HUF: El Florín debería continuar apreciación gradual frente al Euro durante 2019
Tras una fuerte depreciación en el primer semestre de 2018 relacionada, en gran parte, con un empeoramiento del sentimiento hacia las monedas de mercados emergentes en general, el Florín húngaro (HUF) se recuperó y se acercó a nuestro pronóstico a largo plazo. La reciente fortaleza del HUF en los últimos meses se produjo después de que el mercado comenzó a aumentar las expectativas de un alza en los tipos de interés del Banco Nacional de Hungría.
Como se mencionó anteriormente, la moneda húngara no tuvo un buen desempeño en la primera mitad del año pasado, aunque esto no refleja necesariamente un deterioro de la situación económica interna. La economía de Hungría, en realidad, sigue siendo una de las más fuertes y de mayor crecimiento en la región. Ayudado por un mercado laboral muy ajustado, caracterizado por un crecimiento salarial de dos dígitos, el crecimiento económico se aceleró hasta un 4,9% en 2018. Al igual que en otras economías de la región, se espera que la de Hungría se ralentice en 2019, arrastrada por una demanda externa potencialmente más débil. Sin embargo, la robusta demanda interna debería ayudar a que la desaceleración se produzca de una manera gradual y creemos que el crecimiento, de más del 3% año a año, sigue siendo alcanzable.

El aumento de la actividad económica junto con un mercado laboral ajustado han contribuido a acelerar el crecimiento de los precios. La inflación en Hungría se ha situado la mayor parte del año pasado dentro del rango objetivo del banco central de 3% +/- 1%. Más importante aún, la inflación subyacente se aceleró en la segunda mitad del año, alcanzando un 3,2%, su nivel más alto desde 2014. Considerando la situación en el mercado laboral, se espera que la inflación subyacente se mantenga cerca de los niveles actuales.

Desde mayo de 2016, el Banco Central de Hungría ha mantenido los tipos de interés estables, en un 0,9%, y se ha mostrado bastante reacio a ajustar la política. Este ha sido un desarrollo bastante sorprendente teniendo en cuenta el entorno de inflación y el alto objetivo de esta medida en relación con los pares regionales de Hungría. Esta resistencia a aumentar los tipos ha sido uno de los principales obstáculos para el Florín húngaro.

Sin embargo, los responsables de política monetaria han adoptado un tono de comunicación generalmente más agresivo en las recientes reuniones, con el Gobernador del banco central, Gyorgy Matolcsyn, declarando, en febrero, que el banco estaba entrando en una “fase de normalización”. Los mercados financieros ahora están cotizando alrededor de tres incrementos de 25 puntos básicos por parte del banco central en 2019, lo que llevaría la tasa de referencia principal al 1,65%. Si bien tipos más altos en Hungría ya están, en gran parte, descontados, el proceso de normalización de la política debería ser positivo para el HUF, particularmente, si el entorno de inflación permite un ritmo de aumentos más rápido de lo esperado.

Somos bastante optimistas respecto a las perspectivas de las monedas de mercados emergentes en general, en particular, las que tienen sólidos fundamentos macroeconómicos. La sólida economía de Hungría y los esperados aumentos de tipos de interés por parte del banco central deberían, en nuestra opinión, permitir que el Florín continúe su camino gradual de apreciación frente al Euro durante el resto de 2019.
Imprimir