EUR: Creemos en un EUR/USD mayoritariamente estable en torno a niveles de 1,15
El Euro se ha negociado, principalmente, en el estrecho rango de 1,135-1,145 frente al Dólar desde mediados de noviembre, aunque terminó terminar el año pasado considerablemente más abajo que donde lo inició. Una combinación de la amplia fortaleza del Dólar y las crecientes preocupaciones sobre el débil crecimiento de la Eurozona llevaron a que la moneda común perdiera más del 7% de su valor durante el 2018. A finales del año pasado, la moneda resultó especialmente vulnerable a la incertidumbre política en Italia y a los comentarios del BCE.
Los recientes comentarios del BCE continúan sugiriendo que la próxima subida de tipos de interés en el bloque sigue estando lejos. Los responsables políticos confirmaron, en la última reunión del Consejo de Gobierno en diciembre, que el banco central terminaría su programa de flexibilización cuantitativa a finales de 2018. Sin embargo, los pagos del principal de los activos vencidos serán reinvertidos durante “un período de tiempo extendido tras la fecha en la que se empiecen a subir los tipos de interés clave del BCE”.

La tan esperada rueda de prensa del presidente, Mario Draghi, resultó ser moderada, incluso más de lo que la gran mayoría del mercado había previsto. Draghi destacó que los datos económicos recientes eran más débiles de lo esperado, reflejando una demanda externa más débil. Los puntos claves de toda la declaración fueron los comentarios sobre el balance de riesgos, los cuales se estaban “moviendo a la baja”. Esta es una alteración bastante significativa en el lenguaje que sugiere que los próximos meses pueden caracterizarse por una desaceleración continua en el impulso de crecimiento de la zona euro.

El presidente Draghi declaró que el momento de la primera subida de los tipos de interés no se discutió durante la reunión de diciembre. Como hemos mantenido durante mucho tiempo, no creemos que el BCE ni siquiera considere aumentar los tipos hasta que haya visto, al menos, algunas señales de una tendencia alcista en la inflación subyacente hacia el objetivo. Si bien la tasa general de crecimiento de los precios al consumidor, finalmente, se ha incrementado, de nuevo, hacia el objetivo del BCE de “cerca pero por debajo del 2%”, la tasa de inflación subyacente (el principal dato económico que el banco central analiza cuando decide sobre política monetaria) se situó en sólo el 1% en noviembre.

Estos datos críticos han seguido rondando la marca del 1% cada mes durante los últimos cinco años y, hasta el momento, no ha mostrado ningún signo de una tendencia al alza hacia el objetivo del banco. Creemos que pasará un tiempo antes de que la mejora en las condiciones del mercado laboral comience a filtrarse hacia una inflación subyacente más rápida y la posibilidad de que esta medida alcance el objetivo del BCE en cualquier momento es remota. El pronóstico para la inflación general de 2019 ha sido rebajado por el banco central a 1,6% desde 1,7%.

El desempeño económico de la zona euro también empeoró a finales de 2018. El crecimiento global del bloque perdió fuerza, disminuyendo a solo 1,6% año tras año en el tercer trimestre de 2018, por debajo de un impresionante 2,8% publicado en el mismo período del año pasado. Los aspectos más preocupantes aquí, en nuestra opinión, son dos: la desaceleración de las encuestas PMI sobre actividad comercial y el débil crecimiento en Alemania. La economía de la zona euro creció la mitad que el trimestre anterior en los tres meses anteriores a septiembre, mientras que registró su tasa de expansión trimestral más lenta en cuatro años. Tras una disminución de las exportaciones, relacionada, en parte, con la incertidumbre sobre el comercio, la economía de Alemania se contrajo en el tercer trimestre, disminuyendo un 0,2% intertrimestral. Siguiendo un conjunto, bastante malo de cifras de producción industrial, sigue existiendo una posibilidad muy realista de que las cifras del PIB de febrero muestren que la mayor economía de Europa entró en una recesión técnica en el último trimestre de 2018.

Los recientes PMI de actividad empresarial también han disminuido, lo que sugiere que la zona euro tuvo otro desempeño decepcionante en el último trimestre del año. El importante PMI compuesto de diciembre, que representa un promedio ponderado de la actividad en los sectores de servicios y manufactura del bloque, se hundió a solo 51,1 en diciembre. Esto se redujo drásticamente desde los 52,7 registrados en noviembre y situándose en el nivel más bajo en la medida en 49 meses.

Este es un signo preocupante que sugiere que es probable que la economía del bloque apenas haya crecido en el cuarto trimestre de 2018, alejándose del entorno propicio para tipos de interés más altos. Como se anticipó antes de la reunión de diciembre, las previsiones de crecimiento del BCE se revisaron a la baja. El banco central ahora espera que la economía de la eurozona crezca solo un 1,9% en 2018, por debajo del 2,0% esperado en septiembre, y el 1,7% en 2019, desde el 1,8% anterior.

La última caída en el sentimiento puede, en parte, atribuirse al incierto entorno político tanto en Italia como en Francia. Las preocupaciones políticas europeas volvieron a surgir en septiembre después de que el nuevo gobierno populista de Italia anunciaron planes para triplicar el objetivo de déficit presupuestario anterior del país, a pesar de la ya enorme cantidad de deuda de Italia. En nuestra opinión, esto solo tuvo un efecto limitado en la moneda común y no debería influir de manera significativa en el EUR/USD en 2019 ya que el gobierno italiano y la Comisión Europea llegaron a un acuerdo sobre el objetivo presupuestario del país en diciembre. Italia reducirá su déficit planificado para el próximo año de 2,4% a 2,04%, permitiéndole “evitar” el Procedimiento de Déficit Excesivo en esta etapa, según comentó el vicepresidente de la comisión, Vladis Dombrowskis.

Creemos que gran parte de la debilidad de los índices PMI y los datos alemanes será temporal y se desvanecerá una vez que la crisis de los chalecos italianos y amarillos desaparezca y el sector automotriz se recupere después de reequiparse para cumplir con las nuevas regulaciones de emisiones de la UE. Sin embargo, esta debilidad en los datos de crecimiento e inflación significa que nos podríamos estar preparando para el primer aumento de tipos de interés en la zona euro desde 2011. Vale la pena reiterar que el único mandato del BCE está devolviendo la inflación subyacente a su “cerca” pero por debajo del nivel objetivo del 2% y es poco probable que comience las discusiones sobre tipos más altos hasta que vea, al menos, alguna evidencia de un repunte en los precios subyacentes.

Ahora pensamos que veremos un alza del BCE antes del cuarto trimestre de 2019 o, lo más probable, el primer trimestre de 2020, si esta medida de inflación subyacente no muestra signos de una tendencia alcista.

Teniendo en cuenta lo anterior y considerando nuestras expectativas de una política mayormente estable de la Reserva Federal, mantenemos nuestro pronóstico para un EUR/USD mayoritariamente estable en 2019 en torno a niveles de 1,15. Sin embargo, ahora, pronosticamos una leve apreciación del Euro para finales de 2020. Esto se basa en la probabilidad de que el BCE haya confirmado, en algún momento antes de finales de 2020, que está listo para elevar los tipos mientras que la Reserva Federal cierra su ciclo de subidas.


Imprimir