El fin del cierre del gobierno de Trump ayudó poco al dólar
Trump, finalmente, cedió a la creciente presión ya que las consecuencias del histórico cierre del gobierno de 35 días comenzaron a extender el caos hasta el aeropuerto.
El presidente de EEUU anunció que “reabrirá” el gobierno, al menos, hasta el 15 de febrero. Paradójicamente, el dólar cayó bruscamente cuando los inversores huyeron de los refugios seguros favoreciendo así a las monedas con más riesgo.

En Frankfurt, Mario Draghi realizó otra evaluación moderada de la economía de la zona euro después de la última reunión del BCE, lo que hizo retroceder, aún más, las expectativas sobre el momento del primer aumento de tipos de interés desde 2011 por parte del banco. Mientras tanto, la libra se estrelló, nuevamente, hacia el nivel de 1,32 frente al dólar mientras continúa la esperanza de que Gran Bretaña evite un Brexit sin acuerdo.

La atención de esta semana, ahora, se centrará en la votación parlamentaria del martes sobre el “plan B” de Theresa May para el Brexit, la reunión del miércoles del FOMC y el informe de nóminas que se publicará el viernes en EEUU.

EUR



El euro tocó el jueves pasado su posición más débil frente al dólar desde mediados de diciembre, empujado a la baja por un BCE moderado y signos de una nueva caída en los datos económicos.

El PMI compuesto, el principal indicador de actividad en el bloque, se desaceleró a solo 50.7 en enero, su nivel más bajo en 66 meses. El presidente del BCE, Mario Draghi, declaró tras la reunión del jueves que los datos más recientes eran “más débiles de lo esperado”. Asimismo, también modificó la retórica de su declaración sobre las previsiones de crecimiento, las cuales, en su última declaración estaban “moviéndose a la baja” y actualmente “se encuentran a la baja”.

El tono cauteloso de las comunicaciones del BCE de la semana pasada refuerza nuestra opinión de que el primer aumento de tipos de interés desde 2011 en el bloque aún está muy lejos. Creemos que deberíamos ver un cambio significativo en los datos PMI y de inflación para mantener vivas las esperanzas de una subida en 2019.

GBP



La libra mostró otra actuación impresionante la semana pasada sumando más de un 2% ante el creciente optimismo de que se evitará un Brexit sin acuerdo. El apoyo entre los parlamentarios a la enmienda de Yvette Cooper que retrasaría el Artículo 50 hizo que la libra subiera considerablemente, al igual que las noticias de que el Partido Unionista Democrático podría estar listo para respaldar el acuerdo de May, siempre que se incluya un límite de tiempo para el respaldo de Irlanda del Norte.

Esta semana volverá a estar guiada por el Brexit, principalmente, por la votación parlamentaria del martes. La votación no será sobre el acuerdo de May en sí, sino sobre las enmiendas propuestas a su proyecto de ley. Creemos que un fuerte apoyo de los parlamentarios para un Brexit retrasado, un segundo referéndum o para descartar un “no acuerdo” provocaría un gran repunte en la libra.

USD



El dólar cayó tras el anuncio de Trump del viernes. Esto se debió, en gran parte, a un retorno del apetito por el riesgo de los inversores así como al temor de que la gran cantidad de datos económicos, cuya publicación se ha retrasado por el cierre del gobierno federal, muestren que la economía de EEUU se desaceleró a finales del año pasado.

Los próximos días serán importantes para el dólar, en particular, debido a la reunión de la Reserva Federal del miércoles y al informe de nóminas no agrícolas que conoceremos el viernes. Esperamos que la Fed mantenga sin cambios significativos su política así como su retórica. Por otro lado, se espera que el informe de nóminas del viernes, una de las pocas publicaciones importantes que no se han retrasado por el cierre, muestre un crecimiento salarial constante, por encima del 3%, y una sólida creación de empleos en torno a los 170.000.
Imprimir