El INR sufrirá una depreciación gradual frente al USD este 2018

Enrique Díaz-Álvarez18/Apr/2018Análisis del Mercado de Divisas

La Rupia india (INR) se mantuvo en un rango relativamente limitado frente al Dólar estadounidense. Ante una considerable debilidad del Dólar frente a casi todas las monedas principales, el INR fue una de las principales monedas con el peor comportamiento en el mundo en la segunda mitad de 2017, aunque terminó el año con un 6% más. La moneda también rozó su máximo de dos años y medio en enero (Figura 1).

Figura 1: USD/INR (Febrero 2017 – Febrero 2018)

 

El comportamiento del INR en comparación con sus pares, que ha visto la depreciación de la moneda en alrededor del 15% frente al Euro desde abril de 2017, ha venido en línea con un comportamiento bastante decepcionante de la economía nacional en la India. La economía india se expandió sólo un 5,7% en el segundo trimestre del año pasado, marcando su tasa de crecimiento más lenta en más de tres años. Hubo un repunte modesto en el crecimiento del PIB real en el tercer trimestre al 6,3% (Figura 2), pero varios componentes mostraron un comportamiento mixto. La contribución del sector agrícola cayó a mínimos de 18 meses y ahora se ha desacelerado en cada uno de los últimos tres trimestres, aunque la actividad minera y manufacturera se aceleraron. El sector manufacturero, en particular, fue fortaleciéndose a finales del año pasado. La producción en el sector creció un 10,2% en diciembre, mientras que el PMI manufacturero saltó a 54,7, su nivel más alto desde diciembre de 2012.

Figura 2: Tasa de crecimiento anual India ( 2012- 2017)

A pesar del comportamiento decepcionante de la economía india en 2017, el crecimiento debería comenzar a recuperarse este año. Creemos que la desaceleración del año pasado fue impulsada principalmente por factores temporales como el impacto del recorte de billetes de alta denominación a finales de 2016, que eliminó el 85% de la moneda en circulación y la implementación de un impuesto a los bienes y servicios (GST). A pesar de todo, el crecimiento todavía se encuentra en un nivel elevado en el clima económico actual y la India sigue siendo una de las principales economías con más rápido crecimiento en el mundo, incluso después de su reciente desaceleración. El efecto del recorte de billetes, en particular, debería haber llevado simplemente a un aplazamiento del consumo, en lugar de a una tendencia bajista sostenida. El crecimiento de cerca de 6,5 – 7% en 2018 parece realista.

Tal como lo habíamos anticipado, el Reserve Bank de India mantuvo su política monetaria estable en su última reunión de febrero, manteniendo su tipo de referencia en el 6% tras un recorte de 25 puntos básicos a su mínimo de seis años y medio en agosto. Los legisladores mantuvieron su postura relativamente neutral. Las previsiones de crecimiento no se modificaron, aunque el RBI sigue esperando que la actividad mejore en el futuro. Las discusiones entre los responsables del Banco Central siguen centradas en un debate sobre “mantener versus cortar”, con el RBI disminuyendo el tipo principal en un total de 200 puntos básicos desde el comienzo de su ciclo de relajación a principios de 2015.

Desde Ebury, creemos que las reducciones adicionales en el tipo de interés son completamente posibles en los próximos meses, aunque creemos que el RBI probablemente necesite ver otra oleada de dinámicas de inflación más débiles antes de que la mayoría de sus miembros empiecen a considerar cuidadosamente una mayor relajación. La inflación general ha aumentado considerablemente desde el último recorte de tipos, llegando a un máximo de 18 meses, 5,2%, en diciembre. El reciente y rápido aumento de la inflación en India significa que los tipos de interés reales han disminuido de manera  relativamente pronunciada desde mediados de 2017, lo que no es un buen augurio para al INR. Una disminución esperada en la presión inflacionista en 2018 debería ayudar y mantener los tipos reales en territorio positivo.

Figura 3: Tasa de interés real India ( 2012- 2017)

Los precios mundiales del petróleo también han comenzado a aumentar nuevamente, lo que ha supuesto un resultado negativo para la balanza comercial de India. Los precios del crudo Brent aumentaron bruscamente a casi máximos de tres años por encima de los 70 dólares el barril a mediados de enero, tras haber aumentado en más de un 50% desde junio pasado. Esto ha contribuido a que el déficit comercial de India crezca a su nivel más alto desde principios de 2015 en diciembre (Figura 4), dado que las importaciones de petróleo de India ahora representan el doble de las exportaciones de petróleo. Sin embargo, las reservas de divisas han seguido aumentando a un ritmo gradual desde la crisis financiera. Ahora las reservas equivalen a, aproximadamente, nueve meses de cobertura de importación, lo que debería proporcionar suficiente munición para que el Banco Central intervenga a fin de proteger al INR.

Figura 4: Balanza comercial India ( 2000- 2017)

Creemos que el telón de fondo del INR ha empeorado desde nuestra última previsión, con una economía en desaceleración, caídas de los tipos de interés reales y un empeoramiento de la balanza comercial que probablemente mantendrá al INR a la defensiva frente al Dólar en 2018. Sin embargo, dado el nivel aún elevado de las reservas de divisas y el aún pequeño déficit de cuenta corriente del país, creemos que la depreciación de la moneda frente al Dólar será gradual.

Imprimir

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.