El PEN podría tener problemas para mantenerse en la parte superior de su rango

Enrique Díaz-Álvarez25/Apr/2018Análisis del Mercado de Divisas

El Sol peruano (PEN) se ha mantenido dentro de un estrecho rango frente al Dólar estadounidense desde febrero de 2017 y el Banco Central interviene regularmente en el mercado de divisas para evitar una apreciación significativa de la moneda. Estas intervenciones han tenido un gran éxito y el PEN se ha mantenido dentro de su reciente rango de 3,20 – 3,30 frente al USD durante todo el año pasado (Figura 1).

Figura 1: USD/PEN (Abril ’17 – Abril ‘18)

La necesidad de una intervención más agresiva del banco central se produjo en medio de una mejora general en el sentimiento hacia el PEN. Esto ha sido impulsado tanto por un Dólar estadounidense más débil como por un rebote en el precio del cobre, la mayor fuente de ingresos de exportación de Perú. Los precios del cobre en la Bolsa de Metales de Londres (LME) subieron por encima de los 7.000 dólares por tonelada en diciembre del año pasado debido a las noticias económicas ligeramente mejores y al renovado optimismo hacia China, el mayor consumidor de cobre del mundo. No sorprende que el PEN haya seguido un camino similar al precio de la commodity en los últimos años, dado que representa alrededor de una cuarta parte de los ingresos totales de exportación de Perú. Sin embargo, ha habido una divergencia notable entre los dos en el último año (Figura 2), gran parte de la cual puede atribuirse a la intervención por parte del banco central.

Figura 2: PEN/USD vs Precios del cobre (2012 – 2018)

Con el fin de aliviar aún más la presión sobre la moneda y respaldar la economía nacional, el Banco Central de Reserva de Perú también ha emprendido una serie de recortes de tipos de interés en los últimos meses. Los tipos se redujeron en un total de 125 puntos básicos en 2017, con la última reducción en la tasa principal en marzo a un mínimo de siete años, 2,75%. El comunicado del banco citaba una actividad económica débil que había empezado a frenar la inflación. El banco confirmó que mantendrá una estrecha vigilancia sobre la inflación, lo que sugiere que una nueva flexibilización de la política monetaria podría estar en juego en la próxima reunión del banco en abril.

La economía peruana tuvo un decepcionante 2017, con un crecimiento en desaceleración por segundo año consecutivo. La economía del país se expandió sólo un 2,5% durante el año, su ritmo más lento desde 2014. La producción manufacturera y de gas natural fueron particularmente suaves, lo que compensó gran parte del aumento de la actividad agrícola y de construcción. El aumento del estímulo fiscal puede ayudar a mejorar las cosas en la primera mitad del año, aunque las previsiones de actividad general siguen siendo relativamente bajas, en torno al 3%. Sin duda, una crisis política cada vez más profunda presenta un riesgo a la baja para las perspectivas de la economía peruana. El primer ministro del país, Pedro Pablo Kuczynski, ha estado bajo una fuerte presión para que renuncie en medio de acusaciones de mentir ante el Congreso. Kuczynski sobrevivió por poco a la votación celebrada en diciembre a raíz de esta acusación y los partidarios de la moción obtuvieron un voto menos que la mayoría de dos tercios necesaria para declarar al líder “moralmente incapaz”.

La inflación general también ha disminuido bruscamente en los últimos meses, en parte, debido a un consumo doméstico más débil, que actualmente está rondando la parte inferior del rango objetivo del Banco Central. Los precios al consumidor crecieron solo 1,2% en lo que va de año hasta febrero (Figura 3), su ritmo más lento desde 2010. Se espera que caiga por debajo del uno por ciento en los próximos meses, antes de regresar al nivel medio del rango objetivo del banco a lo largo de 2018.

Figura 3: Tasa de inflación Perú (2010 – 2018)

Tras recientes compras de divisas destinadas a evitar una apreciación del PEN, el Banco Central ha acumulado una reserva bastante grande de divisas, que en la actualidad suman alrededor de diecinueve meses de cobertura de importaciones (Figura 4). Esto debería proporcionar munición suficiente para proteger la moneda, si el sentimiento hacia el PEN empeora. Mientras tanto, el saldo de cuenta corriente de Perú es negativo, y ahora está en 1,3% del PIB, su nivel más bajo desde 2009. Una combinación de remesas de emigrantes e inversión extranjera directa debería ser suficiente para cubrir este déficit.

Figura 4: Reservas de divisas de Perú (2000 – 2018)

Creemos que la economía de Perú debería comenzar a acelerarse este año y que es probable que el ciclo de relajación del Banco Central de Perú termine en este 2018. La combinación de un repunte de la actividad económica y mayores precios del cobre deberían continuar aliviando la presión a la baja sobre el PEN y el Banco Central debería tener un pequeño problema para mantener el par USD/PEN en el extremo superior del reciente rango de 3,20 – 3,30 este año.  

 

Imprimir

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.