CLP: Vemos ganancias para el Peso chileno este año
El Peso chileno (CLP) se fortaleció considerablemente en dos años desde principios de 2016 aunque, desde principios de 2018, ha perdido, aproximadamente, el 15% de su valor frente al Dólar estadounidense.
La moneda ha estado bajo presión debido a una caída en los precios del cobre, al cual la economía chilena está fuertemente vinculada, aunque los tipos más altos del Banco Central de Chile han ayudado a sostener el Peso hasta este momento.

La producción de cobre es, con diferencia, la principal fuente de ingresos de exportación de la economía chilena ya que representa, aproximadamente, el 50% de la demanda externa total y una quinta parte del PIB total. Los precios del cobre en la Bolsa de Metales de Londres (LME) volvieron a subir por encima de los 7300 dólares por tonelada a mitad de 2018, su nivel más alto en más de cuatro años. Sin embargo, las preocupaciones por una guerra comercial entre EEUU y China han pesado mucho en el precio del producto, dado que China es el mayor consumidor mundial de metal, arrastrándolo a menos de 6000 dólares por tonelada a principios de año. Las políticas proteccionistas del presidente Trump, combinadas con algunos datos macroeconómicos bastante débiles de la economía más grande de Asia, han generado preocupación por la desaceleración de la actividad en China y han hecho que el mercado se preocupe por la disminución de la demanda de la mercancía.

Dada la fuerte dependencia de Chile a la producción de cobre, no es sorprendente que el Peso chileno haya seguido una tendencia similar a la de los precios del cobre en los últimos años.

La economía de Chile se expandió un 3,6% interanual en el cuarto trimestre, aunque se mantuvo en niveles muy saludables de un trimestre a otro, creciendo un sólido 1,3%. Este auge fue impulsado, en gran medida, por aumentos en la producción minera y la inversión, mientras que el gasto del consumidor aumentó a un robusto 3,6%. La actividad doméstica ha mostrado signos de impulso hasta el momento, ayudado, en parte, por una inflación moderada y una modesta recuperación en el mercado laboral que ha visto caer el desempleo por debajo del 7%. El Banco Central de Chile modificó modestamente el pronóstico de crecimiento de Chile en 2019 en abril, aunque aún espera que la economía se expanda un 3-4% saludable este año respecto a la proyección anterior de 3,25 - 4,25%. Esta revisión de crecimiento a la baja puede ser, en parte, debido al último aumento en los precios mundiales del petróleo, un resultado negativo para la balanza comercial, dado que Chile es importador del producto.

El repunte en la actividad económica en los últimos tiempos ha permitido al banco central del pais, el Banco Central de Chile, comenzar a restringir la política monetaria. Como habíamos anticipado durante nuestra última revisión para América Latina en noviembre, el Banco Central de Chile elevó los tipos de interés en 25 puntos básicos en enero. Esto siguió a otra subida en octubre, la primera desde 2015, llevando el tipo principal al 3,0%. Según el comunicado del banco, el clima macroeconómico “continúa justificando una reducción gradual en el estímulo monetario”, lo que sugiere que habrá aumentos adicionales en los tipos de interés durante el resto de 2019.

La inflación general subió por encima del 3% en la parte final de 2018 aunque, desde entonces, ha retrocedido hasta el límite inferior del objetivo de inflación del 2-4% del banco central. Esto debería limitar la necesidad de un ajuste adicional en la política del banco central. La reciente reducción de la inflación significa que los tipos de interés reales están nuevamente en territorio positivo y, actualmente, se encuentran en torno al 1%. Este retorno de los tipos reales a un territorio positivo es una avance para la moneda y podría ayudar a revertir gran parte de las pérdidas recientes del Peso.

Continuamos siendo bastante optimistas respecto a las perspectivas para el Peso chileno y esperamos que obtenga ganancias frente al Dólar estadounidense este año. Los tipos de interés reales son positivos, la economía continúa creciendo a un ritmo sólido y las reservas de divisas son adecuadas con una cobertura de importación de alrededor de siete meses. También creemos que las preocupaciones por el proteccionismo de EEUU y China son algo exageradas, y el resultado podría ayudar a respaldar los precios del cobre y al Peso. Por lo tanto, continuamos pronosticando ganancias para el CLP frente la mayoría de las principales monedas este año.
Imprimir