Qué esperar del EUR/USD en 2019
El par EUR/USD ha protagonizado una depreciación bastante significativa en este 2018 cayendo cerca de un 10% desde el comienzo del segundo trimestre.
La mayor parte de las pérdidas del euro se produjeron a finales de abril y mayo, después de que el mercado comenzase a descontar, rápidamente, la posibilidad de una rápida normalización de la política monetaria en la zona euro. En los últimos meses se ha visto otra ola de depreciación, en gran parte, debido a preocupaciones similares. En nuestra opinión, la política monetaria fue el factor más importante que influyó en el par en 2018 y es probable que sea igual de importante en 2019.

La economía de la eurozona se desacelera a mínimos de cuatro años



El desempeño económico de la zona euro ha empeorado en 2018. Los indicadores de actividad mostraron que la economía había perdido fuerza desde el cambio de año. El crecimiento general del bloque se desaceleró hasta un 1,6% interanual en el tercer trimestre de 2018, frente a un impresionante 2,8% que había registrado en el mismo período del año anterior. El crecimiento trimestral también fue muy débil, disminuyendo hasta un mínimo de cuatro años, 0,2%. Una desaceleración en el crecimiento de Alemania es un motivo de particular preocupación, debido a las relaciones económicas de este país con otras economías del bloque.

Sin embargo, la desaceleración de la actividad económica de la zona euro no se debió, directamente, a las preocupaciones comerciales recientes. Los índices de actividad PMI, que sirven como un indicador actualizado del desempeño económico en la zona euro, han estado cayendo desde principios de año. Tanto el sector manufacturero como el sector servicios han sufrido mucho, lo que sugiere que los problemas económicos del bloque pueden deberse, en gran parte, a limitaciones internas, incluida la escasez de mano de obra.

La previsión de crecimiento a corto plazo del BCE para 2018 se redujo, ligeramente, en septiembre, lo que refleja una contribución más débil de la demanda externa. Esto se redujo aún más en la reunión de diciembre y el Consejo de Gobierno, ahora, espera que la economía de la zona euro crezca solo un 1,9% este año y un 1,7% en 2019.

¿Mantendrá el BCE la política estable en 2019?



En el contexto del enfriamiento de la expansión económica, es probable que veamos un retraso en el calendario de aumentos de tipos de interés por parte del Banco Central Europeo. Sin embargo, el principal obstáculo para tipos de interés más altos en la zona euro sigue siendo la ausencia de un aumento en la inflación subyacente en la zona euro.

Si bien la tasa general de crecimiento de los precios al consumidor volvió a subir por encima del objetivo del BCE de “cercana pero por debajo del 2%”, la tasa de inflación subyacente llegó a solo el 1% en noviembre: Este indicador crítico no ha mostrado, hasta el momento, ningún signo de una tendencia alcista hacia el objetivo del banco.

Vale la pena reiterar que la única intención del BCE es devolver la inflación a este nivel objetivo de “cercano al 2% pero por debajo” y es poco probable que comience discusiones sobre tipos más altos hasta que vea, al menos, alguna evidencia de un repunte en los precios. Creemos que ahora es realista suponer que el BCE comenzará a pensar en aumentar los tipos a finales de 2019 y que dicho aumento podría no ocurrir hasta principios de 2020.

La incertidumbre política aumenta los flujos refugio



Como hemos mencionado, creemos que la política monetaria será el factor más importante que influye en el EUR/USD en 2019. Dicho esto, es probable que el par esté sujeto a oscilaciones a corto plazo como resultado de otros factores, principalmente en el contexto de un entorno político cambiante.

Junto con el yen japonés y el franco suizo, el dólar estadounidense se reconoce como una moneda refugio. Cuando aumenta el nivel de riesgo percibido, el dólar tiende a apreciarse. Los mercados de divisas optaron, durante gran parte de 2018, por no asumir riesgos.

La amenaza de una guerra comercial, las preocupaciones respecto a las economías importantes de mercados sistemáticamente importantes, la desaceleración económica mundial y la venta masiva del mercado de valores global hicieron que los inversores estuviesen menos dispuestos a asumir riesgos. Tal ambiente puede persistir en 2019.

Los dos principales problemas políticos que impactaron los activos europeos y el euro en 2018 fueron el conflicto entre Italia y la Comisión Europea en relación a los presupuestos y la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Si bien es poco probable que el primero tenga un impacto en los mercados de divisas este año, el Brexit representa un riesgo a la baja potencialmente significativo para el euro. La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ha pospuesto la votación parlamentaria sobre el Brexit y, con una gran parte de los parlamentarios firmemente en contra de su acuerdo actual, es poco probable que pueda forzarlo en el Año Nuevo.

Nuestras previsiones para el EUR/USD en 2019



Tras sus comunicaciones más recientes en diciembre, está claro que el Banco Central Europeo no tiene prisa por comenzar a elevar los tipos de interés en la zona euro. Es posible que, ahora, no veamos la primera subida por parte del BCE hasta finales de 2019 o principios de 2020. Dicho esto, la Reserva Federal también ha indicado recientemente que puede pausar su ciclo de alzas por lo que podemos ver tipos estables o un máximo de una subida en EEUU en 2019.

Las expectativas antes mencionadas de una política monetaria sin cambios tanto en la zona euro como en EEUU el próximo año significa que prevemos un EUR/USD más o menos estable durante el 2019, justo por encima de los niveles actuales.



Imprimir