NOK: La Corona noruega será una de las monedas del G10 con mejor desempeño
Hasta los últimos dos meses del año, la Corona noruega (NOK) había sido una de las monedas con mejor desempeño del G10 en 2018, impulsada por las expectativas de mayores tipos de interés en Noruega y una mejora en los datos macroeconómicos.
Sin embargo, el NOK se vendió masivamente en diciembre. La moneda perdió más del 4% de su valor el mes pasado, cayendo a su nivel más bajo en una década frente al Euro ya que los precios globales del petróleo contagiaron su fuerte movimiento a la baja. Desde entonces, la recuperación de los precios del petróleo, a la que está estrechamente vinculada la Corona, y el hecho de que la venta pudo haber sido exagerada, ha permitido a la moneda recuperar gran parte de estas pérdidas.

Los precios globales del crudo cayeron fuertemente en la última parte del año pasado. El producto perdió más del 40% de su valor en poco más de dos meses hasta finales de diciembre, lo que empeoró el sentimiento hacia la Corona, ya que el petróleo representa alrededor de dos tercios de los ingresos totales de exportación de Noruega. Los precios del petróleo crudo Brent habían estado en una tendencia al alza constante desde junio de 2017, subiendo alrededor de 75 dólares por barril en octubre.

Sin embargo, las preocupaciones sobre el aumento de la producción de petróleo y la menor demanda global hicieron que los precios del mismo cayeran a un mínimo de un año y medio a finales del año pasado. La Corona ha experimentado algo de divergencia con los precios mundiales del petróleo en la primera mitad del año, aunque esta tendencia parece haberse retomado. Creemos que una recuperación continua del petróleo en los próximos meses debería proporcionar un apoyo sólido para la moneda noruega.

La Corona fue bien apoyada durante gran parte de 2018 por las crecientes expectativas de mayores tipos de interés en Noruega. El banco central de Noruega, el Norges Bank, elevó los tipos por primera vez en siete años en septiembre, elevando su tipo principal con un voto unánime en 25 puntos básicos hasta el 0,75%, en línea con las expectativas. El gobernador del Norges Bank, Oeystein Olsen, declaró, en ese momento, que el banco estaba “casi seguro” de volver a subir los tipos antes del final del primer trimestre de 2019, aunque los responsables de política monetaria mencionaron riesgos a la baja del extranjero como la incertidumbre del comercio mundial. Olsen reiteró, en diciembre, los planes del banco para elevar los tipos nuevamente en marzo de 2019 y es probable que haya aumentos “graduales” adicionales en los próximos años.

La necesidad de tipos más altos en Noruega se debe a un repunte en los datos económicos internos, que incluye tanto una mayor inflación como un crecimiento más fuerte. La inflación general saltó por encima del 3% en toda la segunda mitad del año pasado. La inflación se mantuvo sin cambios en 3,5% en diciembre, su nivel más alto desde finales de 2016. Esto está, ahora, cómodamente por encima del objetivo de inflación del 2% del Norges Bank, lo que podría llevar a un ritmo de alzas ligeramente más agresivo de lo que el mercado está valorando actualmente.

La economía de Noruega también ha seguido creciendo a un ritmo decente, con una expansión intertrimestral que se incrementó a 0,6% en los tres meses anteriores a septiembre, aunque esto estuvo ligeramente por debajo de la proyección del banco central. Un sólido desempeño en el PMI manufacturero del país es un buen augurio para las próximas cifras de crecimiento del cuarto trimestre. El índice se mantuvo, sólidamente, en territorio expansivo en todos los meses, salvo uno el año pasado, llegando a un nivel muy saludable de 55,9 en diciembre. Sin embargo, el consumo interno sigue siendo un poco más bajo de lo esperado, lo que presenta un ligero riesgo a la baja para las perspectivas.

Incluso después de las cifras del PIB del tercer trimestre, ligeramente peores a las esperadas, el Norges Bank parece que va a subir los tipos de interés, nuevamente, en el primer trimestre de este año y luego en, al menos, una ocasión más antes de que termine el año. El ajuste a la baja del año pasado en el objetivo de inflación del banco también es un avance bastante significativo y podría acelerar el ritmo de alzas en 2019.

Como el Norges Bank es uno de los pocos bancos centrales principales que probablemente aumentará los tipos de interés este año y, como se prevé que los precios del petróleo repunten, creemos que la Corona noruega será una de las monedas del G10 que mejor desempeño tenga este año. Por lo tanto, continuamos pronosticando ganancias para el NOK frente al Dólar estadounidense y al Euro en 2019.
Imprimir