GBP: Debería verse una recuperación en la Libra contra el Dólar y el Euro

Enrique Díaz-Álvarez28/Aug/2018Análisis del Mercado de Divisas

La Libra ha sufrido un 2018 particularmente volátil hasta el momento, con incertidumbre sobre la relación de Reino Unido con la Unión Europea después del Brexit. La divisa subió a un máximo de casi dos años a mediados de abril aunque, desde entonces, ha perdido más del 10% de su valor debido a una desaceleración de los datos económicos internos y a las preocupaciones sobre la posibilidad de un “no acuerdo” de Brexit. Esto, junto con la reciente fortaleza del Dólar, envió a la Libra en agosto a su nivel más bajo frente al Dólar en más de un año.

La incertidumbre sobre cómo el Brexit impactará en la economía de Reino Unido ha sido, y probablemente continuará siendo, el principal impulsor de la Libra en 2018. Los mercados financieros se consolaron con la publicación del Libro Blanco Brexit en julio, que proporcionaba una base de negociaciones y describía la preferencia de Theresa May por un Brexit más suave que mantuviera estrechos vínculos del país con el Mercado Único Europeo. El documento reconocía que el Reino Unido tendría barreras para comercializar después de abandonar la UE aunque el nuevo “acuerdo simplificado de unión aduanera” sigue siendo bastante ambiguo y un punto importante de disputa.

Si bien la preferencia de May por un Brexit más suave ha sido saludada positivamente por el mercado de divisas, su propuesta ha recibido distintas reacciones de los euroescépticos dentro de su propio partido, provocando la renuncia del secretario David Davis y el secretario de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, en julio. También ha habido una creciente preocupación sobre la posibilidad de que Gran Bretaña no llegue a un acuerdo sobre el Breit antes de la fecha límite de octubre. Si bien creemos que existe, indudablemente, una posibilidad de que no se llegue a ningún acuerdo, esperamos que dicho acuerdo se resuelva a tiempo para la cumbre de octubre de la UE o la siguiente cumbre programada a mediados de diciembre. Incluso se ha hablado de convocar una cumbre de emergencia en noviembre.

En medio de la creciente incertidumbre sobre el Brexit, creemos que la Libra debería recibir un apoyo decente del Banco de Inglaterra, el cual aumentó los tipos de interés por segunda vez en más de una década en agosto. El Banco de Inglaterra dio la sorpresa, inesperadamente, votando unánimemente por un alza inmediata después de que los inversores esperarán una votación de 7-2. El banco central señaló que los datos económicos recientes habían confirmado que la desaceleración en el primer trimestre del año había sido un hecho temporal. Los responsables políticos también declararon que si bien la economía estaba creciendo más lentamente que en el pasado antes de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, estaba operando cerca de su capacidad máxima. Sin embargo, la conferencia de prensa del gobernador Carney tuvo un tono cauteloso y el banco central parece no tener prisa por aumentar los tipos de interés en el corto plazo.

Parece que las noticias de la economía del Reino Unido están dando un giro tras los tres primeros meses del año, en los que el crecimiento cayó a sólo un 0,2% trimestre a trimestre. La economía de Reino Unido se expandió un 0,4% en el segundo trimestre y la desaceleración, a comienzos de año, se debió, en gran parte, al clima y no a factores económicos. Los últimos informes PMI de actividad comercial han sido bastante sólidos y, a pesar de retroceder desde el máximo de ocho meses de junio, el índice de servicios clave permanece cómodamente por encima del nivel de 50 que denota expansión.

Creemos que el crecimiento podría seguir aumentando en los próximos trimestres en caso de que una mejora en el crecimiento de los salarios reales se filtre a un aumento en la actividad doméstica. Teniendo en cuenta el impacto de la inflación, el crecimiento salarial en Reino Unido cayó a territorio negativo en los doce meses previos a enero, aunque, desde entonces, ha sido positivo en los últimos cuatro meses tras la reciente caída de la inflación.

Posiblemente la razón principal detrás de la necesidad de mayores tipos de interés en Reino Unido ha sido el fuerte aumento de la inflación desde el referéndum de la UE, que ha visto un crecimiento de los precios al consumidor por encima del objetivo del 2% del banco en cada uno de los últimos diecinueve meses. Sin embargo, la inflación general en Reino Unido ha disminuido desde principios de año, llegando al 2,5% en julio. A pesar de una reciente relajación, es probable que el crecimiento general de los precios al consumidor se mantenga por encima del objetivo durante la mayoría, sino todo, el resto del año. Si bien el Banco de Inglaterra ha dejado claro que no tiene prisa por subir nuevamente los tipos, estará bajo una creciente presión para hacerlo si la inflación continúa siendo obstinadamente superior al objetivo en los próximos meses. Por lo tanto, vemos una oportunidad de que el Banco de Inglaterra vuelva a llevar a cabo una subida en el segundo trimestre del próximo año, dependiendo del estado de las negociaciones del Brexit.

Los temores por un “no acuerdo” de Brexit han pesado mucho en la Libra en las últimas semanas y ha causado que la moneda no alcance nuestras previsiones a corto plazo. Sin embargo, creemos que la venta masiva ha sido exagerada y esperamos que la Libra inicie un rebote en caso de que Reino Unido llegue a un acuerdo con la Unión Europea hacia finales de año, como anticipamos.

La perspectiva de un acuerdo de Brexit que conduzca a una salida más suave de la UE, junto con una política más estricta del Banco de Inglaterra el próximo año debería, en nuestra opinión, dar cabida a una recuperación en la Libra contra el Dólar estadounidense y el Euro. Sin embargo, revisamos a la baja nuestra expectativa de apreciación a corto plazo ante la reciente debilidad monetaria causada por las preocupaciones sobre un Brexit “sin trato”.

Imprimir

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.