El Banco de Indonesia continuará interviniendo para garantizar la estabilidad del IDR frente al USD

Enrique Díaz-Álvarez01/Aug/2018Análisis del Mercado de Divisas

La Rupia indonesia (IDR) pasó gran parte de los dos últimos años, desde principios de 2016 hasta comienzos de 2018, bastante cerca del Dólar estadounidense. Sin embargo, la moneda ha caído bruscamente desde finales de enero, golpeada fuertemente por  la reciente fortaleza del Dólar que ha llevado a una venta masiva en casi todas las monedas de los mercados emergentes. La moneda ha demostrado ser una de las más sensibles a la venta masiva, hundiéndose casi un 9% en los últimos seis meses y cayendo a su posición más débil en más de dos años y medio en julio. Esto ha hecho que la moneda tenga el peor desempeño en Asia durante este tiempo.

La Rupia se mantuvo dentro de un rango relativamente estrecho frente al Dólar el año pasado, con el banco central, el Banco de Indonesia, interviniendo en el mercado de divisas para mantener la estabilidad del tipo de cambio. Sin embargo, los responsables políticos no han podido controlar la caída de la moneda en los últimos meses. Una combinación de un ritmo más rápido de lo esperado de la Reserva Federal y la escalada en las tensiones comerciales entre EEUU y China han azotado a la divisa, sobre todo dado que China representa más del 10% de los ingresos de exportación de Indonesia. El presidente Trump anunció de forma bastante controvertida la imposición de aranceles a las importaciones de acero y aluminio del 25% y 10%, respectivamente, en marzo. Si bien estos aranceles fueron, en gran medida, simbólicos, las amenazas de Trump de imponer aranceles a la totalidad de los productos chinos por valor de 505 mil millones de dólares son significativos y, si se imponen, podrían desencadenar una guerra comercial que indudablemente empeoraría el sentimiento hacia las monedas asiáticas en general.

El banco central subió en tres los tipos en tres ocasiones en un período de dos meses, una primera alza desde 2014 en la reunión del 17 de marzo y otra de nuevo, de 25 puntos básicos, en una reunión especial el 30 de mayo. Los tipos se elevaron más recientemente en otros 50 puntos básicos a 5,25% a finales de junio. El nuevo gobernador, Perry Warijiyo, ha enfatizado la intención de estabilizar la moneda en el corto plazo, al tiempo que cita una política más estricta de la Reserva Federal como una razón detrás de la necesidad de tipos más altos.

Los recortes en los tipos de interés en la segunda mitad del año pasado parecen haber brindado, al menos, algo de ayuda a la actividad económica en Indonesia. La economía de Indonesia se expandió un 5,1% en el primer trimestre de 2018, ligeramente más lenta de lo esperado, pero sigue siendo un nivel bastante saludable. Se espera que el crecimiento general se acelere en 2018 tras unos primeros signos alentadores en lo que va de año. La actividad manufacturera ha crecido con la actividad empresarial PMI saltando hasta 51,7 en mayo, su nivel más alto desde comienzos de 2016. La confianza del consumidor también es alta y debe ayudar a apoyar el gasto del consumidor, aunque la última ronda de alzas indica claramente que el banco central está más preocupado por estabilizar la moneda que por apoyar el crecimiento.

La inflación en Indonesia ahora está nuevamente bajo control después de varios años por encima del objetivo del 3-5% del Banco de Indonesia. La tasa general disminuyó a sólo 3,1% en junio, su ritmo más lento desde diciembre de 2016. Esto está ahora cerca del límite inferior de su rango objetivo, con recientes alzas de tipos que significa que la inflación corre el riesgo de rebasar el nivel del 3% por primera vez desde mediados de 2016. Por lo tanto, los tipos de interés reales siguen siendo positivas y ahora superan el 2% por primera vez desde agosto de 2016 y han sido positivas en todos los meses desde principios de 2015 (Figura 2). Es probable que brinde una asistencia muy necesaria a la moneda.

El Banco de Indonesia también ha intervenido verbalmente y ha vendido sus reservas de divisas en los últimos meses en un intento por proteger la moneda. Un alto funcionario del banco central reiteró en junio que el banco intervino en el mercado de divisas para proteger la moneda y continuará haciéndolo durante los períodos de rápida depreciación. También han afirmado recientemente que la Rupia está “infravalorada” y que el nivel de 13,200-13,300 sería un nivel más “adecuado”.

Las reservas de divisas están actualmente en un nivel que debería permitir una intervención adicional en los mercados de divisas, en nuestra opinión. Las reservas del banco central han aumentado constantemente en los últimos años, alcanzando un nivel récord en enero (Figura 3). A pesar de haber disminuido en mayo, esto ahora equivale a alrededor de 10 meses de cobertura de importación, que es más que suficiente para que el banco central continúe protegiendo la moneda de cualquier venta no deseada. El déficit en cuenta corriente de Indonesia también ha mostrado algunos signos alentadores y ahora es relativamente modesto en términos del PIB, con sólo 1,7%, un nivel muy manejable.

La Rupia se ha vendido a un tipo de cambio que ha excedido nuestras expectativas y, de hecho, las del mercado, en los últimos meses y a una tasa que no justifica necesariamente los fundamentos económicos. A pesar de la venta masiva, el cómodo nivel de reserva de divisas, los tipos de interés reales sólidamente positivos, el presupuesto manejable y la mejora en los términos de intercambio deberían respaldar a la Rupia. El Banco de Indonesia también parece estar comprometido a apoyar la moneda y, creemos, que continuará interviniendo y elevando los tipos para garantizar una recuperación y estabilidad a largo plazo en el IDR frente al Dólar estadounidense para retroceder a los niveles que considera correctamente valorados.

 

 

Imprimir

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.