El Rublo ruso se apreciará gradualmente frente al Euro

Enrique Díaz-Álvarez28/May/2018Análisis del Mercado de Divisas

El Rublo ruso (RUB) tuvo un comportamiento impresionante en los últimos nueve meses, manteniéndose firme frente a un Euro bastante más fuerte (Figura1) y mientras alcanzaba su mejor posición en dos años y medio frente al Dólar estadounidense a finales de febrero. Sin embargo, la divisa, a principios de abril se hundió más de un 10% debido a la reacción de los inversores ante las sanciones estadounidenses, aunque desde entonces ha recuperado la mayoría de estas pérdidas.

Figura 1: EUR/RUB (Mayo ‘18 – Mayo ’18)

El Rublo experimentó su peor día desde 2016 a principios de abril, mientras que el mercado de valores ruso caía más de un 10% ante el anuncio de nuevas sanciones estadounidenses. Un total de 24 funcionarios rusos y 14 empresas rusas fueron agregados a la lista de “Specially Designated Nationals” (SDN). Lista que establece las entidades con las que no se le permite hacer negocios a los nacionales de EEUU.

Este movimiento agresivo tuvo como objetivo castigar a Moscú por su supuesta intromisión en las elecciones presidenciales de EEUU en 2016 y, más recientemente, por el papel que jugó al apoyar el programa de armas químicas del gobierno sirio. Si bien Rusia se ha comprometido a contrarrestar las sanciones, parece tener poco espacio para tomar represalias por el riesgo de disuadir la inversión extranjera directa.

Las tensiones con EEUU han eclipsado el buen comportamiento que ha tenido la moneda gracias al aumento de los precios mundiales del petróleo. La economía de Rusia sigue dependiendo en gran medida de los precios mundiales de los productos básicos, dado que las exportaciones de petróleo y gas representan alrededor de dos tercios de los ingresos totales de exportación del país y un tercio del PIB. Teniendo en cuenta lo anterior, no sorprende que el valor del Rublo ruso dependa, en gran medida, del precio del petróleo y, a menos que exista una desconexión entre el petróleo y las monedas vinculadas al mismo en los últimos meses, los dos se han negociado casi de la mano (Figura 2). Los precios del petróleo han subido abruptamente desde junio del año pasado, cuando los miembros de la OPEP, el cartel cuyos países productores de petróleo representan alrededor del 40% de la producción mundial, continuaron recortando la producción del producto. El crudo Brent volvió a subir por encima de los 80 dólares por barril en mayo, extendiendo sus ganancias alrededor del 75% en menos de un año.

Figura 2: RUB/USD & Precios del Petróleo (2014 – 2018)

El repunte del petróleo se ha filtrado hacia una recuperación de las condiciones económicas en Rusia, las cuales han mejorado aún más el sentimiento hacia el Rublo. La economía rusa sufrió una recesión severa en 2015 y 2016, experimentando su mayor período de contracción en este siglo. Sin embargo, el crecimiento anual del PIB volvió a situarse en territorio positivo durante todo el año pasado. El crecimiento se moderó en el último trimestre, aunque continuó siendo positivo en el 0,9% interanual.

Las exportaciones rusas han mostrado signos particularmente alentadores impulsados por una mejora en el crecimiento mundial y la recuperación de los precios del petróleo. Las exportaciones aumentaron a un máximo de casi tres años y medio en marzo después de caer a un mínimo de más de una década en 2016, lo que ha mejorado la balanza comercial del país (Figura 3). La producción industrial sigue siendo bastante débil, lo que proporciona una razón para ser cauteloso respecto a las perspectivas generales. La producción registró su mayor contracción desde 2009 el año pasado. La confianza empresarial también se mantiene relativamente débil, mientras que el PMI compuesto del país cayó a su nivel más bajo desde 2016 en marzo. También se espera que el impacto de las sanciones de EEUU contrarreste gran parte del auge de los precios del petróleo ya que se prevé que la economía de Rusia crecerá menos del 2% en comparación con la estimación previa del 3%.

Figura 3: RUB/USD & Precios del petróleo (2004 – 2018)

Con la inflación en Rusia ahora bajo control, el Banco Central de Rusia (CBR) continuó teniendo espacio para flexibilizar la política monetaria en el último año, bajando las tasas en casi 400 puntos básicos desde el comienzo de 2016. La inflación se desaceleró a una cifra récord, 2,2%, en febrero a partir de un fuerte RUB, mientras que en abril siguió siendo relativamente baja, 2,4%. Se espera que la inflación haya tocado fondo, aunque se mantenga por debajo del objetivo del 4% del banco este año. El esperado aumento en el crecimiento de los precios debería limitar la necesidad de una mayor flexibilización monetaria por parte del banco central este año. Las tasas se mantuvieron estables en 7,25% en la última reunión en abril, con el banco central optando por un tono, en su mayoría, moderado. Sin embargo, sí señaló que “la política monetaria se volvería natural en 2018”, lo que sugiere que sí se realizarán recortes adicionales.

A pesar de los recientes recortes en los tipos de interés, las tasas reales en Rusia se han mantenido positivas desde principios de 2016 (Figura 4). Aproximadamente al 5%, los tipos de interés reales se encuentran en un nivel relativamente elevado en el clima financiero global actual. Esto debería seguir siendo una propuesta atractiva para los inversores.

Figura 4: Tipo de interés real Rusia (2012 – 2018)

Consideramos que el Rublo ruso debería seguir siendo apoyado este año por los altos precios del petróleo y creemos que pronto habrá un reajuste entre la tendencia de las divisas impulsadas por el petróleo y los precios del mismo, experimentando, así, una amplia apreciación en el mercado. Las reservas de divisas de Rusia también han aumentado a un ritmo constante desde que el banco central intervino para proteger el Rublo en 2014. El país ha acumulado una de las mayores proporciones de reserva entre las economías de mercados emergentes equivalentes a alrededor de 20 meses de cobertura de importación. Por lo tanto, el Banco Central de Rusia tiene mucho espacio para intervenir en el mercado de divisas a fin de proteger el Rublo, si fuese necesario.

Dados estos factores de soporte para el Rublo, principalmente el reciente fuerte aumento de los precios del petróleo, un entorno macroeconómico en mejoría y tipos de interés reales relativamente elevados, seguimos pronosticando una apreciación gradual del RUB frente al Euro. Sin embargo, la incertidumbre sobre las relaciones con EEUU presenta un importante riesgo a la baja, y la escalada de los riesgos geopolíticos podrían limitar las ganancias de la divisa.

 

Imprimir

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.