NOK: La Corona noruega será una de las mejores del G10 este año
Los precios relativamente bajos del petróleo y la huida global hacia la seguridad inducida por la guerra comercial entre EE.UU. y China ha golpeado fuertemente a la Corona noruega (NOK) desde finales de julio.
L
a Corona fue una de las monedas con mejor desempeño del G10 hasta mediados de julio aunque desde entonces ha perdido más del 3% de su valor frente al Euro. Esto provocó que la moneda llegase a nuevos mínimos en agosto desde la crisis financiera.

Los precios mundiales del crudo cayeron bruscamente a finales de 2018, en gran parte debido a las preocupaciones sobre el aumento de la producción de petróleo. El producto perdió más del 40% de su valor en poco más de dos meses hasta finales de diciembre. Esto dañó el sentimiento hacia la Corona dado que el petróleo representa alrededor de dos tercios de los ingresos totales de exportación de Noruega. Sin embargo, los precios del petróleo han tenido una tendencia al alza desde entonces, en primer lugar, por los continuos recortes de suministro de la OPEP y, en segundo lugar, por el ataque a las instalaciones petroleras en Arabia Saudita producidos en septiembre. La Corona había experimentado una divergencia con los precios mundiales del petróleo a finales de 2017, aunque esta tendencia parece haberse restablecido. Creemos que la recuperación del petróleo en los próximos meses debería proporcionar un apoyo decente para la moneda noruega.

La Corona noruega también ha sido respaldada por un tipo de interés más alto por parte del Banco Central de Noruega, Norges Bank, en el último año más o menos. El Norges Bank elevó los tipos en otros 25 puntos básicos hasta el 1,5% en su reunión de política monetaria de septiembre, tras su anterior aumento en junio, en línea con las expectativas. Noruega es el único banco central del G10 que ha avanzado con las alzas de tipos este año, sin inmutarse por la creciente incertidumbre creada por las preocupaciones comerciales entre EE.UU y China. Sin embargo, sí indicó que más subidas de tipos eran, ahora, menos probables en medio de una desaceleración económica mundial.

La justificación del Norges Bank para tipos más altos a principios de año fue un conjunto generalmente robusto de cifras de crecimiento e inflación, ambos respaldados por los precios del petróleo más altos. Sin embargo, los datos económicos recientes han empeorado en los últimos meses. La inflación general pasó la mayor parte de la segunda mitad de 2018 por encima de la marca del 3%, aunque, desde entonces, ha caído bastante y ahora está nuevamente por debajo del objetivo del 2%, en 1,6%. La inflación subyacente, al menos, se ha mantenido firme y permanece por encima del nivel objetivo del Norges Bank.

El crecimiento se ha desacelerado anualmente y la economía se contrajo un 0,7% interanual en segundo trimestre, aunque el crecimiento trimestral se mantuvo en un 0,3%, mucho más saludable. Salvo una disminución en julio, el PMI manufacturero se ha mantenido por encima del nivel de 50 que denota expansión en cada mes durante más de un año, lo que es un buen augurio para el crecimiento general.

Con el Norges Bank como uno de los pocos bancos centrales más importantes que probablemente aumente los tipos de interés este año, y con la previsión de recuperación de los precios del petróleo, creemos que la Corona noruega será una de las mejores del G10 este año. Por lo tanto, continuamos pronosticando ganancias para el NOK frente al Dólar estadounidense y al Euro en 2019.
Imprimir