CAD: Deberíamos ver ganancias adicionales para el Dólar canadiense
En línea con nuestras previsiones, el Dólar canadiense (CAD) ha sido la moneda con mejor desempeño del G10 en este 2019, ayudada por la postura, menos moderada, del Banco de Canadá en relación a sus principales contrapartes.
L
a moneda cayó a su nivel más bajo en cinco meses a finales de mayo, aunque recuperó su posición más fuerte desde octubre de 2018 en julio después de que el Banco de China dejara claro que tiene poca intención de hacer lo mismo que la Reserva Federal al flexibilizar la política monetaria este año. Ha perdido un poco de terreno desde entonces, aunque todavía cotiza casi un 3% más alto en lo que va del año.

El Banco de Canadá ha sido uno de los pocos bancos centrales importantes en participar en el ciclo de ajuste monetario en los últimos años, aumentando los tipos en un total de 125 puntos básicos en poco más de un año desde mediados de 2017. Si bien los responsables de política monetaria sugirieron en su reunión de marzo que una pausa en el ciclo de escalada era apropiada, el banco central no se contuvo al indicar que hay tipos más bajos en el horizonte. En su reunión de septiembre, el gobernador Stephen Poloz continuó destacando los riesgos planteados por la reciente incertidumbre comercial para la economía global, diciendo que estaba “afectando” a la economía canadiense. Sin embargo, todavía no ha indicado que tipos más bajos están sobre la mesa sino que adopta una postura de esperar y ver que sugiere que hará una pausa para respirar antes de actuar.

Los comentarios de Poloz durante la rueda de prensa están muy en línea con nuestra opinión de que el BoC, probablemente, mantendrá los tipos estables a lo largo de 2019, siempre que las condiciones económicas mundiales no empeoren significativamente. Los mercados financieros, ahora, solo otorgan una probabilidad de uno entre cuatro para un recorte del Banco de Canadá durante el resto de 2019.

El cambio de alzas de tipos por una política estable se produjo en medio de la incertidumbre del comercio mundial y una amplia desaceleración en la economía canadiense. La economía de Canadá se expandió solo un 0,1% tanto en el cuarto trimestre de 2018 como en el primer trimestre de 2019, con un crecimiento interanual que cayó a su nivel más bajo en casi tres años en los primeros tres meses del año. El desempeño a principios de año fue impulsado, principalmente, por una contracción en el sector manufacturero (‘0.8%) y una fuerte caída en la construcción de vehículos motorizados (-7.7%). Dicho esto, el gasto del consumidor sigue siendo robusto, mientras que un mercado laboral sólido y un fuerte crecimiento salarial deberían ayudar a apoyar la actividad interna. De hecho, el crecimiento se aceleró en el segundo trimestre, con una economía que creció un 0,9% intertrimestral.

Vale la pena señalar que la inflación en Canadá se ha mantenido cómodamente dentro del rango objetivo del 1-3% del Banco de Canadá en los últimos meses, lo que en sí mismo proporcionó a los responsables de política monetaria pocos incentivos para alterar su postura actual. La inflación general se suavizó al 1,9% en agosto desde el 2,0% del mes anterior, aunque esto todavía se encuentra justo en el medio del rango objetivo del banco. Creemos que la amplia recuperación de los precios mundiales del petróleo desde principios de año debería respaldar la inflación canadiense a medida que los precios más altos de los productos básicos comiencen a filtrarse en los índices de precios al consumidor.

Creemos que el Dólar canadiense debería estar bien respaldado por el reciente aumento de los precios mundiales del petróleo en 2019. El CAD ha seguido históricamente un camino bastante similar al de los precios del petróleo, dado que el producto representa alrededor de una cuarta parte de los ingresos totales de exportación de Canadá. Los precios del crudo Brent han iniciado una recuperación general desde que cayeron a un mínimo de año y medio a finales del año pasado, aunque los precios han caído nuevamente desde abril. Una recuperación continua durante el resto del año, en línea con el amplio consenso, podría filtrarse a un Dólar canadiense más fuerte.

Seguimos siendo optimistas sobre las perspectivas para el Dólar canadiense. Si bien el Banco de Canadá ha detenido temporalmente su ciclo de alzas, el BoC es uno de los pocos bancos centrales del G10 que no ha adoptado un sesgo de flexibilización y parece poco probable que lo haga durante el resto del año. Con la inflación interna en línea con el objetivo del banco central, el mercado laboral canadiense mostrando signos alentadores de mejora, creemos que el Banco de Canadá mantendrá los tipos de interés sin cambios, al menos durante 2019. Esta postura relativamente menos moderada en comparación con sus pares principales debería, en nuestra opinión, conducir a ganancias adicionales para el CAD hasta finales del próximo año, particularmente frente al Dólar estadounidense. Los precios más altos del petróleo y nuestra expectativa de un alivio en las tensiones comerciales mundiales también deberían ser de apoyo dada la alta sensibilidad de la economía canadiense a la demanda externa.
Imprimir