Esperamos una depreciación del MXN frente al USD en 2018

Enrique Díaz-Álvarez25/Apr/2018Análisis del Mercado de Divisas

El Peso mexicano (MXN) ha tenido un rendimiento mixto frente al Dólar estadounidense en los últimos meses y ha sido una de las monedas de mercados emergentes más volátiles del mundo desde principios de 2017.

Tras unos impresionantes primeros nueve meses del año, el MXN volvió a su nivel más bajo desde marzo a finales de diciembre. Una combinación entre la aprobación de revisión fiscal de Donald Trump en EEUU y las preocupaciones de que un escándalo de corrupción nacional podría aumentar el apoyo al candidato izquierdista en las elecciones de este año, hizo que el MXN perdiera alrededor del 12% de su valor en tres meses (Figura 1).  La constante incertidumbre en torno al futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) no ha ayudado nada.

Figura 1: USD/MXN (Abril ‘17 – Abril ‘18)

La aprobación de los recortes de impuestos del presidente Trump en EEUU a finales del año pasado, lo que implicará tasas corporativas significativamente más bajas en el país, ha provocado temores de que México pierda la inversión en su vecino norteamericano. Las diversas políticas proteccionistas de Trump hacia México prometidas durante su campaña electoral han golpeado una serie de obstáculos principales. Hasta ahora Trump no ha cumplido con muchas de estas promesas. Su decisión de anunciar la imposición de un arancel a las importaciones de aluminio y acero a principios de marzo generó serias preocupaciones sobre una posible guerra comercial, aunque su exención temporal de México sujeta a una renegociación exitosa del TLCAN ha aliviado algunas de estas preocupaciones.

La posibilidad de un colapso en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) sigue siendo el principal riesgo geopolítico para el MXN, en nuestra opinión. Las noticias sobre las conversaciones relativas al TLCAN han sido, en gran medida, positivas en los últimos meses. Sin embargo, los riesgos de que las conversaciones lleguen a un callejón sin salida se han visto acentuados tras el reciente anuncio de tarifas y considerando que ninguno de los líderes se ha movido en su postura sobre el muro fronterizo entre Estados Unidos y México propuesto por Trump. Un cambio en las renegociaciones del TLCAN sería algo significativamente negativo para el MXN y sigue siendo una de las mayores preocupaciones del mercado sobre los activos mexicanos en general.

Una serie de escándalos de corrupción en el último año que involucraron al gobernante del Partido Revolucionario Institucional de México, incluidas acusaciones de un gasto significativamente excesivo en campañas electorales, también han provocado un contexto político incierto. Las inminentes elecciones presidenciales y legislativas a principios de julio ahora presentan un riesgo potencialmente negativo para el MXN en los próximos meses. Preocupa a los inversores la reciente actuación del candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador, quien actualmente está a la cabeza en las últimas encuestas de opinión. El ex alcalde de la ciudad de México, que ha optado a la presidencia en dos ocasiones anteriormente, actualmente está en segundo lugar según las encuestas recientes con alrededor del 38% de intención de voto por delante de la Coalición de Izquierda, con un 27%, y del gobernante Partido Institucional Revolucionario del ministro de Hacienda, Jose Antonio Meade, con un 22%.

En un intento de apoyar al MXN, el Banco Central de México se ha embarcado en una serie de alzas de tipos de interés en los últimos 12 meses. La política monetaria del Banco Central ha seguido siendo ajustada, con los legisladores aumentando los tipos de interés en cinco ocasiones en 2017. En su reunión de febrero, el banco central votó unánimemente aumentar los tipos en 25 puntos adicionales a 7,5%, en línea con las expectativas. La retórica del banco central ha llevado a pensar que otro aumento de tipos en la próxima reunión de abril está en juego.

El banco central ha expresado su preocupación por una inflación aún alta y,  por ello, es probable que veamos un aumento de tipos antes de que el actual ciclo de ajustes llegue a su fin. La inflación general en México saltó a un máximo de dieciséis años, al 6,8%, a finales del año pasado debido a la debilidad de la moneda y la liberalización de los precios de la gasolina a comienzos de año por causa de los precios más altos. El crecimiento de los precios se desaceleró en enero después de los recientes aumentos de los tipos, aunque en el 5,3% aún se mantiene en un nivel muy elevado. Los legisladores ahora no esperan que la inflación general regrese al rango objetivo del 2-4% hasta el primer trimestre de 2019 pese a lo que habían anticipado previamente a finales de 2018. Sin embargo, la última caída en la inflación significa que los tipos de interés reales en México ahora son más altos, en torno al 2%, su nivel más alto desde finales de 2016 (Figura 2). Esto debería dar soporte al MXN y aliviar la presión de depreciación de factores externos.

Figura 2: Tasa de interés real México (2012 – 2018)

La inflación alta sumada al impacto de los recortes presupuestarios del gobierno, los cuales pesan sobre la actividad de construcción, la economía mexicana tuvo un desempeño relativamente decepcionante en 2017, expandiéndose sólo un 2% en general durante el año frente al 2,9% que registró en 2016. Se espera que el crecimiento económico permanezca bajo durante la primera mitad de 2018 ya que la incertidumbre en torno a las elecciones y las negociaciones del TLCAN pesan sobre la actividad del consumidor. Una disminución gradual en la tasa de inflación y la disminución de la incertidumbre política en la segunda mitad del año podrían impulsar la recuperación y se prevé que el crecimiento económico se recupere muy modestamente.

El último informe de inflación trimestral del banco central mostró que los responsables políticos esperan que el crecimiento del PIB se mantenga en torno al 2-2,5% este año. Si bien los riesgos para el crecimiento han mejorado, siguen “inclinados a la baja” según las últimas comunicaciones.

Figura 3: Tasa de crecimiento GDP México (2001 – 2017)

La incertidumbre actual que rodea el futuro del TLCAN, las relaciones con EEUU y las próximas elecciones internas suponen cierto riesgo para las perspectivas del MXN desde nuestro punto de vista. Otro aumento de los tipos de interés por parte del Banco Central de México y el alto nivel de los tipos de interés reales deberían compensar parte de esta presión a la baja, aunque esperamos una depreciación del MXN frente al Dólar estadounidense en 2018.

Imprimir

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.