GBP: Vemos una apreciación a largo plazo de la Libra frente al Dólar y al Euro
La Libra ha continuado impulsada, casi por completo, por los acontecimientos relacionados con el Brexit en los últimos meses.
La incertidumbre sobre la futura relación de Reino Unido con la Unión Europea y los temores sobre un “no acuerdo” de Brexit pesaron mucho en la Libra durante 2018, arrastrando a la moneda un 10% más abajo que el Dólar solo en los últimos nueve meses y enviándola, en diciembre, a su posición más débil desde abril de 2017. La moneda también ha sufrido en términos ponderados por el comercio, particularmente después de que Theresa May pospuso la votación en diciembre.

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, pudo llegar a un acuerdo con la Unión Europea sobre el Brexit a finales de noviembre, aunque suspendió la votación de diciembre alegando que “sería rechazada por un margen significativo”: En cambio, buscó garantías legales sobre Irlanda del norte como la confirmación de que Reino Unido no permanecería dentro de la unión aduanera por un período indefinido.

Sin embargo, las garantías que recibió resultaron bastante inútiles después de que el acuerdo de Brexit de May fuera rechazado, estrepitosamente, en la votación reprogramada a mediados de enero, por 432 votos frente a 202, la mayor derrota en la historia del gobierno de Reino Unido. Mientras que la derrota May era ampliamente esperada, la magnitud de la misma sobrepasó casi cualquier expectativa. En realidad, la Libra se recuperó tras la noticia, lo cual, creemos, puede ser positivo para la moneda en el corto plazo. Actualmente, hay muy pocas posibilidades de que un acuerdo pueda llegar a ser aceptado por el Parlamento a tiempo para la fecha de salida de la UE fijada para el 29 de marzo. Con el liderazgo Tory, los líderes de la UE y el partido laborista, todos, en contra de un escenario de Brexit sin acuerdo, creemos que es muy probable que se prorroge, por lo menos, tres meses el Artículo 50. Una prórroga no sólo permitiría más tiempo para que Reino Unido y la UE traten un acuerdo más amistoso, sino que también aumentaría la posibilidad de un segundo referéndum, el llamado “voto popular”.


Con el plan de Brexit de Theresa May rechazado, creemos que hay tres escenarios posibles. A continuación describimos esos escenarios, la probabilidad que asignamos a cada uno y nuestras proyecciones para la reacción inmediata en el par GBP/USD:

- Theresa May pide ampliar el Articulo 50 (lo que requiere el consentimiento de los 27 miembros de la UE). Esto otorgaría tiempo adicional para renegociar y alcanzar una solución más amistosa que mantenga vivas las esperanzas de que Reino Unido abandone la UE con un acuerdo en algún momento de 2019.

Probabilidad*: 60% Reacción GBP/USD: 1.30

- Reino Unido abandona la UE el 29 de marzo ( o en una fecha posterior) sin un acuerdo vigente. Las posibilidades de que esto ocurra han disminuido después de que el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas afirmara que Reino Unido podría revocar unilateralmente el Artículo 50. May y la UE desean evitar esta situación. Creemos que la reacción sería una venta de la Libra cercana al 10%.

Probabilidad: 15% Reacción GBP/USD: 1.18

- Se llama a un segundo referéndum (voto popular). Otro referendum sería una buena noticia para la Libra ya que presenta alrededor de una probabilidad del 50/50 de que Reino Unido permanezca en la UE después de todo. Esto requeriría una renuncia de May o unas elecciones generales. Alrededor del 70% de los miembros del partido laborista han expresado su deseo de un referendum, aunque la postura oficial de Jeremy Corbyn no está clara.

Probabilidad: 25% Reacción GBP/USD: 1.36

Con la incertidumbre sobre el Brexit como telón de fondo, la economía de Reino Unido ha tenido un desarrollo bajo en los últimos meses. Tras un alentador tercer trimestre, los últimos índices PMI de actividad empresarial se han reducido drásticamente. El PMI compuesto disminuyó a solo 50,8 en noviembre. Esto se acerca al nivel de 50 que denota un crecimiento plano y es el nivel más bajo en la medida desde julio de 2016. El Banco de Inglaterra ha rebajado recientemente sus pronósticos de crecimiento como resultado de los recientes datos y ha afirmado, a finales de diciembre, que la economía de Reino Unido, probablemente, habría crecido un 0,2% en el último trimestre de 2018.

En su última reunión, en diciembre, el Banco de Inglaterra votó, por unanimidad, mantener los tipos de interés sin cambios, en 0,75%, indicando que estaba esperando una mayor claridad sobre el Brexit antes de considerar el próximo movimiento. Los responsables políticos han reiterado que están listos para recortar o aumentar los tipos en caso de una salida desordenada y perjudicial de la Unión Europea. Si Reino Unido dejara la UE sin acuerdo, el potencial de mayores precios internos en medio de mayores aranceles y la desaceleración del crecimiento por la caída de la confianza empresarial y de los consumidores pondrían al Banco de Inglaterra en una posición muy difícil.

La inflación general se mantiene por encima del objetivo del 2% del BoE, aunque ha estado en una tendencia descendente en los últimos trece meses, cayendo a 2,1% en diciembre, su nivel más bajo desde enero de 2017. La inflación por encima del objetivo fue uno de los principales impulsores detrás de la necesidad de tipos de interés más altos cuando el Banco de Inglaterra subió los tipos en agosto. Esto podría animar a los responsables políticos a votar a favor de otra subida en 2019 si el crecimiento de los precios se mantiene obstinadamente por encima del objetivo aunque, por supuesto, esto depende en gran medida del Brexit. Vale la pena señalar que el mercado laboral de Reino Unido sigue teniendo un buen desempeño. El desempleo está alrededor de mínimos de 40 años, mientras que el crecimiento de los salarios está en su mejor tasa en casi una década. En el caso de un Brexit ordenado, vemos una posibilidad razonable de que el BoE pueda volver a subir los tipos en la segunda mitad de 2019.

El destino de la Libra se encuentra, casi en su totalidad, condicionado por el Brexit. Creemos que un Brexit sin acuerdo sería un escenario desastroso para la Libra y, el peor resultado posible, la llevaría a una venta masiva frente a todas las demás monedas. Por el contrario, la posibilidad de un segundo referéndum o la postergación o revocación del Artículo 50 serían factores positivos y conducirían a una fuerte recuperación de la moneda. Creemos que la realidad se encontrará en algún punto intermedio y esperamos una salida un tanto frustrada y retrasada de la Unión Europea más adelante en este 2019 para eliminar el importante riesgo a la baja que plantea el escenario sin acuerdo. Esto permitiría a la Libra recuperarse gradualmente de sus niveles, actualmente, infravalorados.

Por lo tanto, continuamos pronosticando una apreciación a largo plazo de la Libra frente al Dólar estadounidense y al Euro, lo que convertiría a la Libra en una de las mejores monedas del G10 de este año. Sin embargo, vale la pena reiterar que estamos en una situación altamente incierta e inexplorada en lo que respecta a Reino Unido y hacer predicciones precisas se vuelve cada vez más dificil.
Imprimir