EUR: Creemos que la tendencia para el EUR/USD este año es alcista
La tendencia a la baja observada en el Euro a principios de año se ha reiniciado desde finales de junio.
S
i bien las expectativas de recortes en los tipos de interés de la Reserva Federal han aumentado, el Banco Central Europeo también ha seguido mostrando un tono moderado, con el presidente Mario Draghi sugiriendo que se podría ver una política de flexibilización adicional en la zona euro en algún momento de 2019. Esto, combinado con una serie de datos económicos internos generalmente débiles, envió al EUR/USD nuevamente hacia el nivel de 1,10 a finales de julio. El par cotiza alrededor de un 2,5% más bajo en lo que va de año.

El presidente del BCE, Mario Draghi, sorprendió al mercado con la guardia baja durante su discurso del 17 de junio en Sintra, Portugal. Draghi afirmó que los riesgos a la baja “persistentes” estaban provocando la actuación política del BCE, alegando que “se requerirá un estímulo adicional” si las perspectivas de la economía de la zona del euro no mejoran. Este mensaje se reiteró en la reunión del banco en julio, en la que el banco dio su más clara indicación de que estaba dispuesto y capaz de facilitar la política tan pronto como en su reunión de septiembre.

Respecto a los futuros movimientos políticos, en la comparecencia del banco se señaló que “el Consejo de Gobierno espera que los tipos de interés del BCE se mantengan en sus niveles actuales o más bajos, al menos, durante la primera mitad de 2020”. La incorporación de la expresión “más bajo” en comparación con la declaración anterior en junio, marca un cambio significativo en la orientación a futuro que sugiere que el banco está listo para seguir el ejemplo de la Reserva Federal en su próxima reunión. Draghi también sugirió que, además de modificar los tipos de interés, la reintroducción de su programa de flexibilización cuantitativa podría estar en camino.

Asimismo, Mario Draghi mostró un tono moderado durante la rueda de prensa del banco, expresando una mayor preocupación por las perspectivas de la economía de la zona euro. Afirmó que todavía era necesario un estímulo significativo, aunque señaló que los datos recientes apuntaban a un “crecimiento algo más débil” en el segundo y tercer trimestre. Draghi también afirmó que las posibilidades de un repunte en la actividad ahora eran menores, destacando la reciente recesión en los datos manufactureros y los crecientes riesgos como el proteccionismo y la posibilidad de un Brexit duro.

Los comentarios de Draghi sugieren que el banco central está más preocupado por las incertidumbres comerciales mundiales de lo que el mercado había anticipado. El cambio hacia una postura más moderada ha ido acompañado de otro período de datos económicos generalmente más débiles de lo esperado en la zona euro. Hemos reiterado durante mucho tiempo que el BCE mantendrá una política acomodaticia siempre que la inflación de la Eurozona se mantenga por debajo del objetivo de “cercano pero inferior al 2%” del banco central”. La inflación llegó al 1,1% interanual en julio, su nivel más bajo desde finales de 2016. La medida crítica, la inflación subyacente, el principal dato económico que el banco central observa para decidir sobre la política monetaria, también se ha quedado muy por debajo del objetivo, llegando solo al 0,9%. Esta medida ha oscilado en torno a la marca del 1% cada mes durante los últimos cinco años y, hasta el momento, no ha mostrado signos de una tendencia alcista hacia el objetivo del banco. Un mercado laboral robusto debería comenzar a filtrarse hacia una inflación más alta, aunque esto ha tomado mucho más tiempo de lo que el banco central (y nosotros) anticipamos inicialmente.

La economía de la Eurozona también se desaceleró en el último año, lo que ayudó a aumentar la especulación de que los responsables del BCE considerarían adoptar una política aún más acomodaticia en los próximos meses. El crecimiento en el segundo trimestre del año fue de solo 0,2% TaT y 1,1% frente al año anterior, su ritmo más lento desde 2013.

El PMI compuesto ha aumentado desde los mínimos de cinco años en los que estaba a principios de año, impulsado por un repunte en los servicios. El índice manufacturero ha estado en una fuerte trayectoria descendente desde principios de 2018 y ahora ha estado durante seis meses por debajo del nivel de 50 que denota una contracción. La producción industrial también ha registrado un crecimiento positivo en solo dos ocasiones desde septiembre de 2018, aunque esta medida aumentó en un sólido 0,9% en mayo.

Creemos que la inclusión de la frase “niveles más bajos” respecto a los futuros tipos de interés en la declaración del BCE es significativa y allana el camino para un nuevo estímulo en la próxima reunión del banco central en septiembre, cuando se publicarán las proyecciones económicas actualizadas. Esto, creemos, incluirá una reducción de 10 puntos básicos y podría implicar una reanudación del programa de compra de activos del BCE. Tras el discurso moderado de Mario Draghi en julio, los mercados financieros, ahora, están dando una probabilidad implícita del 100% a un recorte de tipos de interés del BCE en septiembre, un fuerte aumento desde el 20% que se daba a mediados de mayo. Los responsables de política en la zona euro están claramente preocupados por la bajada de las perspectivas de crecimiento y el fracaso de la economía en la zona euro para generar presión inflacionaria.

A pesar de la mayor probabilidad de tipos bajos por parte del BCE, todavía creemos que la tendencia para el EUR/USD este año es alcista. Con tipos de interés en la zona euro en o por debajo de cero, la Reserva Federal tiene mucho más espacio para tipos más bajos que su homólogo europeo. Creemos que esto debería proporcionar suficiente apoyo para la moneda común durante el resto de 2019. Por lo tanto, mantenemos nuestras previsiones de una apreciación gradual del EUR/USD hacia el nivel de 1,18 para finales del próximo año. En este sentido, el hecho de que el Euro ahora se encuentre más alto que antes del “recorte agresivo” de la Reserva Federal y una serie de noticias económicas negativas en la zona euro es significativo.
Imprimir