también ha continuado creciendo a un ritmo decente, con una expansión de 0,5% intertrimestral en los últimos tres meses del año. El PMI manufacturero del país se ha mantenido muy por encima del nivel de expansión, lo que es un buen augurio para las cifras de crecimiento del próximo trimestre. El índice permaneció sólidamente en territorio expansivo en todos los meses, excepto uno, el año pasado, llegando a un nivel muy saludable de 56,8 en marzo.

Con el Norges Bank, uno de los muy pocos bancos centrales importantes que probablemente aumentará los tipos de interés este año, y con los precios del petróleo apuntando a recuperarse, creemos que la Corona noruega será una de las monedas del G10 que mejor desempeño tendrá este año. Por lo tanto, continuamos pronosticando ganancias para el NOK frente al Dólar estadounidense y al Euro en 2019.
Imprimir