AUD: Creemos que el Dólar australiano está bastante infravalorado
El Dólar australiano (AUD) ha sufrido mucho en los últimos meses, soportando la mayor parte de la reducción del apetito por el riesgo debido a la escalada en la guerra comercial entre Estados Unidos y China y por los tipos más bajos del Banco de la Reserva de Australia (RBA).
L
a moneda, ahora, ha perdido más del 16% de su valor desde finales de enero de 2018 y fue enviada a su posición más débil frente al Dólar estadounidense en más de diez años a principios de septiembre. Esto llevó al Dólar australiano a ser la segunda moneda con peor desempeño del G10 desde principios del año pasado.

El AUD ha sufrido debido a la mayor incertidumbre que rodea el conflicto comercial entre Estados Unidos y China, dado que la demanda de China representa alrededor de un tercio de sus ingresos totales de exportación. Esto hace que la economía australiana sea una de las más expuestas, dentro del G10, a una escalada en el conflicto comercial. Una combinación de creciente incertidumbre sobre el comercio, un gasto familiar débil y un sector de construcción que se enfría causó que la economía australiana se expandiera solo un 0,5% trimestralmente en los tres meses previos a junio, solo un 1,4% respecto al año anterior. Esto marcó el ritmo de expansión más lento de la economía desde 2009.

A la luz de la drástica desaceleración del crecimiento interno y la escalada de las tensiones comerciales mundiales, el Banco de la Reserva de Australia (RBA) se ha embarcado en un proceso gradual de relajación monetaria, reduciendo los tipos de interés en dos ocasiones este año. El RBA redujo los tipos en 25 puntos básicos en junio y en otros 25 puntos básicos en julio a un nuevo mínimo histórico de 1,00%. Según las actas del RBA de la reunión de julio, “la junta continuaría siguiendo de cerca la evolución del mercado laboral y ajustando la política monetaria si fuera necesario para apoyar el crecimiento sostenible de la economía y el logro del objetivo de inflación a lo largo del tiempo”. Esto sugiere que hay reducciones adicionales de los tipos de interés sobre la mesa, aunque los responsables de política monetaria no llegaron a señalar el momento de tal movimiento. Los mercados financieros, ahora, están dando alrededor de un 80% de posibilidades de otro recorte en la próxima reunión de octubre.
La disminución de la presión salarial en los últimos años ha limitado el crecimiento del consumo interno y está arrastrando la actividad económica. Sin embargo, las condiciones del mercado laboral han mostrado signos de mejora. El crecimiento de los salarios aumentó, de nuevo, hasta el 2,3% en el segundo trimestre, aunque esto es bajo en comparación con los estándares históricos. El desempleo disminuyó a un mínimo de siete años, 4,9%, en febrero, aunque ahora ha aumentado nuevamente a 5,3%. Según el banco central, se espera que los tipos de interés bajos del RBA ayuden a reducir el desempleo y a aumentar los salarios con el tiempo.

La falta de presión inflacionaria en Australia, tanto en el mercado inmobiliario como en los precios al consumidor interno, también ha contribuido al reciente giro moderado del RBA. La inflación general se ha mantenido por debajo del nivel objetivo del 2,5% del banco central desde hace algún tiempo, con la medida principal del crecimiento de los precios al consumidor llegando a 1,6% en el segundo trimestre del año. La modesta aceleración al 1,3% registrado en los primeros tres meses del año, todavía está cómodamente por debajo del nivel objetivo del RBA y aún no ha mostrado signos de una tendencia alcista significativa hacia el objetivo del banco central.

El decepcionante desempeño de la economía australiana en los últimos trimestres con un crecimiento más lento y una disminución de la inflación, es motivo de preocupación, aunque no lo suficiente como para garantizar un ritmo agresivo de relajación por parte del RBA. La razón principal detrás de los recientes recortes de tipos es, creemos, la escalada en el conflicto comercial entre EE.UU. y China. El cierre de un acuerdo entre ambas superpotencias, como es nuestro escenario base, ciertamente ayudaría a aliviar la presión sobre el banco para que afloje aún más la política.

Debido a nuestra optimista visión sobre el comercio global, creemos que la moneda australiana se cotiza, actualmente, a niveles bastante infravalorados y que las pérdidas adicionales para el Dólar australiano respecto a los niveles actuales serán limitadas. Sin embargo, revisamos a la baja nuestras previsiones del AUD en todos los ámbitos para reflejar la postura del RBA, más moderada de lo que habíamos anticipado.
Imprimir