¿Qué tiene que ver el EUR y la situación en Turquía con un USD más fuerte?

Enrique Díaz-Álvarez04/Sep/2018Análisis del Mercado de Divisas

El Dólar estadounidense subió, a mediados de agosto, a su nivel más alto en más de un año frente al Leu rumano. Desde entonces, ha vuelto al estrecho rango establecido por el par en mayo (Figura 1).

Figura 1: USD/RON & USD/EUR (Septiembre ‘ 17 – Septiembre ‘18)

La situación en Turquía empeoró en agosto. Las vulnerabilidades económicas como el gran déficit en cuenta corriente, la dependencia del crédito externo, la inflación de dos dígitos y la falta de voluntad del banco central para elevar los tipos de interés, combinadas con el conflicto con Estados Unidos por el arresto de Andrew Brunson, llevaron a una depreciación de la moneda a gran escala. Desde principios de año, la Lira turca ha perdido cerca del 40% de su valor frente al Dólar, perdiendo una gran parte del mismo en sólo un mes (Figura 2).

Figura 2: USD/TRY (01/08/18 – 03/09/18)

La venta masiva de la Lira ha llevado a preguntarnos sobre la situación de las instituciones financieras en el país y ha generado preocupación en el Banco Central Europeo en torno al compromiso de los bancos europeos con Turquía. Después de todo, con la caída de la Lira, los costos de la deuda en moneda extranjera se han disparado y algunos bancos turcos podrían rescatar sus préstamos de las instituciones financieras europeas.

La crisis monetaria en Turquía fue una de las principales razones de la reciente caída del par EURUSD que lo llevó al nivel de 1,13, su nivel más bajo en un año. Con el USDRON fuertemente correlacionado de forma inversa con el EURUSD, el par subió a 4,10. Desde entonces, los temores sobre el compromiso de las instituciones europeas en Turquía han disminuido después de que quedase claro que, incluso si los bancos de Turquía no cumplieran, esto causaría problemas visibles pero manejables para los bancos europeos y no tendría un efecto dominó en las instituciones financieras en Europa.

A pesar de su influencia, la situación en Turquía no fue el único factor que contribuyó a los cambios en el USDRON. Los nuevos datos confirmaron que la economía de la zona euro ha comenzado a desacelerarse y los inversores temen que la amenaza de una guerra comercial global pueda empeorar las perspectivas. Esto ya ha causado estragos en el sentimiento, las expectativas económicas y la actividad comercial, especialmente en el sector manufacturero.

Si bien las perspectivas económicas están empeorando, la inflación en el área del Euro parece estar aumentando lentamente. Sin embargo, la decepcionante y obstinadamente baja inflación subyacente ha impedido que el Banco Central Europeo eleve los tipos de interés, lo que hace que el bloque sea relativamente menos atractivo, por lo que los flujos de capital no respaldan a la moneda común.

La situación en Estados Unidos es muy diferente. El crecimiento en el segundo trimestre se aceleró abruptamente hasta el 4,2% anualizado, su ritmo más rápido en cuatro años. Dado el rápido aumento de la inflación y la fortaleza general de la economía, es probable que la Reserva Federal aumente los tipos de interés dos veces más este año. El aumento de los tipos de interés, así como el aumento de las tasas de mercado, deberían seguir respaldando al Dólar.

Nuestro escenario parte de que el Dólar se mueva cerca de la marca de 1,15 frente al Euro y se aprecie frente al Leu rumano hasta 4,00 al final del año y hasta 4,15 al final de 2019. Sin embargo, si las tensiones comerciales globales y las preocupaciones sobre la situación de la zona euro continúan intensificándose, no descartamos que el USDRON se fortalezca más, especialmente a corto plazo.

El Leu finaliza agosto con pocos cambios, a pesar de ser uno de los meses más volátiles en lo que va de año

El Leu rumano tuvo un recorrido interesante el mes pasado. La moneda se depreció bruscamente, empujando al EURRON cerca del techo del rango en el que permanecía desde el cambio de año. El RON, sin embargo, recuperó rápidamente la mayoría de sus pérdidas, terminando el mes casi sin cambios (Figura 3).

Figura 3: EUR/RON (01/08/18 – 03/09/18)

Una vez más, la moneda rumana mostró su resistencia a las noticias externas y al rechazo del mercado al riesgo que condujo a una venta masiva de otras monedas de Europa central y oriental y de los activos de los mercados emergentes en general. El hecho de que el RON no es tan líquido y está gestionado más de cerca por el banco central que sus pares regionales, derivó en movimientos influenciados, en gran parte, por el panorama de la política económica y monetaria del país, un panorama que está cambiando rápidamente.

Durante su última reunión, el Banco Nacional de Rumanía (NBR) sorprendió a los mercados al no aumentar sus tipos, que se sitúan en el 2,5%. Además, Mugur Isărescu, el gobernador del NBR, afirmó que los datos preliminares mostraban que la inflación en julio debería caer, lo que unos días más tarde resultó ser cierto. La inflación mostró una fuerte disminución desde el 5,4% en junio hasta el 4,6% en julio mientras que los economistas consultados por Reuters esperaban que la lectura de julio se ubicara en 4,85%. Al mantener los tipos sin cambios, expresando que existe la posibilidad de que los tipos no aumenten mucho más, y al reducir sus pronósticos de inflación a largo plazo, el banco influyó en las expectativas del mercado. El resultado fue una caída en los rendimientos de Rumanía, lo que afectó al Leu que perdió alrededor del 1% en esa semana.

Después de un período de estancamiento semanal que seguía a una ola de ventas, el Leu rumano recibió un impulso en las subastas de la deuda del Tesoro de Rumanía. La demanda de pagarés que vencen en abril de 2024 y marzo de 2020 fue mayor de lo esperado e impulsó el rendimiento promedio de esos bonos. A ello, siguió otra semana de estancamiento que dejó a la moneda en niveles sólo un poco más baratos que donde comenzó el mes.

El Leu rumano no es la moneda más volátil de la región y es poco probable que cambie en el futuro cercano. En nuestra opinión, es posible que el Leu se mantenga cerca de los niveles actuales o se deprecie levemente en el largo plazo, siendo este segundo escenario más realista ya que el Leu parece estar perdiendo uno de sus soportes, el aumento de los tipos de interés.

Imprimir

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.