El dólar se recupera mientras disminuye el temor al coronavirus
Los indicios de que la propagación del coronavirus se está ralentizando en China han impulsado un repunte general de los activos de riesgo en todo el mundo. El dólar se benefició de esta recuperación, como también lo han hecho por lo general las monedas asiáticas.
L
os activos refugio como el yen sufrieron y las divisas europeas también cayeron en su mayoría. El dólar se vio respaldado por el informe de nóminas de EE.UU., que confirmó con su solidez que la expansión económica más larga en la historia de EE.UU. todavía tiene camino por delante.

La publicación diaria de las cifras de contagio del coronavirus en China y en el resto del mundo seguirá acaparando la atención esta semana, sobre todo porque los datos se prevén menores. Las declaraciones semestrales del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ante el Congreso de EE.UU. el martes serán importantes.

La publicación de los datos del crecimiento del PIB durante el cuarto trimestre en Reino Unido también el martes, los de la producción industrial de la zona euro el miércoles y los de inflación de EE.UU. el próximo jueves serán los más destacados de la semana. Las primarias democráticas de New Hampshire mañana martes también podrían ser interesantes si se confirma que el ala izquierda del partido representado por Sanders va en ascenso.

GBP


La semana pasada se vieron importantes revisiones al alza en los índices de actividad comercial del PMI de enero, lo que augura un crecimiento en 2020. Eso no ayudó al cable, que cayó en sintonía con el repunte general del dólar. Las expectativas para las cifras del PIB de esta semana son bajas y los economistas esperan una lectura plana. Esta cifra tiene un carácter retrospectivo que se verá afectado por la incertidumbre sobre el Brexit -que no se disipó hasta las elecciones generales a finales del trimestre-. Sin embargo, las expectativas para una sorpresa al alza parecen más bajas de lo habitual y la libra esterlina se ha visto sobrevendida, en particular frente al dólar estadounidense.

EUR


Esta debería ser una semana tranquila en la Eurozona. El único dato de interés que se publicará será el de la producción industrial de diciembre -demasiado antiguo como para tener un impacto significativo en el mercado-. Es poco probable que los portavoces del BCE compartan información sensible sobre sus asuntos políticos. Por ahora, los movimientos del euro dependerán de las noticias en otros lugares.

USD


Las declaraciones del presidente Powell ante el Congreso deberían reiterar el mensaje -modestamente optimista- de la Reserva Federal de que la economía de EE.UU. se encuentra bien y sin presiones inflacionarias, y que el Banco Central se encuentra a la espera de un futuro previsible. La publicación de las cifras de inflación del IPC del próximo jueves debería confirmar que se mantiene en línea con el objetivo de la Reserva Federal y que no se necesita ningún ajuste por el momento. En términos de impacto en los mercados de divisas, el reciente repunte de EE.UU. frente al euro parece expandirse y creemos que hay margen para que la moneda común se recupere durante las próximas semanas hasta alcanzar el máximo del rango actual, en torno a 1,1150.
Imprimir