CHF: Vemos un EUR/ CHF relativamente estable en torno al 1,14
J
unto con el otro refugio seguro del G10, el Yen japonés, el Franco ha repuntado fuertemente frente a sus principales pares desde mayo, con los inversores buscando refugio en la moneda en medio de la creciente incertidumbre que rodea la guerra comercial entre EE.UU. y China. Estas entradas permitieron que el CHF subiera a su posición más fuerte frente a la moneda común en más de dos años en septiembre, convirtiendo al Franco en la segunda moneda con mejor desempeño del G10 en el último año, detrás del Yen.

Las preocupaciones en torno a la reciente escalada de las tensiones comerciales y los flujos refugio seguro hacia el CHF han provocado que el Banco Nacional de Suiza (BNS) mantenga su postura de política monetaria altamente acomodaticia e intervenga en los mercados para debilitar la moneda nacional. Un CHF fuerte no crea un entorno inflacionario favorable para Suiza y, al mismo tiempo, obstaculiza la industria de exportación del país. El Banco Nacional Suizo ha lidiado durante mucho tiempo con una inflación obstinadamente baja y se ha mantenido como uno de los banco centrales más moderados del G10 en los últimos meses. Los tipos de interés se han mantenido en un profundo territorio negativo y los responsables de política monetaria, una vez más, mantuvieron los tipos estables, en -0,75%, en la reunión más reciente en septiembre.

El presidente del BNS, Thomas Jordan, continuó con un tono moderado, sugiriendo que el banco tiene espacio para una política más acomodaticia. También expresó, una vez más, la voluntad del banco de intervenir en el mercado de divisas. Los responsables de política monetaria parecen haber intervenido en el mercado a finales de julio y principios de agosto, comprando reservas extranjeras y vendiendo sus tenencias en moneda nacional para frenar la apreciación del Franco. Esperamos que continúen haciéndolo para evitar que la moneda se aleje demasiado del nivel psicológico de 1,10 frente al Euro. Los responsables reiteraron su deseo de un CHF más débil para levantar la inflación y mejorar la competitividad de las exportaciones.

El aumento de los riesgos para el crecimiento provenientes del exterior, como los temores de la guerra comercial y el Brexit, así como la moderada presión inflacionaria, probablemente, garantizarán que la postura política ultra flexible del BNS se mantenga vigente por algún tiempo. La inflación general ha caído por debajo del objetivo del banco en los últimos meses a solo 0,3% interanual en agosto, la mitad del ritmo de principios de año y su nivel más bajo en dos años. Los responsables de política han declarado que es probable que la presión inflacionaria siga siendo moderada. Podríamos ver al BNS reduciendo su tipo de interés principal aún más a finales de este año, particularmente después de que el Banco Central Europeo suavizase su política en septiembre. Los mercados financieros, ahora, están colocando alrededor de un 40% de posibilidades un recorte de tipos por parte del BNS a finales de año.

Los crecientes riesgos para el crecimiento provenientes del exterior llevaron a que la actividad económica en Suiza haya sido bastante lenta en los últimos trimestres, lo que alienta, aún más, al BNS a mantener su postura política acomodaticia. La economía suiza se ha recuperado de su contracción en la segunda mitad del año pasado. La demanda interna se ha mantenido frágil, en gran parte, debido al lento crecimiento de los salarios, mientras que la inversión también ha sido lenta. El PMI manufacturero Markit también se ha hundido y, ahora, está en territorio contractivo. El índice se hundió a solo 44,7 en julio, su nivel más bajo en una década, aunque desde entonces ha subido a 47,2 en agosto.

Creemos que la reciente fortaleza del CHF y los niveles de inflación que han seguido aseguran que el Banco Nacional Suizo mantendrá su postura de política monetaria acomodaticia por algún tiempo todavía. El BNS ha continuado expresando su incomodidad por un Franco más fuerte y parece comprometido a continuar interviniendo en los mercados de divisas para evitar una apreciación significativa de la moneda frente al Euro.

Por otro lado, el estado de refugio seguro de Suiza asegura que siga siendo una propuesta atractiva para los inversores en períodos de disturbios, aunque esperamos que gran parte de estas entradas sean revertidas una vez que las preocupaciones sobre una guerra comercial entre Estados Unidos y China finalmente disminuyan. Esto, en nuestra opinión, garantizaría un EUR/ CHF relativamente estable en torno al nivel de 1,14 observado antes del último estallido de las tensiones comerciales en mayo.
Imprimir