AOA: Las pérdidas adicionales para el Kwanza angoleño serán inevitables
El Banco Central de Angola mantuvo el tipo de cambio estable del Kwanza angoleño (AOA) en torno a 165 AOA por Dólar estadounidense durante algo menos de dos años desde abril de 2016, tras una fuerte devaluación de la moneda a principios de ese año.
Como habíamos anticipado, aunque un poco más tarde de lo que habíamos dicho, el banco central realizó otra devaluación en enero de 2018. El Kwanza perdió alrededor del 20% de su valor en los ocho días posteriores a la devaluación, con el banco central orquestando un exhaustivo control y una depreciación gradual desde entonces.

El movimiento para devaluar la moneda en 2016 no fue particularmente sorprendente dada la gran dependencia de Angola de la producción de petróleo y la fuerte caída de los precios mundiales del producto. Los precios del mismo cayeron a menos de 30 USD por barril en enero de 2016, algo que tuvo un gran peso en la economía angoleña, el mayor productor de petróleo de África. La economía de Angola aún tiene que recuperarse de la caída del precio del petróleo, que se contrajo en un importante 7,4% interanual en el segundo trimestre, su tercer trimestre consecutivo de contracción. La moneda permanece significativamente influenciada por el precio del producto, dado que las cuentas de petróleo representan alrededor del 95% de los ingresos totales de exportación del país y el 40% del PIB.

A pesar de que los precios mundiales del petróleo se recuperaron bruscamente desde sus mínimos, volviendo a subir por encima de los 80 dólares por barril en octubre, creemos que las pérdidas adicionales para la moneda desde los niveles actuales son casi inevitables. El tipo de cambio no oficial del AOA sigue siendo alto. El tipo de cambio del mercado negro para el Kwanza supuestamente superó los 500 AOA por Dólar estadounidense en 2017. Esto ha mejorado en el último año y medio, aunque en 370 AOA por Dólar aún está cómodamente por encima del tipo de cambio oficial actual. Afortunadamente, ésta ya no es la brecha más grande en el mundo entre el tipo de cambio oficial y el no oficial.

Los tipos de interés reales también se mantienen en territorio negativo en Angola. Los tipos de interés se redujeron, por primera vez en cuatro años, en julio después de que el banco central redujera su tipo de interés en 150 puntos básicos a 16,5%, en medio de una inflación en descenso. La inflación general había caído en los ocho meses consecutivos previos a la reunión de julio, cayendo aún más, al 17,3%, en octubre. Incluso en medio de esta disminución de la presión inflacionaria, los tipos reales siguen siendo negativos, aunque han aumentado a -1,3%. Este sigue siendo uno de los peores de la región y no ofrece una propuesta particularmente atractiva para los inversores extranjeros.

Para empeorar las cosas, la deuda del gobierno de Angola sigue siendo alta y supera el 60%. Las reservas de divisas de Angola también han estado disminuyendo rápidamente desde que alcanzaron su punto máximo en 2013 y el Banco Nacional de Angola intervino fuertemente para apuntalar el Kwanza y evitar una depreciación excesiva de la moneda. Esto limitó severamente la capacidad del banco central para continuar interviniendo con el fin de respaldar la vieja paridad y ha hecho que la protección de la moneda sea un poco más compleja.

A pesar de estos factores negativos, hay algunas razones para ser optimistas en el largo plazo para el Kwanza. La devaluación masiva del Kwanza desde principios del año que acaba de finalizar, la más grande de África, ha cerrado sustancialmente la brecha con el tipo de cambio del mercado negro. Esto debería limitar la presión a la baja sobre el AOA. Los precios más altos del petróleo deberían comenzar a filtrarse hacia un mejor desempeño económico nacional y el anuncio de proyectos adicionales de explotación de petróleo debería ayudar en este sentido. También existe la posibilidad de que Angola reciba asistencia financiera del Fondo Monetario Internacional tras el inicio de las conversaciones sobre el programa el pasado agosto. El Ministerio de Finanzas de Angola confirmó que había habido un acercamiento aunque actualmente no está claro el tamaño del paquete financiero que podría recibir.

Creemos que la tasa, todavía alta, del mercado negro, el desempeño económico deficiente y los tipos de interés reales negativos llevan a que las pérdidas adicionales para el Kwanza desde los niveles actuales sean inevitables. Dicho esto, los factores de apoyo mencionados anteriormente deberían, en nuestra opinión, garantizar que este recorte se limite a los diferenciales de inflación con EEUU de, alrededor, del 20% por año. Creemos que esta depreciación sería bienvenida por el FMI.

Imprimir