COP: El peso colombiano se mantiene relativamente barato
El Peso colombiano (COP) se ha vendido a un ritmo bastante gradual frente al Dólar estadounidense desde principios de año, muy en línea con nuestras previsiones a largo plazo para la moneda.
Frente a un Dólar estadounidense más fuerte, el COP ha perdido alrededor del 15% de su valor desde mediados de abril y, actualmente, cotiza alrededor de un 10% más bajo de lo que comenzó el año. Sin embargo, un aumento relativamente fuerte en los precios mundiales del petróleo ha proporcionado un apoyo decente para el Peso.

El nivel de los precios mundiales del petróleo se ha mantenido como uno de los principales factores determinantes del Peso en los últimos años. El Peso ha seguido históricamente una tendencia notablemente similar a la de los precios mundiales del petróleo, dado que este producto representa alrededor de dos tercios de los ingresos totales de exportación de Colombia. Los precios del petróleo crudo Brent cayeron a un mínimo de doce años por debajo de los 30 dólares por barril en enero de 2016, aunque, desde entonces, se ha mantenido una tendencia al alza constante, volviendo a subir por encima de los 80 dólares por barril en septiembre. Si bien esto ha ayudado al Peso colombiano a ser una de las monedas con mejor desempeño en la región de América Latina, hemos visto una clara desconexión entre los dos desde finales de 2017. Creemos que es solo cuestión de tiempo antes de que la tendencia se reafirme.

Una crisis económica en la vecina Venezuela y la prolongada pelea de precios del petróleo por debajo del promedio ha pesado sobre el crecimiento general en Colombia. La economía colombiana se expandió solo un 1,8% durante todo el 2017, su tasa de crecimiento más lenta en ocho años, con los sectores de minería y energía particularmente afectados. En medio de la recuperación de los precios del petróleo, la tasa general de crecimiento se ha acelerado. La economía de Colombia se expandió en un 2,8% interanual mucho más saludable en el segundo trimestre tras un tercer mes consecutivo de crecimiento trimestral positivo. Los sectores agrícola y manufacturero registraron un sólido crecimiento, con un gasto público que también superó el 5%. Esto compensó una contracción relativamente brusca en la industria de la construcción.

La crisis económica en Venezuela también ha provocado un agujero bastante significativo en el déficit de cuenta corriente de Colombia en los últimos años, que aumentó a un 4,3% del PIB desestacionalizado en el segundo trimestre de 2018. El país vecino, que actualmente está en bancarrota, sufriendo una crisis económica y política de proporciones históricas, ahora solo representa la mitad de los ingresos de exportación de Colombia, no hace mucho que ha sido el segundo socio comercial más grande del país. Sin embargo, el reciente aumento en los precios del petróleo debería apoyar una reducción del déficit, un déficit que debería permanecer casi completamente financiado por la IED.

En un intento por apoyar a la economía doméstica, el Banco Central de Colombia se embarcó en una serie de recortes de tipos de interés a partir de finales de 2016, aunque el banco ha mantenido los tipos estables en 4,25% desde mayo. Con la recuperación del crecimiento aparentemente encaminada y la inflación cerca del centro del rango objetivo, los responsables políticos han tenido espacio para detener el ciclo de flexibilización en los últimos meses. La inflación aumentó ligeramente a 3,2% en septiembre, aunque permanece cómodamente dentro del rango objetivo de en torno al 3%. La disminución, relativamente brusca, de la tasa principal del banco significa que los tipos de interés reales han caído desde principios del año pasado, aunque permanecen en territorio positivo. Los tipos reales son, actualmente, un poco más altos del uno por ciento, lo que debería brindar cierta asistencia al Peso.

El entorno de crecimiento, aún relativamente frágil, de Colombia, aunque mejorado, y los estrechos vínculos del país con Venezuela, continúan presentando un riesgo a la baja para el COP. Con los precios del petróleo en alza, las reservas de divisas a un nivel cómodo, de alrededor de diez meses de cobertura de importaciones, y con tipos de interés reales aún positivos, no esperamos que esta depreciación sea particularmente severa. El Peso también se mantiene en un nivel relativamente barato, lo que podría proporcionar una propuesta atractiva para los inversores. Teniendo en cuenta los factores mencionados, seguimos pronosticando una depreciación muy gradual del COP frente al Dólar estadounidense en 2018 desde los niveles actuales.


Imprimir