La amenaza arancelaria de Trump altera los mercados y los refugios seguros ganan
Los tweets publicados por Trump el domingo, los cuales amenazaban con imponer nuevos aranceles a los productos chinos este mismo viernes desestabilizaron lo que fue una semana tranquila en los mercados de divisas.
La libra logró salvar las ganancias que obtuvo la semana pasada gracias a noticias económicas decentes y signos de progreso en las discusiones entre el Partido Laborista y los conservadores sobre el acuerdo de Brexit. El yen japonés se recuperó con fuerza y las principales monedas de los mercados emergentes se vendieron de forma masiva en una huida generalizada del riesgo.

La nueva amenaza arancelaria dominará el flujo de noticias en lo que, de lo contrario, hubiese sido una semana sin incidentes. Creemos que tanto los bancos centrales de Nueva Zelanda y Australia se mantendrán en espera esta semana, decepcionando las expectativas de un recorte en los tipos de interés y respaldando sus respectivas monedas frente al dólar estadounidense.

EUR



Una serie de sorpresas positivas en los datos de la eurozona deben ser suficientes para descartar cualquier duda de que se está iniciando una recesión.

El PIB se ubicó en 1,6%,la economía continúa generando empleos a un ritmo acelerado y la inflación subyacente repuntó a 1,2%. Está cada vez más claro que la dicotomía entre los débiles datos de las encuestas y las fuertes cifras económicas reales publicadas recientemente se está resolviendo a favor de estas últimas. El euro se recuperó modestamente pero el hecho de que se mantenga en niveles superiores que la semana pasada, incluso después de las noticias sobre los aranceles a China, es una buena señal y seguimos esperando que la moneda común se recupere hasta el 1,15 en las próximas semanas.

GBP



Un Banco de Inglaterra relativamente agresivo, unas encuestas PMI sólidas y la noticia de que Theresa May estaba dispuesta a hacer concesiones para alcanzar un acuerdo de Brexit, empujan a la libra a la cima del ranking de las principales monedas. Ésta consiguió mantener sus ganancias incluso después de que la última intervención de Trump, pero se enfrenta a una prueba clave el viernes, cuando se publiquen los datos de PIB del primer trimestre. La reciente racha de sorpresas positivas aumenta la probabilidad de una cifra fuerte, lo que debería apoyar el movimiento alcista de la libra.

USD



Una semana ocupada en EEUU. Vimos una Reserva Federal menos moderada de lo esperado y un informe de nóminas sólido con aumentos salariales reales modestos.

En otras palabras, ningún cambio en el horizonte, ya sea en la política de la Reserva Federal o en el ritmo constante del crecimiento económico. Por lo general, ésta sería una buena noticia para el dólar, pero la divisa norteamericana no se unió al rally de las monedas del G10. Se recuperó frente a las principales divisas de los mercados emergentes pero solo después de conocer las novedades sobre los aranceles el domingo por la noche. Esta semana estaremos atentos a cualquier noticia en el frente comercial chino.
Imprimir